Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Ganar elecciones o resolver problemas?

Rafael Domínguez / Periodista

jueves 27, julio 2017 - 12:00 am

Nuevamente la efervescencia electoral se levanta, los partidos, los militantes, los líderes, los candidatos, toda una serie de elementos que nos recuerdan que la democracia incluye el poder elegir con libertad a nuestros gobernantes y autoridades, pero en el fondo todo esto es solo un proceso o ¿realmente es la forma de resolver nuestros problemas?

A la luz de esta pregunta lo que se aprecia es que nuestros procesos electorales, aunque evolucionan positivamente, todavía están muy lejos de ser el medio para resolver los problemas de la gente; aunque haya en ellos oferta de solución, discursos y propuestas, es claro que el proceso no resuelve nada; la pobreza sigue igual y en aumento, la incapacidad de crear empleo, el abuso del dinero público, el uso del recursos para fines personales, la falta de responsabilidad en los resultados de la gestión y no digamos la cerrazón a la crítica ciudadana y a la transparencia; entonces, es válido creer que lo único que trae el proceso electoral es solución a los problemas de alguien pero no de todos.

publicidad

La tal “fiesta” electoral es como una feria de empleos donde muchos que no tienen o se quedaron sin empleo buscan su solución personal “aunque sea de diputado” y no importa si es suplente total un sueldo o algo se ha de ganar o de alcalde o de miembro de concejo que alguna dieta se ha de tener, es decir, que nuestra política es tabla de salvación para aquellos que tampoco hasta hoy ven cómo lograr algo mejor y no los culpo, solo hago esta valoración ya que por otro lado la expectativa ciudadana es que al llegar fulano o sutano a la administración pública, su vida mejore, porque las decisiones y proyectos de la administración permitirán a los ciudadanos avanzar en sus propios proyectos.

Lo anterior es una manera de explicar lo bajo a lo que ha llegado la política nacional en general, dónde lo que se privilegia hoy es la “renovación” como un algo conquistado a fuerza, porque ni eso hemos logrado de forma natural; los viejos de la política siguen ahí más viejos y más agarrados al cargo; los jóvenes queriendo llegar como herederos, porque algunos son hijos y sobrinos, pero para envejecer igual en el cargo, porque se gana bien y fácil.


Lo que menos escuchamos los ciudadanos votantes son propuestas, conceptos, teorías de cómo lograr un aumento en el ingreso familiar, cómo atraer la inversión, proyectos de mejora social, de eso solo escuchamos lo mismo de siempre y en todas las corrientes; alguien podrá decir que es todavía muy temprano, pero no, yo creo que es ahora y desde ya el que se pueda ofrecer verdaderas soluciones a problemas reales, no solo a los grandes conceptos, sino a los “pequeños”, como: el tráfico en San Salvador, el aumento de niños violados, el alto costo de los impuestos, la formalización de la clase media, las enfermedades y el costo social, un sin fin de temas que no tienen que ver con ser de derecha o ser de izquierda, sino persona que necesita solución, alimento, educación, salud, trabajo, transporte, vivienda, ropa, protección, para lograr una vida.

Los partidos y sus candidatos deben comenzar a plantearnos la agenda basada en la gente y sus necesidades, en lo de diario y no en lo general y abstracto de la legalidad y del sistema, porque se necesita resolver la unidad familiar, la educación sexual con visión de familia y la reproducción sexual con visión de abstinencia, la educación con visión real en un mundo que ya nos dejó atrás, la salud con un enfoque de realidad y no de propaganda o agenda política ideológica, necesitamos que la “fiesta electoral” sea para los ciudadanos y no para los políticos y sus partidos, para que realmente sea una fiesta de soluciones en la que los salvadoreños votantes podamos elegir las mejores, sin promesas inalcanzables, sin mentiras adormecedoras y sin temor, que la fiesta no sea de colores sino de lo que los ciudadanos podemos valorar.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.