Cerrar [X]

Buenos Días

La gente se siente abandonada en la isla Meanguera

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 19, septiembre 2017 - 12:00 am

En la isla Meanguera del Golfo, la diferencia entre la vida y la muerte puede valer 80 dólares. Eso es lo que cuesta un viaje en lancha a La Unión si se presenta una emergencia médica que no puede ser atendida por la Unidad de Salud de este pequeño municipio insular del Golfo de Fonseca.

La precariedad de nuestro sistema de salud y educación pública es de sobra conocido. Pero cuando uno está en el medio del Golfo de Fonseca, el asunto es peor. Una emergencia médica puede ser un parto, una cirugía o una fractura. No hay condiciones para atender a la gente.

Los funcionarios solo llegan en tiempos de campaña, así ha sido históricamente, según me contaron vecinos de la isla con los que tuve oportunidad de hablar el fin de semana pasado.

publicidad

“Los diputados aquí solo han venido a tomarse fotos y a poner una placa ahí”, me dijo un vecino, apuntando una placa dorada sobre un monumento que pudo haber costado tanto como una lancha que sirviera para atender emergencias.

En Meanguera del Golfo todavía no se ve la televisión salvadoreña y apenas sí se escucha alguna emisora nacional. Solo emisoras y televisoras hondureñas y nicaragüenses. Pero hace años se hizo una gran alharaca por la inaguración de una repetidora que no funciona.


“Ya ni me acuerdo cual fue el último presidente que vino, nos prometió un montón de cosas y nada…”, contaba otra señora. Yo no estaba haciendo entrevistas en la zona, pero la costumbre de hacer conversación, sacó las quejas de estos ciudadanos de ese rincón bello de El Salvador, que los sucesivos gobiernos descuidan.

Por lo pronto, la isla sigue siendo segura y sus pobladores gozan de la tranquilidad que escasea en gran parte del país, pero no necesariamente por la atención del Gobierno.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.