Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Entre pactos y treguas

Juan José Monsant Aristimuño/Exembajador venezolano en El Salvador

Sábado 7, Mayo 2016 - 12:00 am

Allí estaba, en el medio de la calle parada sobre una alcantarilla cuya pesada tapa redonda de hierro fundido había sido colocada a un lado, lo que dejaba ver un circulo al descubierto a ras del suelo. Se había quitado las pantaletas (las bragas, como le dicen en España) o quizá había llegado sin ellas, sus piernas en jarras cubrían ambos extremos del círculo, mientras sus manos sostenían la falda por arriba de las rodillas, al tiempo que una estridente carcajada escapaba de su garganta mientras miraba la cámara  fotográfica, y un líquido amarillo intenso que denotaba poca hidratación o muchas copas de cerveza ingeridas, caía de su entrepierna hacia la boca de la alcantarilla, en la Gran Vía de la ciudad de Murcia. La activista se orinaba (miccionaba) en el sistema.

Quién iba a pensar que poco tiempo después de esa demostración  la activista por la liberación sexual de las mujer, post porno como se define Agueda Bañón, sería nombrada por la singular Alcaldesa de Barcelona Ada Colau, Directora de Comunicaciones. La Colau justificó la designación alegando que la contrataba por su capacidad profesional.

Ella misma, Ada Colau, fue una activista que estuvo al frente de Okupa que invadía viviendas deshabitadas hasta que, al frente del movimiento electoral Barcelona en Común, apoyada por Pablo Iglesias y otros partidos de izquierda, logró los votos necesarios para ser designada Alcaldesa de Barcelona. Se ha declarado antimonárquica, antimilitar, anticapitalista, independentista, anticatólica, antisistema.

publicidad

Algo parecido ha acontecido con la Alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, de la coalición Ahora Madrid, el PSOE y Podemos. Pues bien, esta jurista experimentada, ex juez, ex militante del Partido Comunista, no bien llegó a la Alcaldía se declaró partidaria de la independencia de Cataluña, eliminó la celebración del día de Reyes, autorizó la presentación de unos titiriteros que terminaron en prisión porque la obra era una exaltación al terrorismo y, por supuesto, es antimonárquica, antimilitar, anticlerical y condescendiente con el islamismo radical.

No participo de esa orgía disfuncional que conduce a ninguna parte, ni a enderezar entuertos de la sociedad, los partidos,  la banca, las instituciones; desviaciones antidemocráticas que generan las reacciones irracionales observadas por doquier. Pero debemos plantearnos sin prejuicio, las causas que han generado tales conductas, el origen de esas desviaciones patológicas que observamos en Podemos, en Ada Calou, Manuela Carmena, y en los millones que se multiplican en las urnas electorales, no obstante conlleve la pérdida de la libertad, traspasada voluntariamente a gamberros populistas e iluminados mesiánicos, posteriormente entregados al derroche, el lujo y la ostentación. Algo está pasando en España. Disociados han existido siempre en todas las sociedades, casi todos tienen un mismo o similar origen: el ambiente social donde se levantaron, familias disfuncionales, un maltrato, un familiar farmacodependiente, una injusticia, algún desdén. Hitler es un caso patético, y miren como se vengó de la humanidad. Chávez igual, Pablo Iglesias similar.

Lo cierto es que el tema da para reflexionar por los  tiempos que vive  nuestra región,  la que nos interesa de inmediato; y es que al margen de las causas sociales del peligro de la pérdida de la democracia, se encuentra la tentación, el desprecio y violación del orden legal por parte de la dirigencia pública y privada con poder fáctico para tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que la buena fe haya llevado al gobierno de Funes a pactar con las maras, con la extraña presencia de José Miguel Insulza, para controlar, erradica o desplazar en el tiempo un mal presente, pero si esos pactos no estaban previstos en el ordenamiento legal y se hacen en contradicción con la ley, constituyen una perversión en sí mismos que enraíza con el autoritarismo, arbitrariedad, la impunidad, el desencanto del electorado, la apatía y la aparición de los Iglesias, las Colaus, las Carmenas,  los Chávez, los Maduros y las Cristinas. Bien por el Fiscal de El Salvador, Bien por la CICIG de Guatemala, y sana envidia como venezolano.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons