Cerrar [X]

Buenos Días

La pólvora, ese enemigo eterno de los niños

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 6, diciembre 2017 - 12:00 am

El viceministro de Salud, Julio Robles Ticas, hacía ayer un vehemente llamado a los padres de familia a no comprarle juegos pirotécnicos a los niños en esta época de fiestas navideñas, ni permitir que las usen. “Es como darles una pistola”, clamaba el funcionario. Y así ha sido para muchos niños -e incluso adultos- que han terminado quemados o hasta cercenados por este enemigo de su futuro.

Los cohetes ya se pueden escuchar en nuestras calles y colonias y,  con eso, ya sabemos también lo que viene consigo: niños y adultos quemados por la manipulación de todo tipo de juegos pirotécnicos.

Llevamos años discutiendo esto y todos los diciembres empiezan con campañas de prevención que tristemente no llegan a todos. La Asamblea Legislativa incluso ha aprobado una ley para regular y controlar la industria pirotécnica, pero lo único que contempla son multas.

publicidad

Esa legislación prohibió determinados artículos pirotécnicos, pero ya sabemos que esos mismos artículos todavía pueden encontrarse a la venta en el país, si uno sabe dónde buscarlos.

El Ministerio de Salud ha hecho buenas campañas de prevención de la pólvora en los últimos años y qué bien que se repite. Necesitamos crear conciencia profunda en la sociedad sobre esta práctica que, además, no deja nada productivo. Los cohetes y juegos pirotécnicos en general, no son baratos, todo lo contrario.


Quemar cohetes es quemar el dinero que tanta falta hace para otras necesidades y, especialmente, para los gastos escolares que las familias tienen que afrontar en enero próximo.  Pero bueno, lo peor es lo irreversible, lo irremediable de una lesión de por vida por una imprudencia que empezó inocentemente y terminó en tragedia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.