Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La corrupción no tiene patria

Jaime Ramírez Ortega/Consultor legal y de negocios

sábado 3, diciembre 2016 - 12:00 am

OPINION

La corrupción es la desgracia más grande que puede tener una nación, solo comparada con un terremoto o una catástrofe, dado que sus efectos son devastadores, porque destruyen todo lo que está a su paso. No obstante, existen grandes diferencias entre la corrupción y los eventos naturales. La primera es provocada de forma deliberada, planeada, estudiada, con alevosía y premeditación, cuyo único fin es buscar el enriquecimiento de forma ilícita de aquel funcionario o empleado público que por accidente o por amiguismo llegó al poder. En cambio los eventos naturales no son planeados ni deliberados, tampoco lleva en sus entrañas la alevosía de hacer daño a la humanidad, dado que su incursión responde a los cambios de estaciones controladas por la mano poderosa de Dios. Sin embargo, no se puede ignorar que muchos de los eventos naturales son producto de los cambios climáticos y del efecto invernadero, donde el hombre ha jugado un rol fundamental para destruir la naturaleza, debido a los abusos de los recursos naturales y por la producción de pesticidas, químicos, restos fósiles, entre otros productos que dañan gravemente la capa de ozono.

Entonces, vemos que aun en los eventos naturales el hombre mete su mano para manipular los recursos a su arbitrio, jugando a ser Dios; igual sucede con toda aquella persona que arriba a cargos de poder público en El Salvador: mete su mano en los bienes estatales creyendo que ese dinero le pertenece y, por lo tanto, maneja los fondos públicos como si hubiera un yacimiento de petróleo o una mina, donde fluye la riqueza como si se tratase de un río.

En consecuencia, no se puede decir que el dinero público lo manejan algunos funcionarios, como si fueran fondos propios, porque si fuese así lo cuidaran y lo hicieran multiplicar para beneficio del pueblo, y las condiciones de vida de cada salvadoreño distaran mucho de lo que ahora vemos en términos de pobreza y miseria, ya que es incompresible que, habiendo tantas necesidades por suplir en el país, existan diputados que inventan viajes, como el realizado a  España, con viáticos exorbitantes, y luego fue comprobado que la tal invitación no existía, como tampoco  tenía existencia legal la asociación que invitó al viajero.

publicidad

Pese a la comprobación de la mentira, el tal diputado no devolvió el dinero público; pero éste es solo uno de los miles de casos de corrupción que ha habido en nuestro país a lo largo de la historia y, por lo tanto, nada nos sorprende.

También se dio el caso de un expresidente que entró al poder con finanzas laxas. No obstante, salió hasta con un banco privado a su nombre, es decir, que lo que ha privado es la animalada, el trinquete, la ventaja para volverse millonarios, al desfalcar los bienes públicos sin importarles las múltiples necesidades que sufren miles de familias salvadoreñas carentes de servicios básicos.


Creo que, con funcionarios públicos así, no necesitamos enemigos, y no hay ninguna diferencia entre las pandillas y algunos corruptos que gobiernan desde diferentes esferas del Estado, ya que ambos conocen el camino de la extorsión, como el caso de aquel exfiscal que está siendo procesado por una variedad de delitos; pero lo más sorprendente es la capacidad que tuvo para poner la Fiscalía al servicio de unos cuantos empresarios y políticos de poder, extorsionándoles con grabaciones de implicaciones de corrupción. Pero lo que no sabía, es que una manada de lobos más feroces andaba tras él, buscándole el talón de Aquiles.

Hasta que le encontraron la debilidad en el buen vivir, entre ese buen vivir le gustaban los objetos de lujo como las joyas, por ello lo envolvieron en la avaricia de los sobresueldos que le pagaba el Gobierno para asegurar su lealtad, pero entre corruptos la lealtad es un bien extinto, por ello solo se podía adquirir al estilo Padrino, es decir, que para que una cuña apriete debe ser del mismo árbol y por esa razón,  con alevosía y premeditación, lo mandaron a grabar recibiendo el dinerito de aquel personaje que recibió varios millones de dólares en concepto de contratos gubernamentales de parte de su amiguito que ahora anda huyendo de la justicia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.