Editorial & Opinion

Jueces y testigos sin rostro

domingo 22, febrero 2015 - 5:41 pm

Para distraernos un poco del agotador tema electoral, que ya tiene cansados a los salvadoreños, enfocaremos en esta oportunidad el tema de la nueva ley anti extorsiones que prometió presentar el gobierno a la mayor brevedad, pero que se ha encontrado con obstáculos que podrían echar por tierra el proyecto, asi como las buenas intenciones del Gobierno de frenar esta espiral de violencia que  a ratos pareciera desbordarse a lo incontrolable.

La Fiscalía General de la República, ha sido una institución que ha expuesto sus serias observaciones al proyecto de ley, por cuanto considera imposible tramitar una denuncia si no existe un denunciante, lo cual era uno de los puntos fuertes de la ley, ya que existe el temor de que a cualquier denunciante se le exponga a cualquier cosa desde el momento que se conoce su identidad, ya que la PNC ha demostrado estar contaminada e infiltrada por las pandillas. Hace algunos años, cuando en Sudamérica se combatía a la guerrilla y el narcotráfico, se crearon los llamados jueces SIN ROSTRO, que ocultaban la identidad de dichos juzgadores, para garantizarlos en su vida, y la de sus familias, impidiéndole a la delincuencia que juzgaban, la ubicación e identificación de tales funcionarios.

Personalmente desconozco cuales fueron las circunstancias y la base legal para dictar las normas que regularon esa institución, pero sí que fue efectiva, porque se lograron los objetivos. En el grado de degeneración en que se encuentra nuestra justicia, incluyendo la parte administrativa (PNC) como la judicial (Organo Judicial) considero que perfectamente podría solicitarse asistencia a el o los países que impusieron la modalidad de los jueces sin rostro, y que salieron exitosos.

publicidad

La medida propuesta tiene carácter de URGENTE, debido a que lo que ocurre a diario en nuestro país, se está desbordando, al grado de que ya existen peticiones de que se actúe en forma de hecho contra la delincuencia, ( tipo escuadrones de la muerte ) o que se pida la implementación de la pena de muerte como medida final, pero que no garantiza resultados positivos. Lo que El Salvador necesita por ahora y con urgencia es detener esta ola delincuencial que nos agobia. Las extorsiones es apenas una de las plagas que abaten a los salvadoreños.

Los asaltos en los buses, las masacres de personas, la intimidación para que se desocupen las viviendas, en el campo y en la ciudad, y el temor general de que en cualquier lugar del país se tenga esa impresión de inseguridad que no nos deja de pensar si regresaremos o no a nuestro hogar, también son temas que se deben solventar por las autoridades. Dentro de las promesas electorales encontramos la promesa de combatir la delincuencia en todas sus formas, por todos los aspirantes al cargo que va a elección.


La pregunta es ¿Cómo se va a lograr esto? La Iglesia Católica por fin tuvo el valor de corregir la plana a su obispo simpatizante de las maras. Una cosa es predicar y convertir, y otra, muy diferente es hacer alianzas o promover acuerdos o treguas con delincuentes que no tienen calidad alguna para formalizar compromisos. Lo mismo ocurrirá con otras iglesias que mantienen su organización en el territorio nacional.

Bienvenidos en la prédica y en la conversión de los alejados, pero cuidado con someterse a compromisos que solo sirven de pantalla para afincar mas territorios o mantener sometido a zonas donde se ejerce poder. Recordemos que el estado es solo uno, como una es la ley. Quien desea aplicar sus propias leyes a sus propios territorios, se coloca fuera del espíritu con el que se ha formado ese “contrato social” por medio del cual el hombre logra convivir con los demás hombres en una sociedad organizada  que conocemos como estado.

Los jueces y testigos sin rostro podría ser una institución nueva que podría funcionar. Solicitar información a los países amigos que utilizaron el sistema  y que les dio resultado no ha de ser cosa de otro mundo.

Nuestras autoridades no pueden descartar cualquier opción que favorezca a la sociedad. Si el proyecto de ley contra las extorsiones no prosperó, nada impide que se busque nuevas alternativas de solución.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.