Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Hacia dónde va la integración?

Carlos Manuel Echeverría / Miembro de la Comisión Preparatoria del SICA (1992) y asesor del Secretario General (2010-2014)

sábado 19, mayo 2018 - 12:00 am

El Protocolo de Tegucigalpa a la Carta de la ODECA, es el marco fundamental de la integración centroamericana para constituir a la Centroamérica hoy de ocho países, tres que no tienen historia lejana con los cinco originales, en una Región de Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo, aspectos interdependientes entre sí. Más que por romanticismo, hay que tener fe en que la integración puede facilitar el logro de los cuatro puntos mencionados, por las economías de escala que facilita, a los pequeños países vecinos. Sin embargo, el camino hacia ella es difícil. Me explico a grandes pinceladas, que en entregas futuras desarrollaré.

Es válido plantearse si realmente los ocho países quieren integrarse, a pesar de contar con el SICA y su intrínseco concepto sistémico, un organismo constituido por instancias vinculadas entre sí.

La Secretaría General del SICA, órgano central, debe realizar cuatro funciones: asistir las reuniones de los órganos superiores del Sistema; facilitar y velar porque se cumplan los acuerdos emitidos por esos órganos; velar por el buen desarrollo del sistema; y, representar al Sistema regional y extra regionalmente, lo que incluye el gestionar la cooperación que se recibe y se otorga en la dimensión SICA. El pivot es el Secretario General, de lujo en este caso; me parece sin embargo, que no se le está otorgando el respaldo que merece, pues son muchas las manifestaciones de que el espíritu integracionista, que como sucede en Europa, tiene sus límites; no está suficientemente arraigado a nivel de gobiernos y en múltiples sectores de las sociedades del Área SICA. En primer lugar, los recursos aportados por los propios países miembros, para financiar la organización, holística por definición y consecuentemente de gran amplitud, son insuficientes y no son vistos como inversión. El depender de recursos externos para financiar el andamiaje, es inconveniente. No se sabe a ciencia cierta cuánto cuesta el SICA a los centroamericanos. ¿Datos del año 1997, sin tomar en cuenta a su banco el BCIE, calculan que costaba unos 15 millones de US$ con todo y Parlacen, lo que hace pensar que ahora cuesta mucho más. Por la falta de recursos financieros y otras carencias organizacionales, el funcionamiento sistémico, no es el esperado, lo que hiere al SICA en su esencia.

publicidad

Compromiso insuficiente de los estados miembros, que no parecen compartir una visión, así como  la situación política interna en algunos países y la heterogeneidad de caracterización política, no siempre consecuente con lo postulado en el mencionado protocolo, dificultan una integración definida y profunda. En ese contexto, podemos aspirar a desarrollar la integración por medio de la aceptación por parte de todos los estados miembros, de políticas subsistémicas y sectoriales, planteando las políticas como la definición a partir de una visión, de propósitos, metas y objetivos, así como limitaciones autoimpuestas para procurarlas. De allí se definen las estrategias fundamentadas en planes, programas y actividades para alcanzar la visión, con los recursos humanos, materiales, tecnológicos y financieros requeridos; fácil decirlo; difícil lograrlo, como lo es también, el engarce de las políticas regionales con las nacionales, lo que no hay evidencia se esté dando y que es vital.

Potenciar la integración mediante emprendimientos que la requieran tiene sentido. Algunos ejemplos pueden ser: empezar a visualizar un ferrocarril centroamericano con proyección hemisférica, parte de uno posible hasta Asia; el que Honduras desista de construir un puerto en el Pacífico y que utilice el de La Unión salvadoreño; lo mismo puede decirse de Moín en Costa Rica respecto a Nicaragua.  En otros campos, pensar en una liga centroamericana de fútbol tipo MLS a nivel regional, puede hacer maravillas por la integración.


Por otro lado, hay emprendimientos con potencial pendiente de consolidarse: el SIEPAC, como expresión del MER, se retrasa y desdibuja porque no se cumplen compromisos en infraestructura o se dan desviaciones; el Comité Consultivo, que está rezagado.

Sería ideal que nuestros gobiernos generaran las condiciones para el desarrollo de la integración posible. ¿Evidentemente, nos falta mayor visión estratégica y cabe preguntarse si no nos está faltando mayor creatividad y salir “de la caja”?




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.