Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Los grandes retos de Leonardo Bonilla

Jaime Ulises Marinero / Periodista

miércoles 6, junio 2018 - 12:00 am

Leonardo Bonilla, el único y primer diputado independiente tiene enormes retos, mucho más que el resto de diputados, quienes por naturaleza política o por costumbre y comodidad responderán casi siempre a intereses partidarios.

Debo confesar que no conozco personalmente al abogado Bonilla, pero que en las elecciones pasadas voté por 24 candidatos a diputados  de distintos partidos, entre ellos los cuatro independientes. Es decir, voté por Bonilla, aunque creo que sus propuestas no eran ni novedosas ni estadistas. Más bien eran propuestas idealistas y sobre todo no fastidiosas o aburridas, y superficiales como las del resto de candidatos partidarios.

Bonilla, quien ya ha pasado a la historia, debe buscar trascender y abrir la brecha para que en futuras legislaturas haya más diputados independientes que conformen una bancada responsable y visionaria. Para ello debe ganarse la credibilidad y confianza de los salvadoreños cumpliendo sus funciones con mucha responsabilidad, profesionalismo y visión de nación.

publicidad

Este joven diputado está obligado a manejarse con transparencia y eficiencia. Si bien es cierto que siendo uno entre 84 parlamentarios su voto no cuenta para las alianzas o para sumar aprobaciones de decretos legislativos, Bonilla debe convertirse en una especie de conciencia social y enlace directo entre la sociedad y el parlamento.

De ninguna manera debe caer en las tentaciones de la corrupción o en las mieles del poder temporal. Nada de caer en nepotismo o el despilfarro de los dineros de pueblo, debe saber utilizar los recursos que le proporciona el Estado y atender con dignidad los reclamos o propuestas de los diferentes sectores.


Una ventaja de Bonilla es que no tiene que darle explicaciones a ninguna cúpula partidaria o económica ni recibir guiones o lineamientos (órdenes) de nadie, más que del pueblo que se mantendrá siempre a la expectativa de su desenvolvimiento. A él, más que al resto de diputados de quienes ya se sabe cómo operarán, se le exigirá mucho más. La honradez y la honestidad deben ser sus fundamentales valores morales en su ejercicio parlamentario.

Otra ventaja más de este diputado es que puede votar de acuerdo a los dictados de su conciencia, obedeciendo la voz del pueblo. En ese sentido, puede votar por propuestas de la izquierda o de la derecha sin caer en sesgos ideológicos. Además, tiene la inmensa posibilidad de hacer propuestas no populistas o motivadas por intereses presidencialistas.

Puede y debe convertirse en la conciencia ciudadana, de tal manera que tiene libertad para expresar con claridad sobre lo que ocurre en el Salón Azul y tras bambalinas. Mi recomendación es que fije un día a la semana para brindar conferencias de prensa, a fin de informar sobre lo que ocurre o ha ocurrido en la Asamblea, eso sí, informando la verdad y nada más que la verdad. Así también debe aprovechar las redes sociales y crear un sitio donde interactúe en la ciudadanía y donde nos mantenga informados cotidianamente.

Bonilla, a diferencia de otros diputados, puede atender y recibir las demandas y propuestas de empresarios, obreros, pequeños comerciantes, sindicalistas, jóvenes, adultos, y toda suerte de sectores sociales. Claro, todo dentro de su tiempo y siendo responsable con lo que apoye y acompañe como piezas de correspondencia. No debe caer en el fanatismo ni en el populismo barato de quienes se mueven bajo los hilos direccionales de las cúpulas.

Aunque muchos ni siquiera se han percatado que es histórico el hecho de que un candidato independiente se haya convertido en diputado,  la verdad es que estamos ante un personaje que ha ingresado a la historia, ya sea para bien o para mal. Bonilla debe haber llegado para quedarse, no él, sino los diputados independientes. Desde este periodo parlamentario, los futuros periodos deben contar siempre con diputados independientes.

Desde luego si Bonilla nos desilusiona, es casi seguro que no habrá más parlamentarios no partidarios, por eso su roldebe asumirlo con la importancia histórica que amerita. Debe impulsar leyes o propuestas justas y legales, pero sobre todo debe mantener contacto directo y permanente con la población. Insisto, una conferencia de prensa semanal o quincenal en un lugar abierto como la Plaza Cívica u otro sitio, debe ser una constante, a efecto de dar a conocer lo transparente y oscuro que ocurre en el parlamento. De Bonilla depende el futuro de las diputaciones  independientes.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.