Cerrar [X]

Blog

sábado 15, julio 2017 | 9:19 am

REZANDO JUNTOS, 15 de julio, San Buenaventura, Obispo y Doctor de la Iglesia. San Mateo 10. 24-33. Ciclo A.
Hoy 15 de julio festejamos a San Buenaventura. Es una alegría poner nuestra vida bajo su intercesión.
Nace en 1221, su verdadero nombre es Juan de Fidanza, que era el de su padre. Nació en Bagnorea, en Toscana. Se dice que el sobrenombre de Buenaventura, con el cual es universalmente conocido, se le dio a consecuencia de una curación milagrosa lograda, durante su infancia, su propia madre Ritella, quiso expresar así su gratitud por el “feliz acontecimiento” (buona ventura).
Viene a ser colega de Santo Tomás. Maestro de la Universidad de París en l253, inaugura sus cursos de teología con brillantes exposiciones sobre los misterios de la Trinidad y de Cristo.
Fue también en Lyon donde al día siguiente de este feliz éxito caía mortalmente enfermo el Santo Doctor y expiraba unos días más tarde a la edad de cincuenta y tres años (l4 de julio de l274).
Canonizado en l482 por el Papa Sixto lV, San Buenaventura fue proclamado Doctor de la Iglesia un siglo más tarde por Sixto V (l587).

Meditemos en el Evangelio de San Mateo 10. 24-33.
Me invitas en este dìa, a reconocer el lugar que me corresponde, lìbrame Señor de sentirme màs que Tù, que eres mi Maestro, tentaciones no faltan, pues somos débiles, y nuestra soberbia no golpea duro, pero nos previenes, que si a Tì te han llamado satanàs, què no diràn de mi. Me das confianza y seguridad, me dices que no tema a los hombres y asì lo voy a hacer.
Señor a tì no se te escapa nada, Tù mismo dices, que no hay nada oculto que no llegue a descubrirse, todo se sabrà, dame la conciencia, clara que a Tì no te puedo engañar, que no me justifique y acalle mi conciencia, dicèndome que no va a pasar nada, que no es asì como se lo imagina, cuantos pretextos y escusas. Todo, todo se sabrà, que siempre camine en la luz de la verdad. Què no me engañe.
Què claro es tu mensaje, còmo tengo que cuidar mi alma, còmo me tengo que cuidar y temer a aquellos que la matan, esto es lo màs precioso y vale la eternidad, MI ALMA. Que tema y me aleje de todas aquellas personas que me llevan a la perdición.
Tu tienes un propósito para mi, ayúdame a descubrirlo, pues bien tienes contados hasta los cabellos de mi cabeza, eso quiere decir que tienes el control de mi vida, que sabes y conoces todos mis movimientos, què fácil es desentenderme, te pido Jesùs, que mi vida, siempre te agrade y alabe.
Quieres que veamos los frutos que podemos obtener de nuestro contacto contigo, y que luego traduzcamos Tu voz en nuestra vida. Sabemos que no viviremos en bonanza, sino que la cruz y la persecución tocarán a nuestras puertas.
Estas persecuciones, por más fuertes y cruentas que sean, como mucho pueden matar el cuerpo, pero jamás el alma, lo más preciado que tenemos. Las calumnias nos pueden humillar delante de los demás, pero nunca nos van a quitar la libertad de espíritu y el gozo de ser fiel a Tí.
Nuestra vida vale mucho a tus ojos. Los enemigos de nuestra relación contigo creen hacernos un mal cuando nos atacan; en cambio nos ayudan a crecer, a obtener las gracias y las virtudes más excelsas. Son enemigos, pero en cierto modo son amigos, pues nos ayudan a poseer lo que tanto anhelamos: experimentarte en nuestras vidas.
Hoy Jesùs, harè un breve examen de conciencia, viendo còmo està mi alma, y si hay algo o alguien que esta haciendo que me aleje de ti. Y tomarè alguna medida preventiva.
Mis queridos niños, Jesùs nos invita a ser generosos a cuidar lo màs precioso que tenemos nuestra alma, no dejar que el mal entre en nosotros, y siempre estemos haciendo obras buenas.
P. Dennis Doren LC