Cerrar [X]

Buenos Días

La depuración judicial, el otro paso

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 11, abril 2016 - 12:00 am

alvaro-rojas1Hace por lo menos dos décadas que en El Salvador estamos hablando de “depuración judicial”. Sin duda en el país la inmensa mayoría son jueces probos, honestos, apegados a la ley y a la moral, pero también sabemos que hay cada excepción…

Buenos y malos ejemplos sobran. Conozco el caso de un juez decente, buen padre de familia, honrado y recto en sus actuaciones públicas y privadas. Pero también he conocido de vergonzosos casos de impartidores de justicia que cobran descaradamente por cada fallo, sin tomar en cuenta la culpabilidad o inocencia del acusado. Negocios son negocios para ellos.

Por mucho tiempo hasta tuvimos  jueces que se acuerparon para enfrentar a la Fiscalía cuando cuestionaba el comportamiento de alguno de sus colegas y lo que fue más dramático, hubo tiempos en que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia también los acuerparon y hasta se negaron a procesar sus antejuicios respectivos, pese  a la abrumadora evidencia que presentaba la Fiscalía.

publicidad

No solo están los que cobran, aquí hay jueces que ven un elefante entrar por su sala de audiencias, quebrar todos los muebles y lámparas, y todavía dicen que no hay suficiente evidencia en su contra, no se sabe si por complicidad o por miedo, pero sucede.  También abudan los garantistas, más preocupados por “los derechos” de los delincuentes que en las víctimas de sus actos criminales.  Esos también merecen ser depurados.

Mucho ha cambiado desde entonces. La Corte Suprema  de Justicia parece cada vez más comprometida en depurar y procesar a jueces que dan vergüenza y hasta donde sé, vienen más casos.


El Fiscal General abogó la semana pasada por acelerar la depuración y anunció que presentaría más casos. Esperamos que lo haga, porque la justicia necesita ser efectiva, limpia y transparente.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.