Cerrar [X]

Buenos Días

La interminable vulnerabilidad de El Salvador

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 15, enero 2018 - 12:00 am

El sábado se conmemoraron 17 años del terremoto de 2001 y recordamos la tragedia de la colonia Las Colinas de Santa Tecla, símbolo de esa catástrofe que aún hoy nos amenaza.

Como también publicamos el sábado, la cordillera del Bálsamo sigue teniendo un enorme grado de riesgo, el nivel de vulnerabilidad de las montañas que rodean Santa Tecla siguen siendo un recordatorio que puede volver a suceder otra tragedia. El Salvador está situado en ese cinturón de fuego del Pacífico que tanto hace mover esta zona del mundo. Nos va a volver a suceder. No sabemos cuándo, pero sucederá y por eso hay que acentuar las medidas de prevención, de la educación ante los desastres y de las obras permanentes de mitigación.

Hasta el 13 de enero de 2001, yo nunca había vivido un terremoto, por azares del destino, nunca había pasado por esa experiencia, hasta ese día. Comprendí entonces la fragilidad de nuestras vidas, el afán inmenso de proteger a quienes queremos en un momento como ese y también aprendí a pensar que puede volver a suceder en cualquier momento y que es necesario tomar precauciones mínimas ante esa realidad latente.

publicidad

En aquellos días recuerdo que hasta los más valientes tenían miedo. Era muy difícil encontrar serenidad porque nos tembló horrible por más de seis meses, incluyendo otro terremoto exactamente un mes después y que dejó otra gran cantidad de muertos y daños materiales en la zona paracentral. No estábamos preparados entonces ni para medir la magnitud del terremoto, algo que gracias a Dios al menos ha mejorado un poco en el país.

Vaya mi pensamiento para aquellos que fallecieron aquel día  y sus familiares que aún recuerdan con dolor cómo la naturaleza les arrancó a sus seres queridos. Ojalá hayamos aprendido algo de estas catástrofes.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.