Cerrar [X]

Blog

jueves 14, mayo 2015 | 2:39 pm

Hace poco tuve la oportunidad de poder asistir con un grupo de mujeres ejecutivas y empresarias a un entrenamiento en inteligencia emocional y Neurocomunicación para la influencia estratégica de hoy en día en las empresas.

 

Las emociones  siempre están presentes en nosotros y es ahí donde nos comunicamos pero no verbalmente sino mas bien corporalmente, cuando las emociones nos invaden debemos tomar conciencia de ello  y aplicar la función en la se manifiesta ya sea adaptiva, social o motivacional, porque ello me puede acercar o alejar de lo que me hace mal.  Debo pensar, debo sentir y debo actuar es la inteligencia emocional de cómo el cerebro crea la realidad y mi realidad ya que la vida genera diferentes impactos.

 

Los seres humanos vivimos en mundos interpretativos y somos parte de varios sistemas que con los cuales  nos conectamos en diferentes emociones que conlleva a la acción que forma al ser. Cuando logramos controlar las emociones existe en mi el autocontrol hago una reprogramación y vuelvo a configurar mis propios elementos son los circuitos neurológicos que se activan mediante estímulos.  El manager de hoy en día en las empresas y organizaciones  debe de tener y poseer la habilidad del equilibrio emocional, desarrollar la percepción mediante la comunicación activa, el poder hablar con uno mismo, el poder hablar con alguien de confianza o el poder hablar con un coach que se encarga de acompañarte en el logro de tus objetivos mediante el método del coaching.

 

Reconoce que es lo que sientes y eso nos hacemos la pregunta ¿qué nos pasa? Las emociones son el indicador de lo que nos está pasando, puedo traer emociones a mí o alejarlas de mí tomando conciencia de lo que me afecta y de lo que no me afecta.  Piensa un segundo en tu Ancla Emocional lo que me recuerda a cambiar mi forma de pensar ya que me genera y me trae una emoción positiva,  palabras de fe, alguna frase que te recuerda a algo o alguien, etc. Pero lo más importante en este punto es la de ¡Contagia de Emociones Positivas a tu Alrededor!

 

¡La magia es Inteligencia Emocional!