Cerrar [X]

Nacionales

“Lo van hacer santito y le van a poner candelas”

Blanca Archila

viernes 24, marzo 2017 - 12:02 am

Eva del Carmen Menjívar es una exreligiosa de 78 años, miembro fundador de la comunidad Hijas de la Iglesia de Monseñor Romero. Dice que conoció al sacerdote mientras ambos servían a la iglesia. Lo recuerda como una persona humilde y cercana, que sabía encontrarse con la gente. Menjívar conoció a Romero en San Miguel y convivió con él mientras fue obispo de Santiago de María.

Recuerda con mucha nostalgia cuando Romero ordenó que se mandaran a hacer bancas para la iglesia de Ciudad Barrios. “Los campesinos no tenían donde sentarse. Las bancas eran para las personas de dinero. Un campesino le dijo: cuando usted ve a la iglesia todas las bancas tienen nombre, nosotros venimos de los cantones caminando seis o siete leguas y no tenemos donde sentarnos, vaya a ver las bancas de la iglesia, todas tienen nombre de familias y ahí no se puede sentar uno porque lo sacan”, recuerda.

 

publicidad

¿Cómo se enteró de la muerte de monseñor?

Estábamos en una reunión del consejo pastoral en la parroquia y acabábamos de estar platicando en un intermedio. Nosotros decíamos:  “¿cómo va ser posible?”,  alguien dijo: “a monseñor no lo pueden tocar”, pensando que era un gran pastor, y en ese momento nos llegan a decir: “pongan la radio acaban de asesinar a monseñor Romero en el hospitalito”. Nosotros dejamos el trabajo, hicimos una oración con los 25 representantes del consejo. Fue bien duro, entre coraje y miedo,  es terrible acordarse de ello.


 

¿Qué dice la comunidad religiosa sobre el asesinato, acusan a alguien?

Sí. Yo salí de la congregación en 1989 porque la comunidad no nos quiso dar un permiso de un año para acompañar a la gente, en el consejo nos dijeron o se vienen o se salen, todo ese proceso lo habíamos llevado con monseñor, decidimos dejarlo todo y seguir como una nueva comunidad. Nos dispersamos un poco porque la guerra no daba permiso, ahora hemos vuelto a reunirnos estamos tratando de ver si encontramos caminos para no dejar morir su memoria, pero su memoria real, porque en la iglesia lo van hacer santito y le van a poner candelas. Monseñor no es de candelas.

 

¿Cuál es el recuerdo más especial que tiene de él?

Cuando fuimos a Aguilares, después de la muerte de Rutilio Grande, los militares tomaron la parroquia y la dejaron hecha nada. Monseñor invitó a las comunidades al desagravio, la gente de esa zona tenía miedo, monseñor dio un recorrido por el pueblo con el santísimo, él atrás y el pueblo adelante. Cuando pasamos por la casa de la Guardia Nacional, los guardias pusieron los fusiles y pensamos que iban a disparar, pero monseñor levantó la custodia (hostia) y dijo “Sigan” con mucha seguridad y los guardias se fueron haciendo para atrás.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Gobierno celebra inicio de diálogo en Nicaragua 

El Gobierno salvadoreño expresó su satisfacción por la instalación de la mesa de diálogo en Nicaragua …

MÁS INFORMACIÓN
Piden ley para la reparación víctimas de guerra

Al menos 15 organizaciones de derechos humanos cuestionaron ayer el trabajo de la legislatura 2015-2018 por …

MÁS INFORMACIÓN
FGR deberá presentar nueva acusación por caso jesuitas a juez

El juez accedió a la petición de la querella y no admitió ninguno de los planteamientos expuestos...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.