Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Libre albedrío

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

Sábado 16, Julio 2016 - 12:00 am

OPINIONCon las recientes campañas publicitarias que ha puesto en marcha la compañía Digicel, por cierto polémicas, se han dañado susceptibilidades utilizando la sátira como base publicitaria, para captar con ello nuevos mercados de almas sedientas de conexión en las diferentes redes sociales, es decir, que al final no importa lo que se publique, sino las ganancias que se pueden obtener a costa de ello.

Dicho de otra manera, cuando se trata de luchar por una mayor porción del mercado, las compañías hacen lo impensable para lograr el objetivo, aunque ello implique publicar antivalores como el caso del anuncio donde abiertamente se promueve el lesbianismo y homosexualismo como un estilo de vida normal. Esto es lesivo en una sociedad como la nuestra que aún se conserva la familia formada por un hombre y una mujer como base de la sociedad, tal como lo estableció el Señor Jesucristo.

Los que apoyamos la familia entre un hombre y una mujer nacidos así, no es que seamos intolerantes u homofóbicos, como muchos a lo mejor tildarán este artículo de opinión, creo que todo ser humano se merece respeto, pero ese respeto se debe de ganar, y la comunidad LGTBI, no está siendo consecuente con el respeto que pide, dado que promueve sus prácticas abiertamente, y quiere que todo el sistema de justicia se reforme reconociendo el supuesto derecho de esta minoría por encima de las mayorías.

publicidad

Es como si el día de mañana un ciego acudiera a SERTRACEN a exigir la licencia de conducir, aduciendo que tiene derecho para ello, o que se le autorice a una pareja gay adoptar niños invocando un supuesto derecho, cuando todos sabemos que la adopción es el derecho del menor a tener una madre y un padre y no el derecho de las parejas gay a tener un hijo.

Evidentemente hay una fuerte corriente que está presionando para que se eliminen las barreras constitucionales que defienden el matrimonio tradicional entre un hombre y una mujer, para darle paso a las bodas gay, lo cual no solo va en contra de la naturaleza, sino en contra de las buenas costumbres, ya que el diseño y mandato de Dios, es que la multiplicación de los seres humanos es únicamente a través de un hombre y una mujer, no existiendo ninguna otra forma de multiplicación.

No obstante, algunos miembros de la comunidad LGTBI, afirman que la orientación sexual no se adquiere como una conducta sino que se nace así, es decir, que la elección sexual viene en el genoma humano, lo cual es una aberración, dado que no hay ningún estudio científico que respalde tal afirmación, tampoco la Organización Mundial de la Salud respalda esa teoría.

En consecuencia, cuando Dios crea al hombre y a la mujer los hace en un estado perfecto para que formen una sola carne, o sea, que hizo hombre y mujer completos; en ese sentido, el comportamiento o actitud es adquirido. Por ejemplo: los seres humanos estamos avisados de parte de Dios, sobre lo que es bueno y lo que es malo, así que cada quien puede hacer lo que desee con su vida.

Dios no hizo autómatas, sino que le ha concedido a la humanidad el derecho a libre albedrío. De tal suerte que previendo la conducta del ser humano, le dio mandamientos para que eligiera hacer siempre lo bueno: No tendrás dioses ajenos delante de mí; no te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra; no matarás; no cometerás adulterio; no hurtarás; no hablarás contra tu prójimo falso testimonio;

no codiciarás la casa de tu prójimo, la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo; no te echarás con varón como con mujer; es abominación. Éxodo 20 y Levítico 18:22.

De modo que no se puede llegar delante de Dios a decirle porque nací adúltero, fornicario, borracho, mentiroso o asesino. Dios no hizo al hombre adúltero, borracho u homosexual, es el hombre quien elige por medio de su comportamiento cómo vivir.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons