Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Golpe duro blandito

Editorial & Opinion | Diario El Mundo

Jueves 30, Julio 2015 | 12:00 am

La frase no me la inventé yo sino del imaginario colectivo y redes sociales ha salido, en alusión a las denuncias de golpe de estado “suave” que el FMLN ha hecho públicamente contra el partido ARENA, no hay duda que el salvadoreño se las ingenia y no solo es creativo el concepto del duro blando también el golpe suave, porque rebuscado es y porque además propone justificación del mismo gobierno para sus pésimos resultados en la gestión administrativa, que a modo de novela trata de vender un complot.

El golpe que ya también es calificado por muchos como un “golpe fantasma”, nuevamente es un tema político que se usa para tratar de obviar un tema eminentemente técnico como lo es la administración de los recursos públicos y las exigencias de la población sobre el tema corrupción e impunidad. No es casual que se haya sacado el fantasma, ya que el gobierno no encuentra cómo resolver el déficit de caja que le ha producido el congelamiento de los $900 millones que la Sala de lo Constitucional evalúa si se aprobaron bajo regla Constitucional o no, ese dinero es crucial para el gasto corriente y al no tenerlo y ante la posibilidad de perderlo y tener que renegociar su aprobación con los votos areneros, ha producido una crisis emocional en el ejecutivo y en todo el gobierno del FMLN, de tal manera que cuando se suma el tema de la oferta de EE.UU. y la posibilidad de recibir dinero en el triángulo norte surge la esperanza pero cuando se conoce que bajo condición de una CICIG para El Salvador y otra para Honduras la crisis emocional es peor, porque no hay políticamente la voluntad de asumir pecados de corrupción; tanto que el FMLN ha llegado a evaluar que sería un “error político” aprobar una CICIG o CICIES en nuestro país, aun necesitando los millones que EE.UU. podría dar.

Con tal indigestión el gobierno y el partido, que son y trabajan en una sola línea, se ven rodeados y la única salida es plantearse como víctimas nuevamente del sistema, de los oligarcas, de los Estados Unidos imperiales y de todo lo que en el pasado los justificaba como víctimas en sus actuaciones revolucionarias; pero lo que no consideraron es que el pueblo sí tiene ojos para ver y oídos para oír, y que sabe que hay impunidad, que hay corrupción y que mucho de lo ofrecido no se cumple, y otras ofertas no se cumplen bien; el pueblo ha comenzado a quitarse las vendas y empieza a valorar que lo político discursivo no le resuelve la falta de empleo, la salud, la falta de medicina, la pésima educación, los siempre fatales servicios públicos y por más culpas que se echen unos a otros, también ha comenzado a conocer la democracia y el valor del voto libre y de los procesos con los que es posible o no cambiar autoridades y ha sabido reconocer que no hay espacio para un golpe y que las condiciones tampoco existen en el país, como para que la sociedad apoye uno.

publicidad

El FMLN, incluso creo que le apostó y mal, al paro y ataque de las pandillas al transporte, porque tenía la información y la manejó políticamente también, endilgándosela a la oposición cuando en realidad lo que ha salido a luz es el verdadero fantasma, el verdadero golpe que todos los días sufre el pueblo y que nadie ha podido hasta hoy controlar y que ni es un golpe suave ni duro blando, es un golpe real a la vida, a la familia y a la economía del país; de este golpe sí quisiéramos librarnos con todo el peso de la ley, con toda la energía posible y con el acompañamiento de todos los ciudadanos, no para salvar a un gobierno sino para salvar a la patria de la pérdida total.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons