Cerrar [X]

Editorial & Opinion

FMLN: recluta creídos

Carlos Alvarenga Arias / Abogado y MAE

martes 26, septiembre 2017 - 12:00 am

Mauricio Funes fue el segundo, ahora Nayib Bukele es el tercero. La verdad es que el Fmln es bueno para reclutar outsiders creídos. El primero fue Héctor Silva, que no era tan creído pero si vanidosito, pero tenía por qué creerse. Un médico con conciencia social. Era buena gente, muy inteligente, de principios firmes. Lo conocí personalmente cuando estuve en la Asamblea Legislativa como asesor legal de la disidencia del PDC, comandada en ese entonces por el buen amigo de grata recordación, René Aguiluz.

También recuerdo haberlo conocido antes, de manera superficial, cuando fui analista de la fracción del PDC que dirigía el también recordado, Jorge Alberto Barrera, de Jiquilisco.

Lo que quiero decir es que los políticos o aspirantes a políticos que han tenido mayor relevancia en el Fmln y que lo han llevado a ganar la primera alcaldía del país o la presidencia de la república, han sido gente de afuera, con excepción del profesor, Sánchez Cerén, del cual ya sabemos cómo ha salido: bueno, noble, honesto pero que le falta.

publicidad

Héctor Silva fue un político de casta, gran tipo, quien tuvo que soportar las bajezas de ciertos sectores que lo atacaban. Era el candidato perfecto, nos hubiera evitado un gobierno de Arena; de más de lo mismo.

Pero con Funes y ahora con Nayib, ¡qué barbaridad! Yo les recomendaría que más que mercadólogos políticos, para la próxima adopción que hagan de un candidato que no pertenece a las filas del Fmln, contraten un experto en perfiles psicológicos.


Desde sus complicadas expresiones histriónicas, su forma de hablar tan artificial, preparada, dirigida, la forma de vestir tan prefabricada, hasta los escenarios azulados y que lo endiosaban, con las banderas de El Salvador al fondo como si fuera un mesías bajando del cielo a recoger a los suyos y desterrar a las llamas eternas del infierno a los infieles, todo eso tan plástico, diseñado a propósito, planificado con un fin específico (exaltar su imagen y solo la de él), era evidente que estábamos ante una persona que tenía una complicada psiquis que había que analizarse muy en serio.

Pero el Fmln es sordo, ciego, aunque no mudo. Grita, pero no analiza.

Ahora ya los botó de sus espaldas y quedan otra vez, una vez más, haciendo el ridículo.

Era evidente que la soberbia de Nayib Bukele era demasiado grande para el partido. El ego del alcalde capitalino no cabe en el estadio Santiago Bernabéu. Se rebalsa. Lo desborda su egolatría, su grandeza autoproclamada. Además es macho sin dueño. ¿Enarboló alguna vez la bandera roja? ¿Aunque fuera solo para la foto?

La naturaleza de un rico es así. Miren a Ross Perot, o a Donald Trump.

Otro tortazo en la cara para un Fmln que en verdad no tiene candidatos.

Con Héctor Silva hicieron el ridículo, pero no por haberlo metido al partido cuando él venía de Convergencia Democrática, sino por haberlo rechazado como candidato a presidente. Él era el hombre. Y hubiera sido un buen presidente. A mí  en lo personal me comentó que le había impactado cómo los mismos miembros del partido, cuando ya estaba de salida, lo habían humillado.

Ese grave error los hizo a los del Fmln irse al extremo. Agarrar al primero que pasara frente a la sede central.

Lo que podemos decir como consuelo es que al menos Nayib Bukele solo llegó hasta la alcaldía, no más allá, porque infantil sería pensar que con un nuevo partido vaya a alcanzar la presidencia, y dudo mucho, la reelección como alcalde. La enorme masa de seguidores de los partidos de izquierda y de derecha está muy lejos de ser desintegrada ni superada.

Como repito, sirva de consuelo que Nayib no pasó de la alcaldía, porque con Mauricio Funes sí nos jodieron. Lo metieron hasta la cocina y se robó hasta los platos desechables.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.