Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Información histórica de la economía salvadoreña

José Antonio Quirós Balladares/Expresidente Coexport

sábado 14, octubre 2017 - 12:00 am

Del año 1994 en adelante, los gobiernos salvadoreños implementaron del Consenso de Washington  cinco recomendaciones que eran las dañinas para la economía salvadoreña de las 10 recomendaciones.

Las implementaciones fueron:

  • Se liberaron: Los mercados, el movimiento de las mercaderías y de los capitales, sin evaluar los efectos del costo-beneficio. El beneficio fue de las multinacionales.
  • Se privatizaron los activos del Estado, internacionalizando los activos nacionales que eran monopolios naturales, lo que significa no tener competidores; esto se prestaba para abusar en los precios, los que estaban protegidos con el T.L.C. con la cláusula “Expropiación Indirecta”. Con Superintendencias débiles y sin poder actuar y controlar eficientemente los precios de los monopolios privados.
  • Se disminuyeron unilateralmente al máximo los aranceles, lo que podemos llamar que se hizo una “apreciación fiscal”. Esto anula los efectos positivos de los aranceles, como ser: “Protección arancelaria, ingresos fiscales y mejorar la competitividad de los productos salvadoreños” en el mercado nacional. Nuestros aranceles son los más bajos de Centroamérica, Costa Rica recibe más de $1.000 millones al año, es el 15 % de ingresos arancelarios con relación a las importaciones, El Salvador  recibe el 4 %. Los aranceles son un impuesto productivo. Esto sí se debería usar para tener más ingresos al fisco.
  • Se liberaliza unilateralmente el comercio, de productos sucedáneos de los productos nacionales de la agroindustria que son sensitivos, como ejemplo clásico tenemos: La agroindustria de las fibras burdas (henequén) que fue destruida a voluntad del Gobierno del expresidente Saca. El Ministerio de Economía, ilegítimamente violentando el Decreto Legislativo No. 591 que imponía un impuesto del 80% del valor de mercado del saco de henequén que era de $1.55 usado por los importadores de fertilizante, emitió un ilegítimo Decreto Ejecutivo en que establecía el falso precio de referencia del saco de henequén en $0.10 (diez centavos de dólar por saco) para pagar el impuesto de $0.08 centavos, por cada saco de polipropileno, usados para envasar fertilizante. El impuesto legal era de $1.24 por saco de polipropileno. El fisco dejó de percibir del año 2006 al 2008 $5 millones, debido al Decreto Ejecutivo. Además se ha perjudicado y afectado a más de mil henequeneros de Morazán. La  Asociación de Productores y Procesadores de Henequén de El Salvador “Hensalva” ha informado al Ministerio de Hacienda, Fiscalía y Ministerio de Economía para que hagan lo pertinente.
  • Se estableció en el año 95 un tipo de cambio nominal, sobrevalorado 8.75 y se mantuvo hasta el 2000 con una distorsión cambiaria del 70% aproximadamente, de acuerdo a la Paridad del Poder Adquisitivo. Esto tuvo los efectos negativos de: No competitividad, subsidio al sector importador y castigo al exportador, el que se descapitalizó entre el año 1994 – 2000 en ¢33,000,000,000. (Treinta y tres mil millones de colones).

Al convertir  la economía colones  a la  economía dolarizada se mantuvo las distorsiones de la economía. Con su consecuencia negativa: No competitividad, desequilibrio de los precios relativos de la economía salvadoreña, continuidad de la descapitalización de los sectores productivos de la economía real salvadoreña (exportaciones, industria, la agricultura y agroindustria).

publicidad

La agroindustria de la azúcar es de las pocas que se mantiene subsidiada y protegida de las distorsiones de los mercados internacionales.

  • Las leyes, reglamentos y la aplicación de políticas macroeconómicas, que es diferente a los principios económicos, fueron inconscientemente aceptadas por una mayoría de la sociedad civil, pero conscientemente las gremiales del sector productivo todas estaban  dogmatizadas y por lo tanto de acuerdo, y apoyándolas.
  • Se privatizaron los activos nacionales, que eran monopolios naturales que no tienen competencia, los que se convirtieron en  unos monopolios privados, cuyo único fin es el lucro. Los monopolios privados están prohibidos por la Constitución.
  • La internacionalización de los activos privados eran estratégicos y sensitivos socialmente (bancos, cemento, electricidad, telecomunicaciones).
  • Con la dolarización cedimos voluntariamente e irresponsablemente el uso de política monetaria y cambiaria, las que son necesarias en el manejo de la macroeconomía, o sea, de las políticas económicas.

La política monetaria y cambiaria se convirtió en que la moneda nacional “COLÓN” se cambió por una extranjera, el mal llamado Dólar Salvadoreño, emitido y manejado por EE.UU. a su conveniencia, no a la nuestra, y que se encuentra devaluado para el mercado interno y apreciado para el mercado externo.  Significa que tenemos una economía recesiva, endémica y sistémica.

Lo grave de todo esto es que la mayoría de las medidas tomadas son irreversibles o muy difíciles de hacer.

Se debería estar haciendo un diagnóstico de la crisis económica y preparar uno o varios estudios de cómo parar esta crisis con el menor daño posible.

 



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.