Cerrar [X]

Nacionales

La mortandad de peces en el río Lempa enciende alarmas en Centroamérica

AFP

lunes 22, enero 2018 - 11:06 am

“Aquí nos vino la pura desgracia, nos quedamos sin peces”, dice con angustia José Alfonso Polanco, un poblador de la aldea hondureña de Piñuelas, al mostrar la muerte masiva de especies en el río Lempa, que recorre Guatemala, Honduras y El Salvador.

Sentado en una piedra a la orilla del río, Polanco, un agricultor de piel trigueña de 85 años, dice que nunca se imagino que presenciaría el fin de especies como el guapote, el tepemechín, el sábalo, el camarón y el cangrejo en el río.

Ambientalistas responsabilizan a los beneficios de café de la ciudad guatemalteca de Esquipulas, que lanzan sus aguas residuales al Lempa. La tragedia ecológica se hizo más evidente una semana atrás.

publicidad

“Antes, en menos de media hora teníamos pescado para comer con mi esposa y mis ocho hijos, hoy todo el día se puede perder y no se agarra nada porque los peces están muertos”, resume Polanco.

Galería de imágenes

Se trata de un “ecocidio”, denuncia Héctor Aguirre, director de la Mancomunidad Trinacional Río Lempa, el principal ente autónomo que gestiona el río y que, junto a las autoridades de medio centenar de municipios de los tres países, lucha por mitigar la contaminación del estratégico afluente.


“Hago un urgente llamado a los ministros de Medio Ambiente de los tres países para que detengan este ecocidio”, manifestó Aguirre.

“Estamos nuevamente tristes y a la vez nos sentimos impotentes”, confiesa Edwin Padilla, de 29 años, un pequeño agricultor de Piñuelas que actúa como observador ambiental.

Al igual que Aguirre, Padilla pide a las autoridades que “no miren como poco lo que está sucediendo en el río Lempa, porque de él nos mantenemos muchas familias”.

– Cuadro de muerte –

El afluente del Lempa tiene un recorrido de 422 kilómetros que nace en Guatemala (31,4 km), sigue por Honduras (31,4 km) y desemboca en el Pacífico de El Salvador (360,3 km).

Es determinante para los tres países porque sirve para irrigar cultivos, alimenta plantas hidroeléctricas y abastece de agua de consumo a gran parte de El Salvador, donde está la mayor parte de su extensión.

Desde lo alto de un viejo puente colgante de madera en reparación, los habitantes de Piñuelas observan con tristeza cómo flotan los peces sin vida y las corrientes arremolinadas los arrastran aguas abajo, aunque muchos son impulsados por el viento a la orilla, donde quedan atrapados entre piedras.

El olor a muerte atrae a los zopilotes y otras aves rapaces que sobrevuelan para luego descender a las orillas y dejar entre la arena los espinozos esqueletos.

Los buitres “al menos ayudan a evitar la pestilencia de esta mortandad”, reflexiona Padilla.

A lo largo del Lempa, el temor al agua “envenenada” llevó a pequeños ganaderos a abstenerse de “aguar” a sus animales domésticos en el caudal.

En un recorrido por el afluente, periodistas de la AFP constataron cómo ganaderos al cruzar el Lempa aceleran la marcha de pequeños hatos de vacas y terneros para evitar que tomen agua contaminada.

– Agua residual del café –

El principal factor de contaminación es el agua utilizada para despulpar y lavar el café en los beneficios procesadores que, por su composición química y su espesura, al entrar en contacto con aguas limpias de los ríos elimina el oxígeno, por lo que los peces mueren por asfixia.

Estudios de la Universidad San Carlos, en Guatemala, han demostrado que el Lempa está contaminado en forma permanente, pero el mayor impacto lo sufre durante la cosecha de café, destaca Aguirre.

“Últimamente la contaminación ha sido grande. Ya a mediados de abril son gusanos lo que hay en el agua”, advierte Otto Murcia, un pequeño caficultor, a la orilla del fronterizo y pestilente río guatemalteco Los Espinos, que desemboca en el Lempa, contaminado por las aguas mieles de beneficios de café de Esquipulas.

Con el fin de detener la contaminación, en diciembre pasado la Mancomunidad se reunió infructuosamente con los cafetaleros guatemaltecos de Esquipulas.

“La solución pasa por que los Estados apliquen la legislación y por que se apoye al sector privado de esta región para reconvertir la industria cafetalera mediante inversiones que le permitan seguir generando empleo y desarrollo sin contaminar”, resume Aguirre.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Al menos 450 tiburones hallados muertos en una red de pesca en Francia

Al menos 450 tiburones de entre 80 cm a 1,50 metros fueron encontrados muertos atrapados en …

MÁS INFORMACIÓN
Investigan contaminación en laguna que mató cientos de peces en Guatemala

La fiscalía de Guatemala inició este sábado una investigación para establecer la causa de la contaminación …

MÁS INFORMACIÓN
El grito sexual de un pez mexicano puede causar sordera a los delfines

Una especie de pez mexicano grita tanto para aparearse que puede causar sordera a algunos mamíferos, …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.