Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La trampa de la dolarizacion en Ecuador

José Antonio Quirós Balladares / Expresidente de Coexport

Sábado 8, Abril 2017 - 12:00 am

El Dr. Alberto Acosta, economista ecuatoriano y el Dr. Jürgen Schuldt, prepararon un documento como  afrontar la crisis, que dice: En el Ecuador, con su economía atrapada por la rigidez de una dolarización oficial o de jure, no existen reales debates dirigidos a recuperar los espacios de manejo monetario y cambiario indispensables para relanzar y fortalecer  su alicaído  y dependiente aparato productivo. Si la dolarización se impuso enarbolando el discurso de la inexistencia de alternativas y de las amenazas de una debacle económica, ahora se la protege con mensajes inspirados en los mismos temores y miedos. Incluso las discusiones sobre “dinero electrónico” a las que volveremos en su momento, que intenta introducir el gobierno, están sobrecargados de apreciaciones subjetivas y de epítetos, antes que de reflexiones serias o argumentos sólidos.

Es así que, del control de la moneda por parte del Estado ecuatoriano, se pasó al control del Estado norteamericano, a través de la Reserva Federal (FED).

La dolarización oficial tampoco garantiza el equilibrio fiscal, como se ofreció cuando se la impuso. La dolarización se sostuvo en estos años, pues los dólares abundaban.

publicidad

En ese contexto económico y sociopolítico surge nuestra propuesta. Se trata de la introducción de una moneda paralela al Dólar Estadounidense.  El Dólar Ecuatoriano. Como consecuencia de la adopción de esa medida la actual dolarización de jure  se convertirá en una de facto.

Recuérdese que la política monetaria y cambiaria es apenas un medio, no un fin.

Por cierto, de la experiencia ecuatoriana habrá que extraer lecciones que deberían cristalizarse en una política económica que no abra la puerta a salvatajes bancarios, sucretizaciones (Acosta 1994) o macro devaluaciones, tan comunes en la época neoliberal (Acosta 2012). Eso sí, el manejo de la liquidez en una economía, es decir, el flujo ágil, e inmediato de dinero es fundamental, pues a mayor movilidad del mismo mayor será el dinamismo en la economía  y menores los costos de transacción.

Pero que quede absolutamente claro que no se propone recuperar la emisión para financiar déficits fiscales o para un nuevo salvataje bancario o para que grupos de exportadores se beneficien permanentemente con devaluaciones del tipo de cambio,  que solo dan lugar a incrementos espurios de la competitividad. Para evitar estas indeseables situaciones tampoco se puede sostener la rigidez cambiaria, que también es problemática.

Este artículo propone implementar un bimonetarismo en el Ecuador para afrontar la crisis vivida por el país, especialmente desde 2015.  En resumen, se propone pagar inicialmente 10 % de las remuneraciones del sector público en Dólares Ecuatorianos (DEC), los cuales serían emitidos en dinero electrónico (con posible emisión física futura). Los tenedores de DEC no se usan después de esos dos años, “caducan” (pierden valor).  El artículo describe las diferentes etapas en que esta propuesta se desarrollaría, así como algunas de sus potenciales implicaciones.

Palabras Clave: Dólar ecuatoriano, bimonetarismo, dinero electrónico, política monetaria.

La diferencia entre la dolarización de Ecuador y El Salvador es: Que en Ecuador el Dólar Americano es de Jure  y el Dólar Ecuatoriano sería de facto. En El Salvador el Colón es de Jure y el Dólar es de facto.

Ecuador cuando implementó la dolarización compró los dólares de la R.I. con sucres devaluados. Quedando un dólar devaluado externamente y apreciado internamente (beneficiados fueron los exportadores y  deudores) este beneficio se perdió por la inflación y se perdió la ventaja, el precio del petróleo bajó y hoy están en crisis. En El Salvador se hizo lo contrario, perdiendo la competitividad.

Nosotros  no  podemos introducir el Colón como de facto ya que es la Moneda de Jure,  el Dólar de facto, servirá de medida del tipo de cambio, respetando el ¢8.75 = $1.00 para no arrastrar la distorsión cambiaria; posteriormente debemos soltar el Tipo de Cambio Nominal del Colón para conseguir un tipo de Cambio Real, y fomentar a los sectores productivos y exportadores.

La economía salvadoreña no puede seguir prestando dólares. El Banco Central de Reserva debe aplicar la “Ley de Integración Monetaria” de forma constitucional, como única salida. Se puede empezar pagando con Colones de Jure parte de la planilla de empleados del Gobierno y líneas de crédito para proyectos productivos como el café, henequén y otros. Como estas operaciones estarán manejadas por el Banco Central de Reserva, el Ministerio de Hacienda tendrá que entregar al Banco Central los dólares equivalentes al monto de colones pagados al tipo de cambio de $8.75 por $1.00 y así sucesivamente, el Banco Central irá aumentando su Reserva Internacional como respaldo monetario (dólares).

El Banco Central está obligado por la Constitución a usar colones como moneda de curso  legal y el Estado lo confirmó. Se deben implementar las medidas estructurales y políticas necesarias.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons