Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La sentencia de la haya y el voto disidente del juez Oda

Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional, El Salvador / Autor: Dr. José Luis Lovo Castelar

viernes 30, diciembre 2016 - 12:00 am

La controversia fronteriza  entre EL Salvador y Honduras  fue objeto de la Sentencia  de la Haya,  pronunciada el 11 de septiembre de 1992, por  una Sala Especial  de la Corte Internacional de Justicia, CIJ,  compuesta así: José  Sette-Cámara (brasileño), Presidente;  Sir Robert Jennings (inglés) ; Shigeru Oda( japonés) ; Nicolás Valticos ( griego)  y  Santiago Torres Bernárdez (español).  La Sala declaró,   por  4 votos contra  1,  la situación jurídica del Golfo de Fonseca. Ese fallo de 1992   hizo eco de  una  sentencia anterior,  emitida  en  1917, en litigio entre EL Salvador y Nicaragua,  ante la Corte de Justicia Centroamericana. Hay coincidencias y diferencias contrapuestas entre ambas sentencias, las 2 obligatorias  para  nuestro país.

Para la de 1917, el Golfo es una bahía histórica con caracteres de mar cerrado, perteneciente por sucesión  a los 3 Estados colindantes;  hay pluralidad  de  espacios: primero, una zona de aguas litorales soberanas de 3 mm (millas marinas); y  después,   una  zona  de  inspección, de 9 mm,  con  aguas  jurisdiccionales  en condominio.  (En la zona de inspección,   desde la 3 mm hasta  la 12 mm, el Estado costero, si bien carece de soberanía,  tiene potestad jurisdiccional para controles migratorios, aduanales, sanitarios y fiscales). En las fauces del Golfo únicamente  se empalman  aguas de El Salvador y Nicaragua. A esta sentencia se remite el  art. 84 Cn,  que distingue en el   Golfo aguas territoriales y en comunidad.

La  sentencia de  1992 sustituyó la noción de jurisdicción de 1917,  pues declaró  que el Golfo es  bahía histórica, cuyas aguas por derecho de sucesión de España se encuentran bajo soberanía conjunta de El Salvador, Honduras y Nicaragua, pero exceptúa : a) la zona de  3 mm adyacente  al  litoral de cada uno de los 3  Estados, que  queda bajo soberanía exclusiva del  respectivo  país;   b)  la zona delimitada  entre Honduras y Nicaragua en  1900;  c)   los derechos de paso inocente en las zonas de soberanía conjunta y  de soberanía exclusiva.  Además,  resolvió soberanía conjunta de los tres Estados en  la parte central de la línea de cierre del Golfo,  desde  un punto a 3 mm de Punta Amapala (El Salvador)  hasta un punto a 3 mm de Punta Cosiguina ( Nicaragua).

publicidad

Por su parte, el magistrado japonés  Oda,  experto  en derecho del mar, vicepresidente de la mencionada Sala Especial de la CIJ,  emitió  opinión disidente y afirmó : 1) las  aguas del Golfo, después del cinturón litoral de 3 mm, no están bajo soberanía conjunta, condominio, comunidad, copropiedad o jurisdicción indivisa;2)  el Golfo no es bahía histórica, ni  bahía jurídica pluriestatal, ni bahía de aguas interiores; 3) que no hubo sucesión de Estados; 4) que no es una figura  sui géneris; 4)  Que en  el derecho del mar las aguas adyacentes a las costas únicamente son “interiores” o  “territoriales”; 5) que en el Golfo solo existe la suma de los mares territoriales de los tres Estados,  proyectados desde las costas de cada país. Oda, conforme al derecho  internacional, codificado en la Convención de las Naciones sobre el Derecho del Mar (Convemar), sostiene: 1) En el Golfo puede delimitarse las aguas, como lo hicieron Honduras y Nicaragua en 1900, siguiendo el método de línea media o equidistante. 2) Los mares territoriales  de los tres Estados abarcan totalmente el Golfo, pues la anchura del mar  territorial, universalmente aceptada, es de 12 mm. 3) Que Honduras, encerrado en  el fondo,  carece de  derecho a reivindicación espacial  más allá del punto de intersección de los tres mares territoriales,  pero tiene  derecho de paso inocente.

En contraste con todo lo anterior, la costumbre  configura un  status quo en el Golfo: una práctica oficial de  división  de las aguas pertenecientes y bajo control de cada país,  que se generan hacia la 12 mm desde las costas continentales e insulares, hasta límites de hecho según líneas medias o equidistantes, y  en esas zonas existe ejercicio efectivo de   soberanías exclusivas y separadas, así como  respeto del paso inocente, y  uso pacífico de los canales de navegación. El Consejo de Seguridad de la ONU tiene abierto el tema insoluto, en tanto los gobiernos mantienen consultas sobre seguridad y proyectos de desarrollo.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Desaparaciones en adolescentes

Las personas desaparecidas (privadas de libertad, término legal) en El Salvador es en mi opinión el …

MÁS INFORMACIÓN
38 años después del golpe de Estado

Ayer se cumplieron 38 años de la insurrección militar del 15 de octubre de 1979, que …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.