Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La Asamblea y la alcaldía deben limpiar su prestigio

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 21, mayo 2018 - 12:00 am

El cambio de integrantes de la Asamblea Legislativa y de las municipalidades, en ocasión de las elecciones del 4 de marzo pasado, ha dejado en el tapete de las dudas, muchos aspectos de las actividades que en dichas entidades ocurren a diario en nuestro país: los actos de corrupción. Es deplorable y sumamente triste comprobar que en nuestro país se suceden día tras día, año tras año, situaciones incorrectas con los dineros del pueblo, que los funcionarios gastan en forma caprichosa en asuntos que nada tienen que ver con las funciones públicas que deben atender al frente de sus obligaciones.

En la semana que recién termino, un juez de lo penal se ha visto en la necesidad de enviar a un expresidente y varios de sus ministros, a juicio, para que se determine si hubo o no, manejos delictuosos en fondos nacionales por casi trescientos millones de dólares. Para la justicia salvadoreña, enviar el caso a juicio no significa culpabilidad porque ya se haya probado delitos sobre malos manejos sobre tal cantidad de dinero, pero si significa que hay dudas razonables sobre sobre dichos manejos que ameritan investigación de fondo, y se le da oportunidad a las partes para que prueben sus extremos con argumentos sólidos en uno u otro sentido, para que finalmente, se pronuncie un fallo al respecto.

De la misma manera, las expresiones que han surgido dentro de la Asamblea Legislativa y algunas municipalidades, especialmente la de San Salvador, en las cuales se habla de plazas fantasmas, déficit y superávit, donaciones de muebles y vehículos que se deben, nombramientos de parientes y amigos de funcionarios que solamente llegan a cobrar, pero no trabajan, amerita una investigación seria, con grado de auditoría, a manera de establecer el destino real de los dineros que aportan quienes pagan los impuestos y el uso que a estos recursos se le da.

publicidad

Ya hemos hecho ver en otras publicaciones, que nos parece que la dirección de la Asamblea Legislativa se vea integrada por personajes que –para decirlo más suavemente– no se han destacado por su conducta sobresaliente en cuanto a la honradez y que a muchos ciudadanos les parece curioso que los escogidos para tales cargos, hayan sido cuestionados por sus actuaciones públicas no muy decorosas. Pues en atención a lo que estamos comentando, queremos insistir en la necesidad de aclarar estos temas de importancia sobre los manejos de los dineros públicos que si bien es cierto ya son del Estado y no de quienes tributamos, tampoco concedemos cheques en blanco a quienes los administran para que lo gasten en lujos y actividades que beneficien a particulares y parientes de funcionarios públicos.

En el presente, se ha desarrollado una guerra de propaganda en las comunicaciones, que se hace difícil esclarecer la realidad sobre determinados hechos. Acusaciones van y acusaciones vienen, y nadie se responsabiliza de la veracidad de las mismas. Y entonces la sociedad actual se ha visto invadida de “trolles”, término moderno surgido de la nueva ciencia de la computación para identificar esas “informaciones” que se conocen por medio de internet, y que hasta el momento se empiezan a resolver por medio de juicios, donde malos juzgadores, carecen de toda la capacidad para resolver los diferentes casos.


Así las cosas, existe la dificultad de demostrar la verdad de una situación, y las situaciones irregulares se multiplican y en muchas ocasiones se resuelven en la impunidad. De ahí que políticos corruptos se aprovechen de tales circunstancias, y obtengan cada vez mas favores del erario público, con pocas probabilidades de responder por su mal proceder. De ahí que mucha gente conozca muchas formas de cometer fraude y enriquecimiento ilícito, pero no proceda a denunciarlo ni mucho menos probarlo en juicio. Los medios de comunicación son por ahora un poder público enorme que antes no existía y que quien lo domine lo aprovechará a su favor.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.