Cerrar [X]

Buenos Días

La gran deuda del país: las víctimas sin protección

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 29, marzo 2017 - 12:00 am

La Procuradora de Derechos Humanos denunció el lunes el asesinato de Jackeline Liseth Cortez Aguirre, la mujer que cuidaba a la niña de dos meses que había desaparecido tras el asesinato de su madre y una tía de siete años. La procuradora Caballero hablaba de un tema que es una enorme deuda histórica en el país: la protección de las víctimas de la violencia.

Tanto la Policía como la Fiscalía se enfocaron en rescatar a la bebé, sin duda una prioridad, dadas las terribles circunstancias que rodearon el asesinato de su madre; pero es obvio que la mujer que la cuidaba había caído en una situación de riesgo inminente y además, era sospechosa de al menos la retención ilícita de una menor.

La mujer fue asesinada horas después de su exposición pública y luego ha surgido un debate si la Policía tuvo o no responsabilidad en este asunto, algo que se puede analizar ampliamente pero hay que enfocarse más allá de este caso emblemático. Lo cierto es que el tema se repite constantemente en El Salvador con dolorosa frecuencia.

publicidad

¿Cuántas veces no hemos sabido de testigos asesinados, de mujeres, hombres, ancianos  y niños martirizados por haber visto un crimen, aunque no hayan hablado con las autoridades? Incluso hemos visto testigos bajo protección asesinados porque los abogados de los victimarios revelaron su nombre o porque ha habido filtraciones de las mismas autoridades. Yo podría asegurar que casi semanalmente sucede esto.

El Estado salvadoreño tiene una enorme deuda histórica en cuanto a la violencia contra las víctimas. No hay un sistema eficiente de protección de testigos y dado lo pequeño del territorio salvadoreño, debería buscarse algún tipo de acuerdos, quizás con países amigos, para poder brindar seguridad a personas afectadas por la criminalidad de las pandillas. Eso podría ser una solución.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.