Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Es San Salvador una “Smart city”?

Carlos Francisco Imendia Guzmán / Publicista y Comunicador

viernes 5, febrero 2016 - 12:00 am

En primer lugar ¿Qué es una Smart City? Existen muchos conceptos, partamos de su traducción de origen anglosajón al español, Smart significa: Inteligente, City: Ciudad;  “Una ciudad inteligente”.

Lo que se nos viene a la mente cuando nos mencionan esa palabra, son aquellas ciudades futuristas de las películas de ciencia ficción, autos voladores, ciudades protegidas por inmensas burbujas en donde los robots imperan y coexisten con la civilización; también se nos viene a la mente mucha tecnología, la informática hace de la vida de los seres humanos más cómoda, practica y fácil.

No estamos tan alejados de esa realidad planteada por los futuristas, el concepto tiene que ver con tecnología y herramientas informáticas, la mercadotecnia actual incluye al valor de dicha palabra el ámbito empresarial y las políticas públicas de desarrollo.

publicidad

Las ciudades inteligentes son conocidas también como: “Ciudades eficientes o súper eficientes”  con base a un pilar fundamental: La sostenibilidad. Una ciudad eficiente siempre es sostenible. Según los expertos, las “Smart cities” tienen tres ejes fundamentales: “Lo territorial social, el liderazgo y la innovación”. (¿Cumple nuestra ciudad con esos requisitos?)

Para poder lograr un programa de ciudad inteligente debe existir un cambio sustancial en los servicios públicos, propuestas innovadoras a la ciudadanía. Líderes, administradores públicos deben abanderar la transformación, mostrar voluntad de querer innovar, apoyándose en las ideas de la participación ciudadana y empresarial.


¿Un ejemplo de smart city?

Santiago de Chile es la primera en Latinoamérica, enfocada al problema del medio ambiente y la contaminación, ha innovado en iniciativas para evitar el congestionamiento vehicular, ha implementado programas de bicicleta compartida (Bikeshiring) el uso compartido de vehículo (Carsharing), el uso del METRO es uno de los más altos del Cono Sur, también han innovado en la construcción de peajes  automatizados en carreteras (nosotros poseíamos esa modalidad, pero en administraciones anteriores fueron destruidos) con el afán de monitorear el trafico en tiempo real. Todo esto es posible porque Chile cuenta con índices bajos de corrupción, inflación baja y economía estable. Otras Smart Cities de Latinoamérica son: Ciudad de México, Bogotá Colombia y  Buenos Aires Argentina.

¿Es San Salvador una Smart City?

Aún no somos una smart city, de hecho no existen ni iniciativas para convertirnos en ella,  la burocracia y la tramitología rigen algunas instituciones del Estado, el acceso al internet aun es precario, las zonas de internet gratuito aún están en pañales, la educación a nivel de TICS aun es deficiente y la población se acomoda a los viejos patrones sin el interés de cambiar  la percepción  y prepararse para los tiempos modernos. Los políticos y administradores públicos optan más por el populismo que por la creación de políticas públicas efectivas, apuestan por las regalías, la fantasía y la demagogia que por la educación y por abrir el apetito a la juventud por el emprendedurismo apoyándose en las tecnologías. Los políticos prefieren aferrarse a los temas de mayor aceptación popular, pero que a la larga no ayudan ni fomentan el desarrollo de la gente y la sociedad. Viven colgándose de temas reciclados, la gente no se da cuenta de que pasan las gestiones (el tiempo) y su calidad de vida no cambia. La visión es corta y la participación ciudadana es baja. Aún no le apuestan a las nuevas iniciativas que a mediano plazo nos podrían encaminar a construir una realidad como las Smart Cities.  ¿Qué debemos hacer? Exigir a nuestros gobernantes planteamientos concretos, con los pies sobre la tierra, que por medio de la tecnología y la información obtengamos soluciones tempranas y efectivas  a los grandes problemas que nos aquejan.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.