Cerrar [X]

Blog

lunes 17, julio 2017 | 12:44 pm

A los días de nacido, después de rebuscarse para conseguir padrinos, los padres de Pablito lo llevan a bautizar, porque les han dicho que es uno de los 7 sacramentos de la gracia, no obstante que, gracia quiere decir regalo, y de acuerdo a la palabra de Dios escrita en la Biblia se obtiene –gratis– únicamente al pedirle perdón por los pecados al único que puede perdonar pecados y conceder la gracia, a Jesucristo.

A esa edad, Pablito no tiene ni idea de que está ocurriendo a su alrededor, mucho menos poder pedirle perdón a Jesús por pecados para alcanzar la gracia. Le echan agua en la cabeza y se convierte en católico-romano, súbdito del líder político-religioso que llaman papa o sumo pontífice, y jefe de estado del Vaticano.

La palabra de Dios da dos clases de bautismo, el primero fue el bautismo de Juan dado a los israelitas judíos para arrepentimiento de pecados, y uno posterior para cristianos que habiéndose arrepentido de sus pecados, pedido perdón a Jesús, y habiéndolo aceptado como Señor y Dios, sean bautizados por inmersión en agua significando que han sido sepultados y resucitados a una nueva vida junto con Jesucristo.

Sin saberlo, Pablito no califica en ninguno de los dos bautismos, ya que no está en capacidad ni de arrepentirse de pecados, ni de aceptar a Jesús como su Dios. Obviamente, el bautismo es solo para cristianos nunca para infantes sin capacidad de discernimiento, aun más Jesús dijo, dejad que los niños vengan a mi porque de ellos es el reino de los cielos, dando a entender que por su corta edad gozaban de su gracia.

Es después del uso de razón que la persona puede voluntariamente arrepentirse de sus pecados y estar en capacidad de aceptar a Jesús como su Dios, y solo entonces, ser bautizado en señal de haberse convertido en cristiano. No se puede obligar a una persona a bautizarse cuando es bebé, porque sencillamente no es válido ante Dios, al coartarle su derecho de decidir con personal libertad.

Ya con doce años de edad Pablito se fue a confesar, porque le dijeron que era pre-requisito para recibir la primera comunión. La palabra de Dios escrita en la Biblia dice que si un cristiano hubiese pecado abogado tiene ante Dios, a Jesucristo, de manera que la confesión de pecados es ante Jesús quien es el único que puede perdonar pecados, no ante un hombre quien no tiene ninguna autoridad para perdonar pecados, no obstante, ya en la misa, el oficiante falsamente “baja” a Jesús del cielo, lo sacrifica nuevamente, y se lo da de “comer” a Pablito.

Según su palabra, Jesús partió el pan para que sus discípulos comieran y bebieran el vino fruto de la vid, y les pidió que lo hicieran –en memoria– de que su cuerpo fue sacrificado en la cruz donde su sangre fue derramada en un pacto de perdón de pecados, y en anuncio de su segunda venida, y que dicho sacrificio fue –una sola vez y para siempre– pues es imposible para humanos, bajar del cielo y volver a sacrificar a Dios cuanta vez se les antoja, de día y de noche en miles de misas a diario en el mundo.

Tiempo después de que a Pablito lo llevaron para la confirma, contrae matrimonio, ese día le volvieron a dar de “comer” a Dios, después de que el oficiante lo volvió a “bajar” del cielo y lo volvió a “sacrificar”. Tiempo después, Pablito se muere, un oficiante llega a su casa a darle el sacramento de la extrema unción.

Pablito sinceramente quiso ser un buen cristiano, quiso tener la certeza de que Dios lo amaba como hijo, pero murió sin saber si iría al infierno o al cielo. Cabe aclarar, que según la palabra de Dios, Jesús no vino a fundar religiones sino que a manifestarse a una iglesia integrada por gente en las cuales pudiera morar en sus vidas a través de su Espíritu Santo para que mediante –únicamente– su gracia, fueran al cielo.

Pablito recibió 6 sacramentos, el número 7 el de la “santa” orden, no lo recibió porque lo han reservado solo para miembros del clero. No obstante que Pablito dio esas 6 vueltas no puede ir al cielo, porque de acuerdo a su religión o va al infierno, o va al purgatorio un lugar de tormento donde las almas se purifican antes de poder entrar al cielo. ¿Cuándo saldrá Pablito, si es que fue al purgatorio? Nadie lo sabe, ya que los papas mismos, si no se fueron al infierno, pueda que han estado siglos purificándose en el purgatorio.

Por: Salvador Donato