Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Hagamos de mañana una fiesta cívica

Jaime Ulises Marinero / Periodista

sábado 3, marzo 2018 - 12:00 am

Hagamos de mañana una fiesta cívica y acudamos a los centros de votación para ejercer nuestro derecho a votar como ciudadanos libres y con conciencia que vivimos en una sociedad con persistencia de la democracia. Recordemos que constitucionalmente nuestro voto es libre, directo, igualitario y secreto.

Es en las elecciones donde todos somos iguales. Lo mismo vale un voto de un campesino que el voto emitido por un empresario. Frente a las urnas nadie es más  o menos que nadie, porque un voto puede ser la diferencia y ese puede ser el nuestro.

No se vale quedarse en casa  viendo como otros eligen por nosotros, tampoco es válido ni democrático hacer llamados al ausentismo, porque hasta votar nulo es permitido en las sociedades democráticas. Acudir a las urnas es darle una oportunidad a la democracia. Tenemos el sagrado derecho y deber de votar y elegir a nuestros diputados y concejos edilicios, sin ser presionados por nadie. Nuestro voto debe ser inalienable, ningún partido o personajes pueden comprar nuestra voluntad o manipular nuestra decisión final. Votemos por el partido o los candidatos que consideramos idóneos, aunque tengamos que elegir entre los malos al menos peor.

publicidad

Hemos tenido tiempo para escuchar plataformas de gobierno local, propuestas parlamentarias y planes partidarios. Pero también hemos tenido tiempo para ver con hechos las acciones políticas y partidarias, el cumplimiento de las promesas de las actuales autoridades parlamentarias y edilicias y las intenciones partidarias. Ahora está en nuestras manos dar votos de confianza o elegir a nuevas autoridades. Si los actuales alcaldes nos fallaron, pues démosle oportunidades a nuevos concejos. Si los actuales diputados nos mintieron, pues votemos por los rostros de quienesconsideremos más honestos y  honrados, sin importar el partido al que pertenecen. Quienes votamos en San Salvador hasta tenemos la oportunidad de votar por candidatos a diputados  no partidarios.

Mañana, si usted vive en un cantón o lejos de un centro de votación y un partido político le ofrece transporte gratis, pues aborde el microbús, bus o pick up, aunque no vote por ese partido. Al momento de estar frente a las urnas vote con conciencia y mantenga su voto en secreto, nadie le puede obligar a que vote por uno u otro partido o por algún candidato en específico. Tampoco le pueden obligar en su empresa o en su institución de trabajo a que vote por determinada  bandera o aspirante. Si alguien le pide que le tome foto a las papeletas, una vez que haya votado, no lo haga y denuncie ante el fiscal electoral. Su voto es secreto y debe emitirlo con dignidad. No se deje amedrentar por nadie ni nada. Votar es un privilegio de quienes a pesar de todo vivimos en democracia.


Recuerde que usted es un ciudadano que seguirá viviendo en su barrio, colonia o comunidad. Sus vecinos seguirán siendo sus vecinos y no hay ninguna razón para ganar enemistades por motivos electorales o partidarios. Al contrario, gane quien gane, hay que unirnos más para exigir el cumplimiento de obras y promesas a quienes resulten vencedores en los comicios. Lo primero que hay que exigirle al ganador es que priorice al pueblo y no al partido, que se despoje de los criterios partidarios y que comience a trabajar con visión de desarrollo de nación, pues en el caso de los alcaldes gobernarán para la ciudadanía local en general y los diputados deberán legislar para todo un país.

Las dudas o temores de fraude electoral salen a flote de forma natural  cada vez que hay comicios, pero debemos confiar en la institucionalidad, en los grupos de observadores internacionales y en toda la logística que gira alrededor del proceso electoral. Hacer fraude, claro que es posible, pero eso pasará solo si los salvadoreños lo permitimos; por eso nuestro derecho y deber es acudir a las urnas y estar pendientes de que una vez cerrados los comicios todo se desarrolle con normalidad y legalidad. A las instituciones les debemos exigir transparencia y cumplimiento de la ley.

Salgamos mañana a votar con mucho entusiasmo, hagamos una fiesta cívica. Salgamos con la familia, amigos y vecinos  y respetemos la decisión de cada uno. La democracia es un síntoma de las sociedades libres, donde los ciudadanos tenemos el privilegio de votar y hasta equivocarnos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.