Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Estratagema en la falta de elección de magistrados

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

jueves 13, septiembre 2018 - 12:00 am

Es evidente que el retraso en la elección de magistrados a la Sala de lo Constitucional no es casualidad, ya que las acciones desplegadas por las diferentes fuerzas políticas son contrarias a una elección transparente y con base a los méritos de cada uno de los candidatos, dado que lo que se observa es una sed insaciable de querer controlar a la Sala de lo Constitucional, debido al peso jurídico, político y económico que ésta representa en el contexto actual; ante ello, algunos diputados no desean repetir el episodio pasado, al elegir una sala independiente y sin ataduras partidarias, porque esto provocaría nueve años más de control constitucional.

De manera que, para algunos diputados, el tema de la independencia, idoneidad, capacidad, moralidad notoria y la desvinculación partidaria, son únicamente adornos que están en la Constitución, pero que no tienen ningún significado, ya que lo único de su interés consiste en ver cómo se reparten las cuotas de poder que les permitan tener una fracción bien definida de la próxima Sala de lo Constitucional, para que, cuando sea el momento, puedan reclamar esa cuota de poder, por medio de favores, como retención de investigaciones en probidad, votaciones sobre resoluciones transcendentales que afecten o beneficien lo económico.

Es decir, que hay una variedad de situaciones jurídicas en las cuales la Sala de lo Constitucional tiene el poder, como para poner a temblar incluso a la mercadocracia; o sea, el poder económico hegemónico que lo ha controlado todo desde tiempos antaño; por esa razón vemos algunos grupos partidarios luchando por esa cuota dentro de la Sala de lo Constitucional, para que sus grupos económicos mantengan la unidad; por otra parte, se infiere que otros diputados están  queriendo colocar a sus amigos, para que los defiendan en corte plena en eventuales investigaciones por corrupción y enriquecimiento ilícito.

publicidad

En otras palabras, cada fracción política está resguardando sus intereses en esta elección de magistrados, más allá de la capacidad, idoneidad e independencia que pueda tener cada candidato; he ahí la respuesta a la falta de elección, a excepción de la labor que ha hecho el diputado independiente Leonardo Bonilla, quien ha demostrado capacidad de debate de ideas dentro del seno legislativo; pero además, ha desafiado a los partidos políticos a que elijan magistrados probos, honestos y, sobre todo, que se elija a los mejor evaluados en el baremo, ya que al final de nada sirve establecer un baremo, si no se toman en cuenta los resultados.

Y es ahí donde reside la piedra en el zapato, porque la acumulación de buenos resultados de cada candidato no se puede ocultar ante la ciudadanía que está presionando cada día para que elijan pronto a los mejor evaluados e idóneos, dado que esos resultados no están derivados únicamente del baremo que estableció la Asamblea Legislativa, sino de las evaluaciones que realizó previamente cada candidato ante el Consejo Nacional de la Judicatura que, dicho sea de paso, tampoco eligió a los mejor evaluados en orden de notas adquiridas, sino que se colaron, por mano alzada de los magistrados del CNJ, algunos candidatos con vínculos partidarios, tanto de izquierda como de la derecha, y de GANA.


En consecuencia, esa disyuntiva es la que tiene dividos a tres grupos históricos dentro de la Asamblea Legistiva: ARENA que constituye el bloque de la derecha que se está resquebrajando; la izquierda, representada por el FMLN-CD, que se ha debilitado por las promesas inconclusas y las múltiples mentiras, pero sabe que tiene la llave de la mayoría calificada para la elección que, a su vez, tiene comiendo de la mano al partido GANA, el cual se encuentra en una disputa interna de liderazgo porque la vieja guardia no asimila la llegada de un nuevo líder que ha cambiado el estatus quo de cómo se venían haciendo las cosas en GANA. No obstante, GANA no ha perdido la lucidez política para la negociación y prueba de ella es que tiene claro que le puede salir adelante al FMLN, con la mayoría calificada y que sus votos son decisivos en la elección; por esa razón no quiere dar marcha atrás en el apoyo a la procuradora y está empecinado en que sea magistrada de la Sala de lo Constitucional.

De igual modo, el FMLN no quiere dar marcha atrás en el apoyo a ciertos candidatos pero, contrario a ello, sí se ha visto una actitud diferente de ARENA, al aceptar elegir a los candidatos mejor evaluados. ¿Será que el bloque FMLN-GANA desea posponer la elección hasta después de las elecciones de 2019? Estemos alertas y exijamos una elección pronta y transparente.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.