Cerrar [X]

Buenos Días

La realidad que hay que la gente pide cambiar

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 13, noviembre 2017 - 12:00 am

Una salvadoreña residente en el exterior vuelve al país a visitar a sus familiares. Se queda en la casa de una hermana. La segunda noche se va a cenar a la casa de otro pariente y al regresar en un taxi, un grupo de hombres jóvenes, fuertemente armados, no la dejan entrar a la colonia donde reside su hermana, pese a sus ruegos. La mujer tiene que pasar la noche en la casa del otro familiar que le recomienda dejar las cosas así y no llamar a la Policía porque “será peor”.

La abuelita de una amiga mía muere por una enfermedad. Mi amiga se prepara para asistir al funeral en un municipio del occidente del país, pero mientras se prepara para su viaje, recibe una llamada de una prima que le advierte que los pandilleros no permitirán que ninguna persona menor de 40 años, que no resida en la zona, asista al funeral. Mi amiga se queda sin dar el último adiós a su abuelita. Tampoco se siente segura de ir al cementerio del municipio.

Un joven futbolista acude todos los fines de semana a una escuela de fútbol donde forma parte destacada del equipo. Un día de tantos, los pandilleros llegan y le dicen que no puede acudir más ahí porque vive en otra zona del municipio.

publicidad

Estas tres historias reales, que conozco de testimonios directos, son una pequeña muestra de por qué en nuestra encuesta publicada la semana pasada, un 42% de la población cree que las pandillas mandan más que el Gobierno.

Ninguna de estas personas pudo acudir a autoridad alguna para hacer valer sus derechos de libre circulación porque temían que su derecho a la vida, el más sagrado de todos, pudiera acabarse si desafiaban a las pandillas. No hay autoridad que los pueda defender.


Esa es nuestra realidad y esa es la que hay que cambiar porque la gente así lo pide para poder vivir en paz.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.