Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La opinión pública es la conciencia de un poder anónimo e imprevisible

Sherman Calvo / Publicista

viernes 3, noviembre 2017 - 12:00 am

“La necesidad de marketing es directamente proporcional al lugar que se ocupa en la lista de aspirantes, y a la relación candidato-votantes”.

Considero que la anterior fórmula del consultor político español, José Luis Sanchis, debe tenerse como cierta. Los candidatos que concurren a elecciones en países presidencialistas, como Estados Unidos, que aunque deben ganar la nominación de sus respectivos partidos, son elegidos sobre todo, por sus dotes personales, ya que van a ejercer un gran poder individual si ganan las elecciones. Es claro que, en los regímenes de corte presidencialista, la relación candidato-votante es muy intensa.

En Estados Unidos es donde antes y con más fuerza, se desarrolla el marketing político, hasta el punto de convertirse en el principal laboratorio de marketing empresarial, cosa que no ha sucedido en otros países del mundo. En muchos países recelan todavía de la validez del marketing político.

publicidad

Al igual que en el marketing comercial, no todo se puede resolver favorablemente haciendo mucha o muy buena publicidad. El producto, la marca, es un factor básico. Una excelente campaña hecha para un mal producto, lo hará fracasar antes, porque más gente se enterará, más rápido, que no sirve. Un líder más personalista y brillante, así como puede multiplicar como candidato las expectativas de voto de un partido, es más vulnerable en su argumento individual y deben contar con el máximo de medios  que afirmen, multipliquen y capitalicen su liderazgo, atractivo y carisma personal.

Por otro lado, hay que tener presente que hay dos frentes en una campaña electoral, ya que a la vez que se realiza la campaña del partido, hay que llevar a cabo la del candidato. Ambas están interrelacionadas y deben ser coherentes ente sí, e incluso, intercambiables conceptualmente hablando.


Puede llegarse a pensar en una doble organización, la del equipo de marketing  del partido y la del equipo profesional para la campaña del candidato. En este caso, de actuación  de dos equipos diferentes, la coordinación general  <que no significa mando absoluto> debe corresponder al equipo de marketing profesional, porque éste posee un conocimiento mucho más especializado en el tema electoral.

El grado de relación entre candidato y los electores es otro caso de análisis en países como España, Alemania, Gran Bretaña, etc. La relación del candidato con los votantes está condicionada, relativizada y acompañada por la relación partido-electores. Sin embargo, la mayoría de los votantes, aún los del “voto duro”, necesitan ver reflejadas en el candidato todas aquellas cualidades, atributos y capacidades que asignan, en conjunto, una valoración positiva, es decir, la calificación que obtiene en la opinión pública la imagen de los candidatos.

La opinión pública es la conciencia de un poder anónimo e imprevisible. Es una atmósfera  general de actitudes. Napoleón, que en algún momento calificó de imbéciles  a los que creían en la opinión pública, hubo de reconocer que ningún poder político es capaz de someterse indefinidamente contra ella.

Podría agregar otras definiciones y juicios que sobre la opinión pública se han hecho, pero esto solo serviría para  evidenciar aun más las dificultades que su estudio presenta. Y es que no resulta sencillo encontrar una respuesta valedera para contestar qué es este fenómeno siempre glorificado, que llamamos OPINIÓN PÚBLICA.

Por más que la opinión pública es una de las referencias  más comunes, resulta compleja, acaso porque es pauta de ajuste de otro fenómeno mayor: el del comportamiento humano, a la hora de analizar y expresar las ideas. Por eso,  tengamos presente esta frase de Confucio: “Cuando hables, procura que tus palabras, sean mejores que el silencio”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.