Cerrar [X]

Política

“La línea va por la creación de una nueva oferta política”

Yolanda Magaña

miércoles 6, septiembre 2017 - 12:01 am

El diputado Johnny Wright está decidido a que es necesario crear una nueva oferta política. Sostiene que hay un “centro” no atendido, que no es derecha ni izquierda, y cree que la actual dirigencia de su partido, Alianza Republicana Nacionalista (Arena) no provocará los cambios necesarios.

Wright tilda de “sumamente hipócrita” la élite asociada al partido ARENA que se opone rotundamente al aborto, manifestando que él está a favor de las cuatro causales que solicita el FMLN.

Aunque la gota que derramó el vaso fue el “claro de mensaje” de irrespetar las listas de los candidatos en las elecciones internas, cree que la elección de la Corte de Cuentas no es una diferencia únicamente de estilo.

publicidad

No duda en que los partidos políticos se repartieron la Corte de Cuentas en la sesión plenaria del 28 de agosto y cree que el miedo y la conveniencia no lograron convencer a toda ARENA de renunciar a dicho reparto. Por eso, no duda en decir: “La prioridad de ARENA responde únicamente a resultados electorales”.

¿Qué hará el 1 de mayo de 2018 después de haber renunciado a su candidatura en ARENA?


El 1 de mayo de 2018 me gustaría hacer un anuncio importante de hacia dónde vamos, tendrá que ser hasta esa fecha porque aún queda un compromiso por terminar que es mi legislatura actual por la cual fui electo como diputado de ARENA. Pero en estos días además de enfocarnos en trabajo legislativo, que es mi responsabilidad, hemos estado realizando foros ciudadanos, no eventos partidarios, sino espacios democráticos en donde tenemos una conversación con jóvenes. En los dos últimos casos ha sido con jóvenes universitarios, el primer conversatorio fue posterior a la renuncia (en Fepade), llegó una audiencia sumamente diversa. Y cada quien opinó, había gente que decía que hay que crear un nuevo partido, había gente que opina que hay que quedarse en ARENA dando la lucha adentro, etcétera. Paralelamente al trabajo legislativa queremos acercarnos a la ciudadanía, creemos que es tiempo de algo diferente, creemos que es tiempo de hacer valer la opinión ciudadana, el sentir ciudadano. Aunque concretamente mi futuro como funcionario público es incierto, verdad, en algún momento debo reconocer que consideré la posibilidad de una candidatura independiente, pero viendo también el panorama jurídico y las implicaciones alrededor de eso, es una posibilidad sumamente poco probable. Por tanto, creo que la apuesta no solo es a corto plazo, qué va hacer Johnny Wright el 1 de mayo del 2018, sino qué vamos a hacer, porque sí debe ser un esfuerzo ciudadano, sobre todo con proyección a mediano y largo plazo, y yo creo que va por la línea de la creación de una oferta política.

 

¿Un nuevo partido político?

Podría ser, podría ser. Hoy por hoy, es demasiado prematuro, decirle, está el nombre de los estatutos, el color de la bandera, el logo, lo que sea, cómo nos vamos a llamar o no, porque considero que la creación de algo nuevo debe surgir desde abajo, desde la ciudadanía y ahorita lo que estamos haciendo es organizándonos, lo que estamos haciendo es rodeándonos de gente que está convencida de que la actual oferta política nos va a llevar a los mismos problemas de siempre, al mismo estancamiento de siempre, a la polarización indefinida y por eso consideramos que es tiempo, es nuestro tiempo, y cuando nos referimos a eso nos referimos al tiempo de la ciudadanía, a retomar el control y el poder de nuestra democracia.

 

¿Qué tan cercana ve su salida de ARENA?, porque la ha considerado, entonces…

Yo dejo de ser funcionario público de ARENA el 30 de abril de 2018 y yo creo que a partir de ese momento tendría la libertad de trabajar sobre la base de un proyecto político nuevo, antes no sería posible. Entonces, creo que a partir de ese momento. No obstante creo que es importante, obviamente lo que dura de esta legislatura y el arranque de una campaña electoral y las postulaciones para el 18 son una realidad que ya la tenemos aquí, ya está presente el periodo electoral. Y para mí es importante que este movimiento, esta corriente, que cada vez se fortalece, debe para esta elección a corto plazo influir. Yo creo mucho en la capacidad de algunos candidatos independientes que se han postulado como no partidarios, creo mucho en esos perfiles, no solo tienen las ideas correctas, tienen un deseo auténtico de ayudar y de servir. Por supuesto que en la política salvadoreña existe una gran cantidad de barreras de entrada, algunas las establecen los mismos partidos políticos, pero en gran parte como sociedad tenemos una idea de la política que es sucia, por ejemplo, alguien que por ejemplo viene del sector privado y se quiere incorporar al sector público, esa transición es sumamente difícil, porque para alguien que tiene una familia, un empleo estable y renuncia a ese empleo, hay un tiempo en que la persona está en limbo. Esas mismas barreras de entrada son de las que se han agarrado los partidos políticos para poder ofrecer posibilidades de participación política pero obviamente a cambio de algunas cosas.

 

Le preguntaba si había considerado salirse de ARENA.

Pero no mientras dure mientras dure mi diputación.

 

¿Por un impedimento más jurídico que auténtico?

Sí, sí, sí, aunque mi trabajo…

 

¿Usted cree que tiene diferencias importantes con ARENA?

Sí, bueno, sobre todo diría que mis diferencias, más con el partido, son con la dirigencia, con el liderazgo del partido, quienes están conduciendo o liderando y han apuntado hacia dónde quieren llevar el partido y no necesariamente, pues, no podría compartirle una estrategia muy en particular, porque desconozco temas como adelantar un proceso de selección presidencial, no he estado muy pendiente de eso. Yo tampoco nunca he tenido una participación activa con un cargo partidario, mi involucramiento ha sido como un servidor público de ARENA.

 

¿Haría campaña a favor de un candidato de ARENA?

Yo estaría dispuesto a apoyar un proyecto político, hay diferentes formas de hacerlo, pero sí, yo no cierro la puerta a apoyar a gente correcta, a gente que tiene las motivaciones correctas y que esté dispuesta a servir al país, por supuesto que estoy plenamente dispuesto.

 

¿Por qué votó contra la elección de la Corte de Cuentas?

Bueno, si alguien creo que se ha diferenciado por votar diferente en algunas elecciones de funcionarios de segundo grado he sido yo, arrancamos con la elección del fiscal general de la República en donde me abstuve, señalando varias debilidades e incongruencias del proceso de elección. No lo hice como un señalamiento al señor fiscal actual sino más bien como un proceso que no dejó claro. Se repite la historia con cada sucesiva elección de funcionarios de segundo grado, en algunas he de reconocer que he acompañado, reconociendo que el voto no cambiaba la realidad que iba a quedar quien iba a quedar y luego decidí insistir en cambiar el proceso.

En esta última elección de la Corte de Cuentas de la República, sí me llena de esperanza que he visto un avance, el grupo parlamentario de ARENA permitió que cada diputada asumiera responsabilidad individual por la decisión tomada, lastimosamente no pudimos llegar a un consenso para botar en bloque en contra de lo que yo diría podemos llamar con contundencia un reparto de cuotas, una negociación en donde las diferentes partes se sienten satisfechas con la participación o incidencia que podrán tener en una Corte de Cuentas de la República. Pero al final del día, aunque este pudiera haber sido un escenario más favorable que el que se presentaba en un inicio, que era el de la posibilidad de reelegir a magistrados señalados, yo creo que no deja de ser un avance importante, pero mantengo la inconformidad con el proceso y mantendré la insistencia en que hay que cambiarlo. Pero yo estoy convencidísimo que mientras no se cambie vamos a seguir con más de lo mismo. Y si vemos el actuar de la Sala de lo Constitucional en torno a elección de la Corte de Cuentas, la señora probabilidad nos dice que aquí puede haber una decisión que bote a uno de los magistrados que han sido electos por razones de que la Asamblea no hizo bien su trabajo.

 

¿Cómo se negoció la Corte de Cuentas esta vez?

Esa pregunta corresponde a los integrantes de la Comisión Política.

 

¿Pero usted conoce cómo se negoció?, ¿hubo reuniones de fracción?

Sí. El modus operandi tradicional es que cada partido presenta su lista de favoritos y luego se dan a conocer en el seno de la Comisión y luego se ven qué coincidencias hay. De hecho en el listado de ARENA dos de los magistrados electos estaban en la lista de ARENA, lo cual podría verse como un escenario favorable para ARENA porque sí hicimos un esfuerzo que las personas que estaban dentro del listado que se formuló con mucha anticipación y desde que se designa ese listado de favoritos salen informaciones adicionales. Lo que nos dimos cuenta es que muchos de los candidatos sí tenían señalamientos, cosas que se les podía cuestionar y al final es evidente que había un reparto, pues.

 

¿Dentro de la fracción no cuestionó que se estaba repartiendo un cargo a ARENA, un cargo a GANA y un cargo al FMLN?

Sí. De hecho, por eso voté en contra por los tres. Porque digamos que uno podría ser el favorito de ARENA, el que ARENA apoyaba, pero parte del acuerdo es: Si yo te apoyo el tuyo, tú me apoyás al mío. Entonces, por eso, el rechazo a todas las propuestas es no tanto un rechazo a cada quien sino un rechazo a que esto se trata de un reparto.

 

¿Por qué cree usted que no logró convencer a su propia fracción legislativa o no lo intentó?

Cómo no, sí, los intenté convencer y varios los intentamos convencer, no fui la única voz, a diferencia de otras ocasiones donde probablemente sí fui la única voz. Sí traté de convencerlos, en primer lugar, porque una elección que resulta de una mayoría simple, 43 votos, automáticamente te dice: ARENA podría quedarse fuera. De hecho, si lo que se venía venir era un reparto y ARENA ha logrado entender el clamor ciudadano, lo que está diciendo diferentes instituciones, organizaciones de sociedad civil, que ya no quieren más reparto, que ya no quieren más de lo mismo, pero también hay un lado político, verdad. Y muchos de los que tienen mayor experiencia política consideraban que era mejor un acuerdo, aunque no sea perfecto… A lo mejor me podrían acusar de idealista o purista o de pedir algo que era imposible. Entonces, la línea de argumentación era: o aceptás la realidad política y que los mecanismos son de reparto o tratamos de cambiar la cosa y nos vamos a la raíz del problema y reformamos los procesos y, por lo menos, logra desmarcarse, logra romper con ese esquema. Al final, no fuimos suficientes los que nos manifestamos o los que logramos convencer. Pero sí se hizo un esfuerzo por dialogar, debatir, pero predominó la corriente (que era) más favorable para el país un acuerdo político y que la naturaleza de la Asamblea Legislativa es la negociación y que solo el que está dentro puede estar esa dinámica.

 

¿Y qué cree usted que motivó a ARENA a acceder a esa negociación política?, ¿la conveniencia?

Por supuesto que hay conveniencia y siempre hay un factor de miedo, a que una institución como la Corte de Cuentas politizada, en las manos de adversarios políticos de una forma totalmente desbalanceada, podríamos incurrir como partido en persecuciones de auditorías, de hostigamiento, sobre todo en época electoral a los diferentes funcionarios, a diferentes alcaldías sobre todo, a lo largo y ancho del país, es preferible tener voz y voto dentro, que quedarse fuera. Entonces, sobre todo responde a un interés político partidario y no responde al interés ciudadano de la transparencia, de fortalecimiento institucional y de permitir que se elija dentro de la Corte de Cuentas de la República a los magistrados que van a investigar la corrupción venga de donde venga, que van a ser su trabajo como auditores independientes reales. Entonces, para muchos eso es un sueño, es pecar de ingenuo y que mientras no estemos ahí lo que nos toca es negociar, es aceptar esta realidad y aceptar un buen acuerdo, verdad.

 

¿Ese es el estilo es la principal diferencia que tiene con ARENA o hay alguna diferencia más importante?

No sé si el tema es estilo. Yo considero que los partidos deben ser instituciones políticas más allá del interés u objetivos puramente electorales. Y yo en mi tiempo como diputado de ARENA, he visto que el enfoque principal, que la prioridad de la discusión y del trabajo en ARENA responde únicamente a resultados electorales, verdad, no a el fomentar una cultura de transparencia al interior de la institución, no al fomentar un auténtico compromiso. Al final, lo que veo es poca definición, que a veces pesa más el interés electoral que hacer lo correcto.

Pero esa es la misma crítica con la que terminó ARENA en su derrota de 2009, que era solo una maquinaria electoral y no deja de ser eso…

Sí y le ha costado aprender las lecciones.

 

¿Lo sigue siendo?

Sí. De hecho, de repente se abre una ventanita de esperanza, cuando se elige una nueva dirigencia, elegida por la vía democrática, liderada por una persona proveniente de sociedad civil, sin mayor historial político, que las cosas se van a lograr hacer diferente. Y, en cuestión de poco tiempo, pesó más la tradición, pesó más hacer las cosas como siempre se han hecho, que realmente innovar, que realmente transformar la política del país.

¿Usted cree que su salida de ARENA es inminente?

¿Inminente en cuanto al tiempo o inminente en cuanto irreversible?

 

¿Irreversible?

ARENA, hoy por hoy… Yo veo cosas favorables dentro de ARENA que jamás pudieran darse dentro de un esquema como el FMLN, verdad. Yo esperaría que un partido como ARENA, que defiende la democracia y la libertad, permita que yo libremente pueda disentir, pueda dar iniciativa inclusive a leyes que ciudadanos me han pedido iniciativas que para algunos no van acorde a las posturas del partido. Y creo que… Creo que el ARENA de hoy, con el liderazgo de hoy, no va a cambiar, no va a cambiar las cosas.

 

¿Cuál fue el punto de quiebre?, ¿fue el aborto?

No, no, yo diría…

 

¿Cuál fue la gota que derramó el vaso?, el punto en donde usted dijo: este partido de plano que no cambia.

Bueno, yo, renunciar a la posibilidad de una candidatura en el 2018 con ARENA no fue decisión fácil, pero no fue una decisión que tampoco tiene una explicación simplista. Algunos creen que esto se trata de un berrinche porque no se reconoció que Gaby (Gabriela Trigueros, exaspirante a diputada suplente en fórmula con Wright) fuera mi suplente, a pesar de que seguimos todas las reglas que se habían establecido. Había colegas que hicieron campaña adelantada, que ponían en desventaja un candidato que no tiene la plataforma de un diputado o diputada, lo que las reglas intentaban buscar, un esquema en igualdad de condiciones para competir, pues, los dados estaban un poco más cargados hasta el stablishment, hacia lo ya previamente establecido y aquellos que tenían ventajas de facto.

Pero todo ese proceso que se decía ser democrático, toda esa apuesta por la renovación, el día que conocimos los listados de candidatos pues fue un claro mensaje, yo diría que fue la gotita que rebalsó el vaso en donde yo me dije: No, aquí me están tomando del pelo realmente y no solamente me están tomando el pelo a mí, sino que es el mensaje que están proyectando a la sociedad y, de hecho, me están utilizando a mí para vender ese mensaje. Por tanto, por cuestión de principio, no podía ser parte de eso y tanto Juan y yo estábamos en coincidencia con eso.

Yo creo que ese momento fue un momento crucial. Ahora, en torno a la propuesta de reforma al Código Penal con la despenalización del aborto en dos causales, creo que la reacción podría haberse esperado, verdad, pero no quiere decir que dentro de ARENA no haya personas que compartan la propuesta o que por lo menos tienen la capacidad de reconocer que hay un esquema injusto sobre todo que impacta y afecta a las mujeres vulnerables, más pobres de nuestro país, que no están del todo de acuerdo en que el aborto necesariamente significa asesinato y que las mujeres que han tenido que abortar, que no deja de ser un país libre de aborto. Por tanto, hay personas que reconocen que la legislación vigente a lo mejor no es la más práctica, no solo la más práctica, sino la más correcta, la más justa, la que mayor se adecua a los estándares internacionales. Estamos dentro del 3 % de países del mundo, porque un 97 % de países del mundo tienen legislación dentro de un marco de excepciones. Yo creo que es cuestión de tiempo pero sí es un tema prioritario para El Salvador.

No me queda claro si ha decidido o no salirse de ARENA, en el futuro. Entiendo que hay un obstáculo jurídico para declararse independiente.

Los partidos políticos a mi juicio son grandes barreras para la participación ciudadana, los partidos que hoy existen son partidos realmente exclusivos. No sos bien visto en el partido si no cumplís con todos los requisitos de demostrar que sos tricolor; si no cantás el himno con el puño en la mano, se duda de qué tan arenero sos, verdad; si podrías considerar la marcha hay que adecuarse, se podría cuestionar la lealtad al partido; si sos crítico del partido, si señalás lo que anda mal, también sos mal visto. Que si hubiésemos tenido un partido que durante el gobierno del presidente Saca, que ha sido el presidente yo diría más corrupto de la historia de El Salvador, ¿qué hubiese pasado si dentro de ARENA hubiese habido gente valiente que denunciara?, pero haberlo hecho en ese momento implicaba hacerle el favor al FMLN. Entonces, eso es precisamente lo que tenemos que cambiar porque, si no lo cambiamos, podríamos repetir la historia, entonces, yo creo que la oferta política actual, de hecho, los partidos políticos tienen secuestrado al pueblo y hay que darle vuelta a la tortilla y, para darle vuelta a la tortilla, estoy completamente convencido de que hay que crear algo nuevo, pero yo no quisiera hablar de mi salida en ARENA mientras estoy en ARENA, me parece difícil plantearme eso porque tengo que terminar mi compromiso.

 

¿Se arrepiente de haber integrado ARENA?

No, no me arrepiento de nada hasta el momento. Yo creo que podrán haber momentos difíciles siempre hay algún aprendizaje importante. Cuando hay ataques o insultos, por lo menos uno puede reconocer qué no quiere ser uno.

 

¿Qué nivel de apoyo siente usted dentro de la fracción de ARENA?

Nunca me he sentido amenazado dentro de mi fracción, nunca un colega me ha faltado el respeto de alguna forma que yo me sienta ofendido, por lo menos a mí directamente, a mi cara, a mis espaldas, esa es otra historia. Pero yo considero que dentro de la misma fracción no ha habido bonche, mayor conflicto.

 

¿Nulo apoyo?

Depende del tema. Considero que hay personas que se han sumado, por ejemplo, al tema de funcionarios de segundo grado, que hace casi dos años me sentía bastante solo, pues debo decirle que me he sentido más acuerpado en el tema y hay más personas que han mostrado interés. En otros temas, cosas que se han incorporado, yo he visto un poco de avance y evolución.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Johnny Wright dice que sus principios no son compatibles con Nayib Bukele

El diputado Johnny Wright, del partido ARENA, aseguró esta noche que el equipo del alcalde Nayib …

MÁS INFORMACIÓN
Así responde ARENA a Johnny Wright

Dirigentes de ARENA reaccionan a declaraciones de Johnny Wright Sol, quien criticó a la dirigencia ...

MÁS INFORMACIÓN
La postura de un diputado de ARENA ante el aborto

El diputado Johnny Wright cree que hay una postura sumamente hipócrita de la élite económica, que …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.