Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Estamos saturados de campaña electoral adelantada

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 26, diciembre 2017 - 12:00 am

Basta con escuchar cualquier emisora radial para darnos cuenta de que alcaldes, diputados y cientos de candidatos a alcaldes y diputados de todos los colores políticos y todo el país están en plena campaña electoral, ante la desidia del Tribunal Suprema Electoral (TSE) que prefiere ignorar la situación o ampararse en interpretaciones inadecuadas de la Ley Electoral y de la  propaganda.

Para el TSE la campaña electoral es solo si se pide el voto, lo cual no es cierto, porque campaña electoral es tratar de convencer al ciudadano o al electorado que él o ella es la persona indicada para ejercer un cargo de elección pública y de todos es sabido que para ganar una elección es indispensable el voto. Cuando una persona se ofrece como el redentor de un municipio o como el diputado que “todos los salvadoreños necesitamos” está haciendo campaña vedada. Cuando un alcalde, un diputado o un candidato proyecta mediáticamente valores, cualidades, características o propiedades de su persona, está haciendo campaña electoral.

Hacer proselitismo es hacer campaña electoral y viceversa.Hacer proselitismo es empeñarse o afanarse para que una persona o una institución convenza y gane seguidores o adeptos partidarios para una causa o una doctrina, es decir, que difundir mensajes, saludos o contenidos sobre un candidato no hace más que buscar ganar adeptos que se traduzcan en posteriores votos.

publicidad

Usted, amigo lector, escuche cualquier radioemisora a cualquier hora del día, especialmente los programas deportivos y espacios noticiosos, y se dará cuenta que están saturados de propaganda electoral, aunque sin que descaradamente pidan el voto. “Fulano de tal, ejemplo de laboriosidad y entrega por su pueblo”, “Con mengano de tal seguirán las buenas obras”,  “Zutano, el amigo de los agricultores es un hombre de paz y progreso”, “Por eso todos apoyan a fulanito, porque ha dado muestras de transparencia”, “Con don merengano el desarrollo está garantizado porque es un hombre capaz”, “Fulana es ejemplo de laboriosidad y honestidad, una mujer que ama a su pueblo”, “Vamos todos a seguir con el progreso y la transparencia, don perengano sigue el rumbo del desarrollo”, “Una mujer como zutana es sinónimo de buenas causas”, “Con zerengetano la niñez y la juventud tiene garantizado el acceso al deporte rey”, etcétera.  Son solo algunos mensajes recitados en un solo día por locutores de una sola emisora de alcance nacional. Alguien me va a decir que eso no es campaña electoral. Acaso no está intrínseca la petición del voto.

El TSE debe intervenir cuantos antes y sancionar a tanto funcionario y candidato irresponsable que, hasta en los mensajes navideños aprovechan para ofrecerse como las nobles personas que deben llegar a los cargos o mantenerse en ellos.


Por supuesto, también algunos aspirantes a ser electos candidatos presidenciales están en plena faena electoral y a ellos también se les debe prohibir ese tipo de accionar. Todos hemos visto como los precandidatos presidenciales del partido ARENA, camuflados en consultas populares, en realidad están en plena campaña electoral, incluso a más de un año de las elecciones. Otros precandidatos de otros partidos también están en plena carrera prelectoral y el TSE debe estar pendientes de ellos para vetarles toda campaña exageradamente adelantada.

O es que acaso no es campaña salir a repartir lentes graduados sin exámenes, medicinas vencidas, llantas usadas, medicina institucional, huacales y sillas plásticas, calendarios con colores y logos partidarios, camisas, sombreros, fumigaciones, discos musicales y muchos otros objetos. Algunos hasta reparten abrazos, besos y sonrisas fingidas. Andan ofreciendo promesas que lógicamente para cumplirlas deben ganar las elecciones o reelegirse en los cargos y para ellos es fundamental que la gente vote por ellos o por ellas.

Lo lamentable y triste es que muchos andan haciendo proselitismo tradicional. Pretendiendo ganarse la voluntad ciudadana sin propuestas estadistas. Muchos son nuevos políticos que se dejaron emocionar por la posibilidad de ser funcionarios públicos y han caído en el juego tradicional, repitiendo lo que antes criticaban. Y es que en arca abierta cualquiera peca y como todos los candidatos ven que el ente rector  no sienta precedentes ni actúan con firmeza, pues todos caen en hacer proselitismo adelantado. El TSE debe sancionar a quienes se han adelantado a la campaña, ofreciéndose como redentores que prometen de todo y piden el voto de manera asolapada.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.