Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Finalizando el año

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 12, diciembre 2016 - 12:00 am

OPINIONHemos llegado a diciembre, época en la cual la alegría navideña, desborda a las familias con ocasión de las luces y demás manifestaciones alegres por la llegada del redentor, cumpliendo de este modo la promesa del Padre Eterno, para la recuperación del paraíso perdido por el pecado original cometido por los padres de la humanidad, Adán y Eva, al desobedecer la orden de Dios, de no comer del fruto prohibido, que los ilustradores del santo libro, reflejan por medio de una manzana. LA BIBLIA, el libro reconocido por generaciones de generaciones, es aceptado por muchas culturas como el libro inspirado por Dios, para traernos el mensaje de la divinidad a fin de que la humanidad tenga una guía para regir la conducta del ser humano, entre sus congéneres, y la relación con la divinidad.

La guía de la conducta de vida a seguir dirigida al inicio para el llamado pueblo escogido de Dios –el mundo judío- y posteriormente la apertura a todos los pueblos, gracias a la venida de Jesús, se ha plasmado en este libro santo, el cual   pese a su peculiar redacción, expresa gran dificultad para su exacta interpretación lo que produce en frecuentes ocasiones, confusiones enormes y consecuentemente enormes discusiones sobre el significado  del mensaje que transmite a la humanidad. Dicha circunstancia nos obliga a ser muy cuidadosos en su lectura y a invocar los favores del Supremo para lograr el correcto sentido del mensaje divino.

Este sagrado mensaje expresado en este libro universal, debe entenderse que ha sido escrito para una época en que la humanidad tenía poco conocimiento de la realidad del universo, y por lo tanto debió escribirse en términos entendibles para la humanidad en el desarrollo natural. Es de esa forma que se habla allí de que todo nace en un momento, y en los próximos siete Dias (que la ciencia ha demostrado que fueron muchos años) pero que tienen una sucesión lógica y natural, que demuestra un orden en el relato del inicio de todo.

publicidad

Lo cierto es que la época del momento es relativa al nacimiento de un niño, que es la encarnación de Dios Mismo, para con su sacrificio, lograr la redención de todo aquel que tome voluntariamente dicha opción. De esta forma el tiempo presente nos obliga a meditar sobre el sentido de la vida, el sentido del hombre dentro de la humanidad, y el sentido del ser humano individual, y su entorno social y desde luego político en este mundo, misterioso e intrigante y eterno.

Es asi como nuestra naturaleza inteligente, nos llama a diferencia del reino animal, a procurar una conciencia de servicio a nuestros semejantes, en relación a una existencia permanente en la dimensión material, y en la dimensión extra natural. De esa forma, nuestra existencia material nos limita en alguna forma a desarrollar actividades en el mundo material, dejando de un lado nuestras capacidades inmateriales, que son infinitas, y que de tener conciencia de ellas nos convierten en seres normales, pero superiores a todo lo conocido como la creación.


Es entonces la época de formular los propósitos nuestros anhelos, nuestras esperanzas, nuestros deseos, y nuestras proyecciones para que el año que se avecina, nos deje mejores expectativas y beneficios para nuestras personas, nuestros familiares, nuestros vecinos, nuestros compatriotas, y nuestra humanidad.

Debemos pensar, ahora y siempre  que estamos obligados a conservar nuestros recursos, para generaciones venideras, y respetar nuestro entorno, como si fuéramos a ser eternos y esa actividad debemos trasladarla a la responsabilidad de dejar nuestro mundo, un poco mejor que como lo encontramos. Y ese esfuerzo va con todos los que de alguna forma hemos tenido el privilegio de estar en este mundo conviviendo con toda la humanidad. El señor nos ilumine para entender la razón de ser y estar en ente lugar y en este momento aquí. Por un mejor El Salvador.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.