Cerrar [X]

Conectados

Escenarios posibles ante una salida de Estados Unidos del Acuerdo de París

EFE

jueves 1, junio 2017 - 7:23 am

Fotografía: Agencia EFE

 

Tras meses de especulaciones, rumores y reuniones, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciará previsiblemente en unas horas su decisión sobre si saca a su país del Acuerdo de París, ante la cual que se pueden abrir los siguientes escenarios:

Paralización judicial

Si Trump anuncia que se retira del acuerdo, que 195 países adoptaron en París en 2015 y que a día ya está en vigor con la ratificación de 147 naciones incluyendo Estados Unidos, con lo primero que se podría encontrar en su propio país es con que alguna organización, estado o ciudadano lo recurriera y los jueces paralizaran su orden ejecutiva.

publicidad

Esta opción “es más que probable en un país en el que el 70% de los norteamericanos quiere que su país permanezca en el acuerdo, y en términos judiciales ya tiene precedentes en sus órdenes en materia de inmigración”, señaló a Efe Manuel Pulgar, portavoz de cambio climático de WWF Internacional.

Al margen de una potencial paralización judicial, la salida del pacto global de lucha contra el cambio climático no sería en ningún caso inmediata, ya que el antecesor de Trump y uno de los mayores artífices del Acuerdo de París, Barack Obama se ocupó personalmente de que se incluyera un artículo en el mismo que lo salvaguardara de un posible intento de abandono de una Administración republicana.


Casi cuatro años para salir del Acuerdo
De este modo, el artículo 28 del Acuerdo de París indica que cualquier país que haya ratificado el acuerdo sólo podrá solicitar su salida del mismo tres años después de su entrada en vigor, esto es, el 4 de noviembre de 2019.

Una vez hecha esa petición, la salida “surtirá efecto al cabo de un año contado desde la fecha en que el depositario haya recibido la notificación correspondiente”, por lo que Estados Unidos no tendría más remedio que seguir perteneciendo al mismo hasta el 4 de noviembre de 2020, curiosamente, un día después de las siguientes elecciones presidenciales norteamericanas.

Un año para dejar la Convención

La opción más rápida para un presidente que ha calificado de “un mal acuerdo” el pacto de París, es salirse de la casa madre del mismo: la Convención de Cambio Climático de las Naciones Unidas, a cuya creación y entrada de Estados Unidos como parte, en 1992, contribuyó precisamente un presidente republicano, George Bush padre.
Dejar la convención llevaría un año desde la fecha en la que se notifique, con lo que, en 2018, Estados Unidos perdería su silla en el foro donde se toman las decisiones sobre todo tipo de asuntos paralelos relacionados con el clima, como la captura y secuestro de carbono, que tanto interesa a la industria del carbón y que Trump utiliza como argumento para rechazar París.

Ni una sola razón que lo justifique

Perdería con ello todo el capital construido por Obama en decenas de acuerdos bilaterales -sólo con China hay media docena- relacionados con la transición hacia un mundo bajo en carbono, y cedería influencia estratégica a otras potencias que están esperando a asumir el liderazgo en la materia: la propia China, India y la UE, explicó Lara Lázaro, portavoz de cambio climático del Instituto Elcano.

Frente a estas alianzas, Estados Unidos sería el tercer miembro del club de los países que no están en el Acuerdo de París: Siria, que está en guerra, y Nicaragua, que lo considera poco ambicioso, pero sí apuesta por la transición.

Algunos de los principales intelectuales americanos se han referido a esta potencial salida como “pegarse un tiro en el pie” (David Victor, Universidad de California-San Diego) o “convertir a Estados Unidos en un paria del cambio climático” (Robert Stavins, Universidad de Harvard).

Expertos consultados por Efe consideran que Estados Unidos “no tiene absolutamente nada que ganar y sí mucho que perder” si sale del Acuerdo de París, que, entre otras cosas, es de cumplimiento voluntario y sus compromisos de reducción de emisiones no arrancan hasta 2020.

Además, de las pérdidas en los puestos de trabajo que más crecen (los asociados a las renovables y las tecnologías limpias) y en competitividad, Estados Unidos se estaría sumiendo en el “aislacionismo” frente al multilateralismo existente desde la segunda Guerra Mundial, subrayó la directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales, Teresa Ribera.

Si a Trump no le gusta el Acuerdo de París le bastaría con no preparar el terreno para cumplir con el objetivo al que Estados Unidos se había comprometido para 2025: una reducción de las emisiones de entre el 26% y el 28% en relación a las cifras de 2005.

Independientemente de lo que anuncie hoy, 37 estados y más de 400 ciudades norteamericanas cuentan con regulación propia para impulsar las energías renovables y con metas de reducción de emisiones por lo que el impacto a corto plazo no sería notable en materia de mitigación, sí en la financiación climática que Estados Unidos aporta a los países en desarrollo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Osos polares, hacinados en una isla a causa del cambio climático

Los turistas que viene a admirar desde el barco los paisajes helados del Ártico ruso creen …

MÁS INFORMACIÓN
El 70 % de salvadoreños dice es urgente luchar contra cambio climático

El 72 % considera que El Salvador debe luchar contra el fenómeno aun a costa del crecimiento econó...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.