Cerrar [X]

Política

“Hay que reforzar las instituciones que luchan contra la corrupción”

Gerson Chávez

lunes 31, julio 2017 - 12:02 am

Jaume Segura ha sido el embajador de la Unión Europea en El Salvador desde 2013 y al finalizar su gestión relata el trabajo de cooperación realizado en el país. Cuenta que desde 2013 se han incrementado en un 25 % los recursos de cooperación para El Salvador. Reconoce que cada sector defiende sus intereses y se vuelve “difícil llegar a un acuerdo”, pero asegura que no se atrevería a afirmar que en El Salvador hay más polarización que en otros países. Hasta cierto punto, lo considera normal. Cree los distintos sectores de la sociedad del país deben lograr un acuerdo que permita crear “las bases de una política fiscal sostenible” para los “próximos 20 o 25 años”. También ve necesario “reforzar las instituciones que luchan contra la corrupción”. Augura que la ciudadanía será cada vez más exigente y que, con más conciencia ciudadana, cree que cada vez habrá menos casos de corrupción.

 

¿Cuáles son los principales logros de su gestión en El Salvador?

publicidad

No hablaría de logros en mi gestión, sino durante los años que he tenido el privilegio de ser el jefe de delegación y que supone un trabajo de continuación de lo que se ha venido haciendo a través de mucho tiempo y estoy seguro que continuará en los próximos años. Diría que hemos consolidado la presencia de la Unión Europea en El Salvador como un socio principal, fiable y estratégico de todo el país, tanto del Gobierno como de los diferentes sectores de la sociedad. Gracias a la labor de muchísimos años y muchísimo esfuerzo por parte de todo el equipo, hoy la Unión Europea está más presente que nunca en El Salvador. Los diferentes actores en todos los sectores de la sociedad consultan, vienen a la Unión Europea no solo a solicitar ayuda, sino a contarnos cuáles son los principales retos, ¿qué puede hacer la Unión Europea por el país?, somos uno de los principales donantes de cooperación al desarrollo, eso también se ha ido consolidando. Coincidiendo como mi mandato acá (en El Salvador), hemos aumentado más de un 25 % los recursos de cooperación al desarrollo destinados a El Salvador de manera bilateral y también se han consolidado proyectos de carácter regional en El Salvador.

 

¿Cómo define la relación diplomática entre la Unión Europea con El Salvador?

Pues, excelente. Yo diría, incluso, mejor que nunca. La Unión Europea se ha consolidado a nivel mundial como uno de los grandes actores internacionales, eso se ha visto reflejado. En El Salvador, la Unión Europea participa en muchísimos de los procesos de diálogo que se mantienen en El Salvador. Estamos en el Consejo de Seguridad y Convivencia, en el Consejo de Educación, en el Consejo de Sustentabilidad, somos parte de la secretaría técnica de esos consejos, junto al PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) junto a otros actores internacionales. Eso ha permitido consolidar nuestra presencia a nivel político. Tenemos una excelente relación con los partidos políticos, con el sector privado, con la Cámara de Comercio, con los tanques de pensamiento como Fusades (Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social) o Funde (Fundación Nacional para el Desarrollo), con la sociedad civil, con los defensores de derechos humanos.

 

¿La experiencia que han tenido trabajando con los diferentes sectores de la sociedad les ha permitido identificar cuáles son los obstáculos que impiden el logro de consensos en el país?

Nuestra labor es más de facilitación, de apoyo técnico, no entramos en las discusiones. Aportamos ideas, soluciones técnicas cuando se nos pide. ¿Qué impide llegar a un consenso?, creo que esto es común a cualquier país, a cualquier región del mundo, hay diferentes posiciones de los actores, cada uno defiende sus intereses y a veces es difícil llegar a un punto de acuerdo, especialmente en un contexto prelectoral como el que nos encontramos. Sin embargo, creo que sí se producen acuerdos puntuales que permiten seguir avanzando. Lo ideal serían acuerdos en algunas materias claves como es la política fiscal, donde cuesta más encontrar ese punto de acuerdo. Se habla mucho que existe polarización en el país. Es verdad que a veces, en algunos aspectos, pues parece que las posiciones están más alejadas, pero siempre hay espacio para el acuerdo y para el consenso como se ha demostrado. Por ejemplo, como se ha mostrado en el tema de la seguridad, creo que es importante resaltar que el Plan El Salvador Seguro es el producto de un gran consenso político, social de muchísimos actores: de los partidos políticos, de las iglesias, de la sociedad civil, de los empresarios y de muchísimos actores que participan en el Consejo de Seguridad. A la hora de ejecutar todos los consensos es más difícil. Soy de las personas optimistas y creo que sí es posible que haya un acuerdo global que marque los grandes retos del país como la seguridad, el crecimiento económico sostenible, la generación de empleo, el cambio climático o el tema fiscal. Creo que en el tema fiscal, que nosotros apoyamos muy de cerca, a través de la mesa de cooperantes con nuestra presencia a través de asistencia en el ministerio de Hacienda, soy optimista que las bases está puestas para que poco a poco se llegue a un acuerdo que permita la sostenibilidad fiscal del pais que es necesario para las generaciones futuras. Es necesario establecer las bases de una política fiscal sostenible a los próximos 20 o 25 años.

 

La comunidad internacional ha estado presionando por un acuerdo fiscal y por acuerdos de nación. ¿Qué puntos básicos deben tener esos acuerdos?

Son los salvadoreños los que tienen que decidir en qué se quieren poner de acuerdo. Es obvio que el desarrollo a largo de un país, la convivencia, la prosperidad suelen ir acompañadas de grandes acuerdos nacionales en materias claves. Usted me mencionaba la materia fiscal. Nosotros coordinamos la mesa de donantes en materia fiscal y hacemos un llamado efectivamente a un acuerdo entre los diferentes actores para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y que esa sostenibilidad permita contar con unos presupuestos que contribuyan al desarrollo del país, que permitan una prosperidad y la creación de empleos, de inversiones, de prosperidad en general para la población.

 

Ya son varios años que se está hablando de lograr un acuerdo fiscal. ¿Qué factores podrían estar bloqueando el acuerdo?

Nosotros hemos realizado dos seminarios recientemente sobre este tema con participación del ministro de Hacienda, del sector privado y expertos internacionales y hemos comprobado cómo el problema viene de lejos. El problema no es de hace un año, ni cuatro, ni seis, ni ocho, ni diez, viene de mucho más lejos porque no ha habido un equilibrio entre los ingresos y los gastos. ¿Cuáles son los principales obstáculos? Pues posiblemente lo que le mencionaba, no se ponen de acuerdo las principales fuerzas del país en qué Estado queremos, en qué nivel de prestaciones se le puede exigir al Estado, por tanto, creo que pasa por aceptar renuncias (de intereses indivuales) por todas las partes.

Cada uno defiende sus intereses y a veces es difícil llegar a un punto de acuerdo, especialmente en un contexto preelectoral como el que nos encontramos. ”

¿Considera que hay una elevada polarización en el país?

Que hay diferentes posiciones en el país creo que es obvio y creo que es hasta cierto punto normal.

Esto ocurre en muchísimos países, pero precisamente la política y la convivencia consiste en encontrar acuerdos en beneficio de todos. Acuerdos que suponen por una parte renuncia a posiciones extremistas. Siempre hay que buscar esos consensos. No me atrevería a decir que en el país hay más polarización que en otras partes.

 

¿Cree que hay avances en la lucha contra la corrupción y en el acceso a la información pública y rendición de cuentas hacia la población?

Creo que sí, en ambos casos ha habido avances. Estamos en una época en que la ciudadanía exige cada vez más transparencia y rendición de cuentas a los servidores públicos en temas de gestión de los recursos públicos y eso es un fenómeno que está ocurriendo en todas partes del mundo y que está permitiendo que salgan a luz aquellos casos de corrupción que afectan a cualquier país del mundo. Lo que creo que está pasando es que no es que haya más corrupción que antes, sino que es más fácil encontrar a los corruptos y las acciones de corrupción que antes.

Gracias al desarrollo tecnológico, al empoderamiento de la ciudadania a través de las redes sociales y a una cada vez mayor conciencia por parte de la ciuadanía que los recursos públicos tienen que gestionarse de una manera eficaz, transparente, eficiente y honesta. Hemos visto cómo ha habido grandes casos de corrupción que han salido a la luz, hemos visto avances en la Ley de Acceso a la Información Pública, en los instrumentos, en las instancias y creo que se han visto avances. Aunque creo que queda mucho camino por recorrer, creo que se está en el camino correcto y estoy seguro que la ciudadanía será cada vez más exigente. Si todos nos concienciamos de la necesidad de gestionar siempre los recursos de manera eficaz, transparente y honesta, van a ser cada vez menos los casos de corrupción.

Hay que reforzar por supuesto las instituciones que luchan contra la corrupción como el sistema judicial, como son los mecanismos del Gobierno para luchar contra la corrupción y tener también en cuenta que la sociedad civil y la ciudadanía en general es la que más presiona para que estos casos se persigan y salgan a la luz.

¿Cómo ha visto el trabajo de la Fiscalía?

El fiscal actual ha tenido una gran labor, en el caso que usted menciona, de la lucha contra corrupción, pero también en temas de seguridad, de persecución del delito como son sus funciones constitucionales.

 

¿Cree que en El Salvador se está garantizando la libertad de expresión y el respeto a los medios de comunicación?

Creo que sí. Es más, creo que es un país donde la libertad de expresión, de opinión está realmente garantizada. Se ve que aquí se puede opinar de manera muy libremente sobre cualquier cosa.

 

En la Comisión de Seguridad Pública de la Asamblea Legislativa, se discute un proyecto de ley que plantea la autorregulación de los medios. ¿Considera que la autorregulación de los medios debe estar en una ley o debe ser más función de los medios el autorregularse?

No me corresponde a mí señalar cómo tiene que ser una ley en El Salvador. Creo que nosotros los amigos extranjeros no estamos para decir lo que hay que hacer. Creo que el tema de la autorregulación de los medios de comunicación es un tema común en muchísimos países. Lo más importante es por supuesto garantizar la libertad de expresión, de medios, pero entiendo que a la vez existan intentos para que los medios se autorregulen. No sé si hace falta una ley para eso, lo desconozco, pero sí que es positivo que a través de códigos éticos y de códigos de conducta los medios puedan establecer estos parámetros para afrontar algunos temas en concreto.

 

¿Visualiza que en el país hay respeto al Estado de Derecho y a la independencia de poderes?

Sí, creo que en general El Salvador es una democracia y un Estado de Derecho que ha ido madurando y que cada vez es más patente la separación de poderes y el respeto entre los diferentes poderes. Como hemos visto en estos últimos años, cuando hay algún tipo de tensión o roce entre las diferentes instituciones, entre los diferentes poderes es que existe separación de poderes y respeto de una a la otra. Yo creo que existe separación de poderes y respeto al Estado de Derecho en El Salvador. Es posible que queden algunos aspectos por madurar, El Salvador es una democracia relativamente joven. Pero creo que estamos en el buen camino del pleno respeto a la separación de poderes, al Estado de Derecho y al Estado democrático.

 

 

 

 

Perfil

Jaume Segura ha sido el embajador de la Unión Europea (UE) en El Salvador desde octubre de 2013, liderando la cooperación de la comunidad europea y sus 28 estados miembros, con presencia en temas de desarrollo que contribuyan a erradicar la pobreza. En su gestión se han ejecutado y alcanzado logros, entre otros, como la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio en El Salvador. Posee estudios en leyes de la Universidad de Barcelona, en política internacional de la Universidad Libre de Bruselas, en Administración Pública por el IESE de la Universidad de Navarra. Fue embajador de España en la República Dominicana, secretario general de la Comisión Nacional Española de Cooperación con la UNESCO, jefe de gabinete de la Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, entre otros.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Unión Europea entrega donativo a Fundación Jorge “Mágico” González

El embajador de la Unión Europea (UE) en El Salvador, Jaume Segura, entregó un donativo a …

MÁS INFORMACIÓN
La Unión Europea financiará plan para erradicar la exclusión en El Salvador

  La Unión Europea (UE) financiará, con 50 millones de euros (52,8 millones de dólares), el Plan …

MÁS INFORMACIÓN
Apoyarán a empresas para exportar a UE

Una veintena de empresas salvadoreñas recibirán capacitaciones para que puedan exportar sus productos al mercado europeo, …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.