Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Ilegal el fraccionamiento del voto cruzado?

Juan José Rivas Rodríguez / Profesor de matemática.

sábado 16, septiembre 2017 - 12:00 am

Leí la noticia el viernes recién pasado, titulada: “Abogados contra fraccionamiento del voto cruzado”, y me provoca ciertas reflexiones que quiero compartir. En su momento cuando se generó la discusión sobre el valor del voto cruzado, escribí vertiendo mi opinión sobre el valor unitario del voto a pesar de emitirse fraccionado en la modalidad de listas abiertas. Los abogados argumentan, al solicitar a la CSJ para “que declare ilegal el fraccionamiento del voto cruzado”, “que esa forma de conteo del voto cruzado, aprobado por los diputados en el 2016, vulnera el principio de igualdad del sufragio porque puede alterar el valor de cada voto”. Y, que, “lo más lógico es que para tener votos iguales, el voto por un candidato, por ejemplo en La Libertad (que tiene 10 curules en juego), valga un décimo y se acabó”. “Argumentaron que por la complejidad del sistema de votación y el conteo del voto cruzado, ni el uso de tecnología para el conteo de votos garantiza que el voto sea igualitario como establece la ley”.

Ya hemos ganado terreno al tener la oportunidad de, al menos poder elegir los 10 candidatos en el caso del departamento de La Libertad o 24 en el de San Salvador, dentro de esa planilla enorme que es la papeleta sobre la que se marcan los rostros, escogiendo de entre todos los partidos, los candidatos de nuestra predilección. Quiero expresar aquí un cambio de opinión mía, considerando un elemento nuevo. Había expresado que si un ciudadano, para el caso de La Liberad, marca diez rostros, cada marca vale un décimo, para que el conjunto dé el valor uno. Si el ciudadano marca cinco rostros, el valor para cada rostro es de dos décimos (1/5); y si marca dos, el valor para cada marca es de cinco décimos (o ½). Si así fuese, aquí no habría inconveniente, ya que los decimales a sumar serían 0.1, 0.2, 0.3, etc, hasta 0.9 y 1. Diferente a otros departamentos donde los decimales habría que aproximarlos a una o dos cifras y eso acarrearía inexactitudes, si el proceso se hace a lápiz y papel, pero no debía haberlo si se hiciese uso de tecnología apropiada. Tomando la sugerencia que ya ha hecho el Dr. Nelson García, Ocho en punto, que en las papeletas de votación debía agregarse una casilla vacía, para que el ciudadano que no encuentra candidato idóneo por el que votar, en vez de anular trazando una equis(X) en la papeleta, marque en la casilla vacía. De esta manera se estimula la participación de todos los ciudadanos que se muestran indiferentes o que opinan que no vale la pena ir a votar, para que muestren su inconformidad ante la ausencia de candidatos idóneos. El TSE debía tomar en cuenta este número de marcas y contabilizarlas como que estuvieran hechas sobre rostros de X, Y o Z candidatos; esto permitiría contabilizar la inconformidad de los votantes. Complementando la sugerencia del Dr. García de poner esa casilla, que vendría a ser como la que corresponde a una bandera, debían poner también las casillas hacia abajo, donde correspondería a los rostros.

En cuanto al valor del voto, ¿se puede garantizar la absoluta igualdad del voto para todos? Desde mi punto de vista, no. Dentro de un mismo departamento sí es posible, puesto que todos votan sobre la misma cantidad de candidatos. Pero entre dos ciudadanos, uno de San Salvador y otro de La Libertad, no. Para San Salvador cada marca vale (1/24) un veinticuatroavo, y con un voto puede elegir a 24 candidatos, mientras en La Libertad, cada marca vale (1/10) un décimo y con un voto puede elegir a diez. Pero esta desigualdad del voto no es problema, en cuanto que se espera que cada diputado para ser elegido debe tener cierto número de marcas, independientemente del departamento a que corresponda, ya que el número de diputados asignados a cada departamento está en proporción al número de habitantes. Donde hay desigualdad es en los diputados que son asignados por residuos.

publicidad

Mi sugerencia para efectos de mantener el voto cruzado y facilitar el conteo es que, aquellos que deciden no marcar el número de rostros que les corresponde, complementen marcando casillas vacías. Así, si debe marcar siete y los marca, cada marca vale un séptimo; si marca sólo tres, que marque cuatro casillas vacías también, así cada marca sobre rostro sigue valiendo un séptimo cada una. Esto permite que, para el conteo, se cuenten las marcas y para transformar a votos, sólo divide el total entre el número de diputados que corresponde al departamento. Ya nadie tendrá que sumar medios con tercios, cuartos, quintos, sétimos, etc. Esto permitiría cuadrar número de votos con papeletas.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.