Cerrar [X]

Buenos Días

La educación ante desastres, la necesitamos

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

Miércoles 12, Octubre 2016 - 12:00 am

alvaro-rojas1El “terremoto” del lunes ocurrió a las 9:20 de la mañana y fue de 8 grados Richter -el más grande que registre nuestra historia- pero se observaron autoridades responder en sacar heridos hasta las 11 de la mañana.  Casi a las 4:30 de la tarde, aún sacaban “víctimas” del sismo.

Menos mal que todo fue eso, un simulacro, porque si no todos estuviéramos muertos. Pero de eso se trata. De aprender de los simulacros para evaluar la capacidad de respuesta no solo de las autoridades sino también de toda la ciudadanía ante una emergencia de esa dimensión.

Fue bueno ver imágenes de estudiantes en una evacuación o refugiándose bajo sus pupitres. Fue impresionante ver el rescate aéreo del grupo Usar, o el traslado de gente que vive en zonas costeras porque el “terremoto” también traía consigo un tsunami.

publicidad

Me impresionó que no todos participaban de la misma manera. En colonias de la capital y en muchos edificios privados, calles transitadas y centros comerciales, el simulacro no existió. T ampoco en las instalaciones de la UES, aunque se dijo que sí.

Pareciera que no tomamos conciencia como país de la amenaza de una desgracia sísmica, que es real y que en nuestra historia ha sido tristemente recurrente. Precisamente el lunes se conmemoraban los 30 años del horrible terremoto de San Salvador.


Hay que aplaudir a las autoridades de Protección Civil por este esfuerzo, pero como la evaluación demuestra, hay muchísimo por hacer y deberían hacerlos más frecuentemente. Desde el kínder, los niños deben aprender a vivir con esta amenaza sísmica, para actuar con sensatez en el momento que ocurra.

Muchas vidas se salvarán mientras estemos preparados a enfrentar estas desgracias latentes en nuestro país.  Que este sea el inicio de la educación ante desastres. La necesitamos.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.