Cerrar [X]

Política

Exdirectiva reorientó fondos y subió planilla a $50 millones

Antonio Soriano

lunes 28, mayo 2018 - 12:02 am

Dos meses antes de concluir su periodo, la junta directiva de la Asamblea Legislativa de la gestión 2015-2018 acordó una reorientación de $5,238,000 para pagar la planilla de empleados legislativos de las fracciones y de diputados salientes y entrantes.

“Con el propósito de garantizar la cobertura al pago de las remuneraciones correspondientes al presente ejercicio fiscal (2018)”, dice el acuerdo firmado el 27 de febrero de 2018 por directivos de GANA, ARENA y PCN.

Para ello, la directiva anterior recortó cuatro rubros presupuestarios. El objetivo era aumentar el presupuesto de remuneraciones del año 2018 de $45 millones a $50.2 millones. Así, la Asamblea mantuviera su mismo presupuesto anual de $58.3 millones y recortaron las áreas de adquisición de bienes y servicios, gastos financieros, transferencias corrientes e inversiones en activos fijos.

publicidad

La exdirectiva decidió quitar $1,464,000 a “Adquisiciones de bienes y servicios” y dejó al rubro con un presupuesto de $6,574,000.

A pesar de la reorientación de fondos que hizo la junta directiva, el actual presidente de la Asamblea Legislativa y diputado de ARENA, Norman Quijano, aseguró que la Asamblea tiene un déficit de $1,962,000 para cumplir con los salarios, bonos y aguinaldos de los empleados y diputados. Debido a eso, Quijano ha ordenado suplir, por lo menos, 142 plazas contratadas de diciembre 2017 a abril de 2018.


 

Partidas sin fondos suficientes

Para Rafael Lemus, asesor del presidente de la Asamblea, lo grave de los movimientos de fondos que aprobó la exdirectiva es que al 30 de abril, solo en Adquisiciones de Bienes y Servicios ya se habían gastado $5,276,000, el 80 % del presupuesto destinado a este rubro. Les quedó solo $1,298,000 para los ocho meses restantes del año 2018.

Eso implica que la Asamblea podría quedarse sin fondos para comprar servicios básicos, como agua o energía.

Este rubro incluye el servicio del seguro médico hospitalario, lo que significaría que la Asamblea no tiene para pagar el seguro para los empleados ni para los diputados.

Si al rubro de gastos financieros, la exdirectiva le recortó $2,599,000, un 79 % de dicha partida, con lo que el presupuesto quedó de $651,000. Al 30 de abril de 2018, la Asamblea solo tenía disponible $348,000, apenas un 10.7 % del presupuesto inicial para gastos financieros.

Diputado de arena dice “es normal”

La junta directiva anterior justificó los movimientos de fondos en el artículo 58 Literal B del Reglamento de la Ley Orgánica de Administración Financiera del Estado, que expresa: “Este nivel estará a cargo de los titulares de las instituciones que conforman el presupuesto votado en la Ley de Presupuesto y constituye la parte gerencial en la que se transforman las normas, orientaciones y autorizaciones en acciones concretas para movilizar los recursos humanos, materiales y financieros, a fin de alcanzar los objetivos y metas consideradas en el Plan de Trabajo”.

Donato Vaquerano, exdirectivo por ARENA, dice que  es “normal” hacer esas transferencias para que la Asamblea cumpla con sus responsabilidades.

Vaquerano dijo que el acuerdo fue necesario, debido a que la Asamblea tenía una planilla alta de empleados. “Cuando tienes un rubro deficiente y tienes fondos en otros, las transferencias es una cuestión normal”, declaró.

El diputado reelecto Francisco Merino, del PCN, quien fue parte de la directiva anterior de la Asamblea, dice la reorientación se hizo por “exceso de contrataciones”. “La explicación clara es que hubo exceso de contrataciones, todavía no se nos ha dado cuál es el monto de exceso de contrataciones”, comentó.

Mientras, el aún diputado Serafín Orantes, también exdirectivo por el PCN, no firmó el acuerdo porque dice que no estuvo de acuerdo en que se recortaran otros rubros. “No estaba de acuerdo en el drenaje que iba tener bienes y servicios de la Asamblea Legislativa”, dijo Orantes.

La planilla legislativa se ha cuadruplicado en 16 años. En 2002, la Asamblea Legislativa solo tenía 682 empleados y gastaba $11 millones. Hoy su planilla supera las dos mil personas y gasta $45 millones en salarios.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.