Cerrar [X]

Economía

La geotermia se estancó durante conflicto con Enel

martes 27, enero 2015 - 12:00 am

A juicio de Fusades, si el sector energético se estanca, el acuerdo habrá resultado negativo./DEM

A juicio de Fusades, si el sector energético se estanca, el acuerdo habrá resultado negativo./DEM

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) señaló ayer que la generación de energía geotérmica se estancó durante el conflicto entre el Estado y la empresa italiana Enel Green Power por el control accionario de LaGeo; y la solución encontrada al conflicto implicó la pérdida de más de $400 millones en inversión.

El tanque de pensamiento, como parte de su serie de publicaciones “Posición Institucional”, difundió ayer el documento “Consideraciones sobre el conflicto entre CEL y Enel: Sin confianza no hay inversión”. En el mismo concluye que “si bien se logró llegar a un acuerdo (refiriéndose a la compra de las acciones de Enel en LaGeo), éste dista de ser la mejor solución para el país, ya que no fue un acuerdo ganar-ganar”, e instó al país a recuperar la confianza del inversionista privado, nacional y extranjero.

publicidad

Fusades recordó que, ante los limitados recursos públicos, en 2001, el Estado buscó un socio estratégico que invirtiera en la geotermia nacional. La ganadora de la licitación fue Enel Green Power, división de la mayor energética de Italia Ente Nazionale per l’Energía eLettrica (Enel), dedicada a la generación con recursos renovables.

Entre 2004 y 2008, con Enel como socio estratégico, la generación de LaGeo creció 49.9%, indicó Fusades, pero luego, con el inicio de la batalla legal que se extendió por seis años, no hubo mayor crecimiento. Según los datos citados por Fusades, en 2008 la generación geotérmica alcanzó 1,421 gigavatios hora (Gwh), y a finales de 2014, cuando se logró el acuerdo para vender las acciones de Enel al Estado, la generación apenas había aumentado a 1,444.1 Gwh, es decir, 1.6%.


Se perdió inversión

Fusades señala que los seis años de litigio dejaron secuelas en el clima de negocios y la capacidad de presentarse como opción para la inversión extranjera. Además, el sector energético dejó de percibir $415 millones en inversión, de los que $127.4 millones corresponden al monto que el Estado no dejó que Enel invirtiera en LaGeo – para evitar que se quedara con la mayoría de las acciones de la empresa -; y los $287.6 millones que la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) pagó por las acciones de la italiana.

El litigio, advirtió, deterioró la confianza para invertir en el país. “El incumplimiento de un laudo arbitral en un país va en contra de la política de promoción de inversiones”, indicó, y añadió que “si un Estado es incapaz de cumplir sus propios compromisos contractuales y respetar las reglas del juego por medio de las cuales pretende atraer capitales extranjeros, menos tendrá la capacidad de velar porque otros lo hagan”.

Asimismo, Fusades consideró que “la politización del conflicto” entre el Gobierno salvadoreño y Enel dejó una huella negativa en la comunidad internacional, situación que le dificulta la posibilidad de invitar a un nuevo socio estratégico de clase mundial.

Además, señaló que el Estado tomó una serie de acciones paralelas al arbitraje (ver recuadro) que “afectó de forma negativa la imagen y el clima de negocios en El Salvador, y ahora, luego del Acuerdo Marco, el reto que queda es la necesidad de recuperar la confianza que poco a poco fuimos perdiendo en este conflicto”.

En ese sentido, Fusades instó al país a respetar la seguridad jurídica para todo tipo de inversionista, y consideró que, para lograr un desarrollo sostenible del sector energético, se requiere de una planificación estratégica de mediano plazo, una política energética definida, institucionalidad fuerte y transparente; y una regulación que invite y promueva la inversión de socios con experiencia internacional.

Indicó que será hasta dentro de unos años se sabrá si el acuerdo fue positivo o negativo. “Si resulta que, en ausencia de un socio estratégico de gran capacidad y experiencia técnica, y en ausencia de capital para invertir, el efecto es que el sector energético se ve estancado y los márgenes de ganancias siguen sin ser auditados por la Corte de Cuentas y demás instituciones de control de Estado, el resultado habrá sido negativo”, señaló.

Criticó acciones paralelas al litigio con Enel

Criminalización

Según Fusades, la política energética se “criminalizó” cuando el Estado trasladó la controversia al campo judicial, con acusaciones penales a los exfuncionarios involucrados en la firma del acuerdo de accionistas. Apunta que, aunque la FGR calificó de ilegal la transferencia de acciones de CEL a INE, en 2006, aún no hay una denuncia del ministerio público, por lo que falta aclarar si la transferencia cabe dentro de los supuestos contemplados en la Ley General de Electricidad y no transgrede la política energética de los 90.

Politización

Dice se instrumentalizó a las instituciones públicas para politizar el conflicto y esto minó más la relación con Enel. Como prueba señala la creación de la Comisión Especial en la Asamblea para investigar el contrato suscrito entre CEL y Enel. Además, las demandas de nulidad del contrato, ante la sala de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia alegando que fue una “privatización disfrazada” para enajenar los bienes del Estado sin autorización de la Asamblea.

Campaña

Fusades considera que el Estado inició una campaña mediática contra Enel, tergiversando el concepto de soberanía nacional, puesto que el señorío nunca estuvo en riesgo al tener a la italiana como socio estratégico, pues se le invitó como tal, no como concesionaria. Fusades señala que si bien Enel podía tener la mayoría accionaria de LaGeo, porque así condicionaba el acuerdo de accionistas, la italiana no podía volverse dueña del vapor salvadoreño ni tampoco CEL quedaba totalmente desprotegida.

36.2%

La italiana Enel Green Power poseía el 36.2% de las acciones de la geotérmica LaGeo.

$415 MILLONES

Según Fusades, por este litigio se perdieron $415 millones en inversión extranjera directa en el sector eléctrico.

informe

Análisis. Fusades publicó ayer su postura sobre el litigio, concluido en 2014, que enfrentó al Estado salvadoreño y a la italiana Enel Green Power, quienes se disputaron el control accionario de LaGeo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.