Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Las barbas en remojo

Eugenio Chicas / Secretario de Comunicaciones de la Presidencia

martes 26, septiembre 2017 - 12:00 am

Que orgullosos nos sentimos por la oportuna llegada a México de nuestra heroica Brigada USAR-El Salvador en solidaria misión de salvamento; equipo de rescate, muy experimentado, altamente especializado en el rastreo, localización y rescate complejo de víctimas producto de siniestros. Ellos fueron la primera brigada en arribar a la Ciudad de México -en las primeras 24 horas- tras el trágico terremoto de 7.1 grados Richter que impactó el centro de ese hermano país el pasado martes 19 de septiembre, afectando: Ciudad de México, Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero y Oaxaca, con un estimado de 290 víctimas fatales.

Esta misión rápida, en el tiempo de respuesta, fue posible por la ágil decisión del presidente Sanchez Cerén, quien inmediatamente después de ocurrido este siniestro ordenó la activación del protocolo establecido por Naciones Unidas poniendo en marcha los preparativos de esta misión que inicia con la solicitud expresa del Estado afectado por un siniestro, previa evaluación de los daños, y convocando en el marco de Naciones Unidas a los países que cuentan con especialistas debidamente entrenados y calificados.

En este caso, nuestro sistema opera bajo la jurisdicción muy activa del Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial, en estrecha coordinación con la Secretaría para asuntos de Vulnerabilidad y Protección Civil. La fase orgánica del sistema -articulado con Naciones Unidas-, cuenta con un funcionario como “Punto Focal Político” del Sistema y otro  como “Punto Focal Operativo”, de ahí depende el Grupo USAR El Salvador, compuesto por cuatro brigadas de selecto personal que reúnen a 108 integrantes de: Cuerpo de Bomberos nacionales, Comandos de Salvamento, Cruz Roja, Cruz Verde y PNC; esta composición gubernamental y civil le da a este grupo una mayor capacidad interdisciplinaria, siendo esta misión la tercera en que se pone a prueba sus destrezas, antes fue en Haití y Ecuador.

publicidad

El reconocimiento público de figuras como el mismo Canciller de México, Luis Videgaray, así como de la población mexicana expresando la oportunidad de la llegada de nuestra Brigada, es un logro posible gracias al extraordinario trabajo de coordinación y logística, tanto del Punto Focal Político Lic. Walter Navarrete, con amplia experiencia en asuntos de vulnerabilidad, como del Punto Focal Operativo Mayor de Bomberos y subdirector general Baltazar Solano Flores.

Quienes seguimos de cerca los pasos de esta misión vimos loable la participación de la Vicecanciller para Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín; la de nuestro embajador en México Alfredo Pineda; así como la del señor Embajador de México en El Salvador, Francisco Javier Olaverría, quienes en apenas horas, con desvelo y mucha abnegación coordinaron la documentación, ruta de vuelo, aeropuerto de llegada, recibimiento, incluido el sobrevuelo por espacio aéreo guatemalteco del avión AC-47T de la Fuerza Aérea Nacional que fue posible por el apoyo brindado por el señor Viceministro de Defensa Nacional, General Mena Torres. Todo este esfuerzo de coordinación y logística permitió que nuestra misión estuviera lista para salir desde las 23:00 hrsdel mismo día del siniestro, ocurrido a las 13:14 de ese día.


Eventos como éste deben servirnos de reflexión abonando en experiencia, tomando conciencia de nuestra ubicación en “El Cinturón de Fuego del Pacífico”. En esta región del mundo ocurre el 90 % de los sismos, el 80 % de los terremotos, cuenta con el 75 % de los volcanes activos e inactivos, más 452 cráteres de origen volcánico.

Debemos asumir que somos un planeta geológicamente activo, que continuamente libera energía producto de la constante fricción de las placas tectónicas. En general, no es que estén ocurriendo más sismos y terremotos en el mundo, generalmente es constante su número a lo largo de cada año: 1 en promedio con una magnitud superior a 8 en la escala de Richter; 17 de más de 7; 134 mayores a 6;  1319 mayores de 5; y 13,000 mayores de 4.

La mayor percepción se debe a que hoy la ciencia  tiene mejor tecnología (sismógrafos) instalada en todo el mundo, para medir hasta los más mínimos movimientos telúricos; además el desarrollo de los medios de comunicación permite conocer al instante lo que ocurre en cualquier latitud. Los efectos devastadores están asociados al severo incremento de la población, asentada incluso en las zonas más afectadas por “fallas”; estos elementos pueden incrementar el impacto social, económico y político de estos eventos.

El próximo 10 de octubre se realizará nuestro simulacro nacional de prevención ante la emergencia de terremoto, por lo que es oportuno fortalecer la organización de nuestros sistemas de prevención. Si ya contamos con héroes USAR ES, debemos preocuparnos por revisar  las normas de construcción de edificios, infraestructura y viviendas;  la coyuntura es propicia para aprobar la reforma legislativa que permita ampliar todas las primas de seguro de infraestructura y vehículos, extendiendo el 4 % para el financiamiento del Cuerpo de Bomberos Nacionales y USAR, así como proveer recursos a las abnegadas y valientes instituciones de socorro público que participan en el sistema.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.