Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Fue un simple error?

Jaime Ramírez Ortega / Consejero legal y de negocios

sábado 10, marzo 2018 - 12:00 am

Con los resultados obtenidos en varias ocasiones de los Concejos Municipales y diputados, adjudicado a un error humano o “Script”, como la llama el señor presidente del Tribunal Supremo Electoral, se abre la posibilidad de estar frente a una manipulación de los resultados de la voluntad soberana; en consecuencia, es obligación de la Fiscalía General de la República hacer una investigación de oficio, a fin de conocer el origen del fallo y determinar, de forma fehaciente, si fue producto de un genuino error humano que volcó el orden de los votos por preferencia a favor de diputados nuevos o un acto mal intencionado.

En todo caso, no se puede asegurar con certeza si lo ocurrido fue un error humano o un acto siniestro de las cúpulas en confabulación con el poder fáctico, para cambiar las preferencias de los votantes con el objeto de favorecer a los viejos diputados de su preferencia. Por el bien de la democracia quiero creer que no es así, por de pronto los salvadoreños debemos estar vigilantes y denunciar por todos los medios cualquier acto arbitrario o abuso de autoridad con respecto a las votaciones, para que la voluntad soberana no sea soslayada.

Ahora bien, es importante que la Fiscalía sea más enérgica y no tan retardada y complaciente, como se ha visto, dado que en las redes sociales se han hecho viral varios vídeos, donde se ve que están haciendo fraude en San Miguel y otros municipios, es decir, que de forma descarada se roban los votos, lo cual no se debe de permitir; en ese sentido, se tiene que identificar a los hechores y procesarlos de forma inmediata, conjuntamente con el candidato al que están favoreciendo, de manera  que se siente un precedente para que no vuelvan a ocurrir estos actos defraudatorios.

publicidad

En consecuencia, estas elecciones han quedado marcadas en las mentes de los salvadoreños por todas las irregularidades que se han visto, y no hay una sensación de transparencia de parte de la compañía Smartmatic ni del TSE, por lo que hay una deuda que se debe saldar a favor de los votantes. No obstante, hay aspectos positivos que deben destacar: el primero es que cualquier ciudadano puede acceder a la base de datos del TSE; segundo, han colgado las actas en línea para que sirvan de evidencia y eliminen cualquier vestigio de duda, y que todo ciudadano pueda hacer denuncias de las incongruencias.

Aunque el tema del error humano es importante, también creo que se puede convertir en un distractor y olvidar el verdadero mensaje que los votantes le han enviado a la clase política salvadoreña, pero principalmente al FMLN y ARENA. Entonces, yendo más allá del script, pienso que el 4 de marzo surgieron dos perdedores y un solo ganador. Por un lado, el FMLN obtuvo 475,265 votos válidos y si se compara esta cifra con el promedio de votos que ha obtenido este instituto político de las últimas tres elecciones, que ha sido de 865,084, notaremos que ha perdido un caudal de 389,819 votos, lo cual es catastrófico.


Y el mensaje que le ha enviado el voto duro al FMLN es que entienda que ya no puede continuar gobernando en base a la argucia y el discurso “el pueblo unido jamás será vencido”, ya que ello dista mucho de la realidad en la que vive el pueblo; el FMLN se equivocó, al igual que ARENA, al no conectar con las necesidades del país. El pueblo votante le ha dicho de una vez por todas que no desea el modelo fracasado del Socialismo del Siglo XXI.

Por otra parte, ARENA no puede interpretar como una victoria lo ocurrido, al contrario, ha perdido un caudal de 46,789 votos, con respecto al promedio de las últimas tres elecciones; significa que no logró convencer una vez más a nuevos electores y, por ende, el caudal de diputados adquirido adicionalmente, responde al desplome del FMLN por el apoyo ciego que le  dio a Nicolás Maduro, desproteger a los compatriotas con el TPS y a la expulsión de Nayib Bukele. De modo que los 389,819 votos menos que obtuvo el FMLN,  más los votos nulos 178,538 sería, a simple vista, el apoyo de Bukele.

De manera que el gran ganador sería el pueblo que salió a votar, a pesar de la campaña del voto nulo, dado que supo elegir a personas que nunca han participado en política, y dejó fuera a los que no querían soltar el hueso, lo cual es bueno para la democracia y, sin duda alguna, las elecciones del 2019 serán de mayor castigo para los malos políticos que sigan congraciándose con la corrupción, los despilfarros y la falta de transparencia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.