Cerrar [X]

Buenos Días

La angustia de los campesinos por la sequía

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 23, julio 2018 - 12:00 am

La preocupación por la sequía es enorme en el campo. Los agricultores que estaban esperanzados en las lluvias para sus milpas o para sus cultivos de frutas, están angustiados. Viven de eso y no ven solución en el horizonte.

Hace unos días visité la zona rural e hice un comentario sobre lo nublado que se veía el cielo, mientras me paraba a la orilla de la carretera a comprar una sandía.

El campesino con el que hablaba me respondió: “¿Y hoy de qué sirve cuando ya se perdió la milpa?”. Luego me contó que había perdido las dos manzanas de maíz que había sembrado en una tierra alquilada, él y su vecino también había sembrado maíz, melones y sandías. Casi todo se perdió.

publicidad

Me enseñó unas sandías y unos melones que logró cosechar, se miraban más pálidos de lo usual. Buscaba cómo conseguir unos centavos  con las frutas que logró sacar: “No sabemos qué vamos a hacer. Solo deudas nos quedaron”, me dijo angustiado.

Esa es la situación de nuestros campesinos ante la sequía que se sufre en casi todo el país. Las milpas se ven secas, amarillentas, sin mazorcas. A estas alturas, en el campo se estuviera haciendo atoladas o comiendo mazorcas de maíz cocido o asado. Pero el ardiente sol y el calor muestran un panorama seco como que estuviéramos en pleno verano. En los ríos escasea agua y no se ve nada esperanzador.


La sequía es algo más que pronósticos del clima y manejo de estadísticas oficiales o quejas de las gremiales, es una realidad dura que vive la gente en el campo y también muchos agricultores que han puesto su trabajo y su dinero con la esperanza de hacer producir la tierra y con ello, obtener ingresos. No está sucediendo y el rostro sudoroso y quemado por el sol del hombre que me vendía la sandía y su voz angustiada sobre su futuro inmediato son para preocupar a todo un país.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.