Cerrar [X]

Blog

miércoles 18, noviembre 2015 | 2:35 pm

Carta a mi país El Salvador:

Recientemente veía en las noticias, familias abandonadas sus casas porque pandilleros exigían a sus padres que les entregaran a sus hijas al cumplir 13 años, para tener relaciones sexuales, o los matarían a todos; vi noticias que los pandilleros exigieron a los partidos políticos pedirles permiso para hacer su campaña electoral en áreas que ellos controlan. Aun joven que se negó a ingresar a sus pandillas le cortaron la lengua y los dedos de las manos.

¿Hasta dónde vamos a llegar en tal situación? Como en toda sociedad los responsables son aquellos que gobiernan y dirigen el país pero también el pueblo que los ha electo.

He estado viendo la publicidad electoral hay muchas caras nuevas en diferentes partidos a algunos los conozco considero que son gente buena, por eso los mismos candidatos internamente en sus partidos deberán luchar y exigir a sus dirigentes que tienen que representar los intereses del pueblo salvadoreño, sus más caros intereses y cumplir con los sueños de la gente.

Pasa a menudo pierden los ideales y no les sirven como debieran al pueblo que los eligió y vemos a muchos dirigentes que verdaderamente se enseñorean de la nación Jesús dijo: “Los reyes y los dirigentes se enseñorean de las naciones” Nosotros los cristianos hemos abdicado nuestra responsabilidad en aquellos que llegan al servicio y no a servir. Hoy El Salvador está ante una nueva oportunidad vamos  a elegir, votemos por las mejores personas por aquellos que puedan representar nuestros valores cristianos, El partido no es lo más importante si no que sean personas integras que amen y teman a Dios y a su palabra y después exijamos que cumplan con sus promesas electorales.

Así estaremos dando un paso en la conquista de nuestra felicidad del retorno a nuestra paz, que los padres de familia puedan criar y educar a sus hijo sin temor a ningún daño; Que los niños jueguen seguros, que los jóvenes sueñen y realicen grandes cosas para ellos y para el país.

Que se cumpla la palabra que dice: “Cuando los justos gobiernan los pueblos se alegran” Volvamos con nuestro voto a enrumbar el camino, votemos por las personas que puedan devolver las esperanzas y la alegría a nuestro país, esto es solo un volver a empezar, hagamos de las elecciones un punto de retorno al verdadero país que todos amamos.

Yo he estado invitando a los ciudadanos a orar mucho y personalmente lo sigo haciendo cada día y hoy le digo a nuestro país que necesitamos hacer tres cosas:

1) Orar mucho y trabajar mucho

2) Orar mucho y trabajar mucho

3) Orar mucho y trabajar mucho

La construcción de nuestro templo (nuestro país EL Salvador) va a comenzar con una decisión sabia, inteligente y que exprese la voluntad verdadera fundada en la palabra de Dios. Como dijo Juan Pablo: “Haced todas las cosas para la gloria de Dios”.