Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La isla conejo

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 14, mayo 2018 - 12:00 am

Hemos leído con gran interés declaraciones de altos funcionarios del estado, sobre la famosa isla Conejo, que según muchos, pertenece geográficamente a El Salvador, aunque se encuentra a pocos metros del territorio continental de la república de Honduras, y según funcionarios de aquella nación, la sentencia de La Haya que resolvió el problema limítrofe originado en ocasión de la llamada guerra del fútbol, o de las cien horas, dicho territorio se adjudicó a nuestra vecina nación.

Lo cierto es que en la actualidad la referida isla está ocupada por tropas del ejército hondureño, y es aquella nación la que ejerce soberanía sobre tan famoso territorio. Frente a tal situación nos ha llamado la atención las declaraciones –por un lado- del Ministro de Defensa de El Salvador, que afirma que en un par de horas se podría desalojar a las fuerzas hondureñas ocupantes del mencionado territorio, pero ello implicaría provocar nuevamente otra inútil guerra entre los pueblos hermanos, lo que ciertamente aparentaría ser una nueva guerra sin sentido, con costos inútiles en bienes y personas, que a la larga representarían costos inútiles sin sentido, ya que la isla no representa beneficios materiales para ninguno de los dos países, aunque sí, lesionan el honor y la soberanía del territorio nacional el cual según nuestras leyes, es irreductible.

Por otro lado, el Fiscal General de la República, en un sentido mucho mas pragmático ha dicho que la isla Conejo, aparte de significar el honor y la dignidad de nuestra patria, no deja de ser un problema teórico, porque dentro de nuestro país, tenemos territorios en donde el Estado ha perdido el control de ejercer su capacidad de gobernar, y que afectan con mayor efecto a la población que habita en dichos espacios, y son territorios donde las pandillas controlan a quienes allí habitan, y los someten a sus propias reglas y condiciones de vida.

publicidad

El planteamiento que mantienen los funcionarios no deja de ser válido, porque los dos puntos de vista son legítimos, e importantes. El problema que surge es de valores: ¿Valdrá la pena que El Salvador inicie una nueva guerra por un territorio relativamente inutilizado, a cambio de recuperar un territorio que sí afecta la vida de muchos ciudadanos en su diario vivir? Lo que sí es necesario es que El Salvador inicie un reclamo por canales diplomáticos (si es que aún no lo ha hecho) ante los tribunales internacionales competentes reclamando la isla, y paralelamente proceda a recuperar los territorios ganados por las pandillas en el interior del país y devolver la paz interna que se ha perdido con sus crueles y tristes efectos.

La realidad de este tema de la isla Conejo mis estimados lectores, no deja de ser una débil cortina de humo que se lanza a escaso un año de finalizar un quinquenio de Gobierno y después de obtener una evaluación negativa electoral, que ha reprobado una gestión ejecutiva cuyos resultados han dejado más sinsabores que beneficios en los gobernados.


¿En qué beneficia a los salvadoreños saber que la isla Conejo se puede recuperar en dos horas, si de hecho no es una posibilidad real? La población ha evaluado los casi diez años de gobierno de quienes ofrecieron un cambio para mejorar la vida de los ciudadanos, pero la realidad ha sido deficitaria en cuanto a los resultados, excepción hecha de muchos de los dirigentes políticos, quienes parecen haber asegurado su futuro económico, pero a la par haber entrado en pánico político y se aprestan a salir del embrollo en que han entrado, de alguna forma satisfactoria a sus propios intereses, recurriendo a temas llamativos pero de poca actualidad como es el de la isla Conejo.

Los casos en que altos funcionarios del pasado se encuentran actualmente bajo investigación de sus bienes, no deja de ser un tema que preocupa a quienes no han actuado con lealtad a su pueblo, y ahora ya ven complicado el futuro ante una posibilidad de que la cosa no continué como se esperaba. El crimen, las pandillas o el narcotráfico, nos importan más que la isla Conejo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.