Cerrar [X]

Buenos Días

Los repudiables acontecimientos en la iglesia

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 29, agosto 2018 - 12:00 am

Soy un católico practicante. He conocido a lo largo de mi vida a docenas de sacerdotes, hermanos y algunos obispos y cardenales. La inmensa mayoría de ellos los he admirado por su comportamiento ejemplar. Por eso me ha dolido terriblemente todas esas referencias hacia los abusos sexuales en la Iglesia Católica y comparto el dolor de tantas víctimas.

Las horribles descripciones de los abusos venidas de religiosos que tenían que haber protegido a esos niños y adolescentes son imperdonables, decepcionantes. Que algunos superiores de esos malos curas hayan encubierto esos abusos todavía es peor. Claro, para los creyentes, nuestra fe no está en los seres humanos, sino en las propias enseñanzas bíblicas.

Las denuncias más sonadas han aparecido en Estados Unidos y Chile pero aquí también han aparecido algunos casos como el cura de Zaragoza. La jerarquía católica debe entender que no puede proteger ni encubrir a ningún religioso involucrado en este tipo de hechos. La actuación de esos malos religiosos hace que la población pierda la confianza en ellos y si la jerarquía no responde correctamente, la desconfianza se extiende a toda la Iglesia.

publicidad

La prioridad de la Iglesia debe ser atender a las víctimas, depurar a cualquier religioso del que haya evidencias de sus responsabilidades en estos actos.

Hay que tener claro que los curas abusadores son una minoría, nadie dedica páginas enteras a destacar a los sacerdotes ejemplares que dedican su vida entera al servicio de los más necesitados. Alguien comparaba estos casos con los aviones, solo son noticia cuando uno de ellos se cae. Pero precisamente cuando un avión cae, las autoridades de Aviación hacen investigaciones profundas para descubrir las causas y prevenir que vuelva a suceder otro hecho similar. Esta comparación le viene bien a la iglesia.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.