Cerrar [X]

Buenos Días

Los terremotos y nuestra escasa memoria

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

viernes 10, febrero 2017 - 12:00 am

Este año se cumple un siglo del terremoto y erupción volcánica que afectó a San Salvador. El Ministerio de Medio Ambiente y geólogos de la Universidad Complutense de Madrid, España, están investigando una falla tectónica que mide unos 24 kilómetros de largo y que podría ser la causa de ambos fenómenos.

Lo interesante es que un siglo después, la zona del volcán de San Salvador está muy poblada. Lujosas zonas residenciales pueblan sus faldas, restaurantes de moda abundan en la parte más alta y se han construido colonias y edificios de apartamentos en áreas afectadas por la erupción de 1917. El vulcanólogo salvadoreño, Carlos Pullinger escribió hace unos años sobre el riesgo que constituiría para San Salvador si el volcán despertara, pero la gente sigue construyendo por todos lados, en una práctica que parece haber borrado de la memoria colectiva lo que puede suceder.

No es la única zona ni el único caso. Hay otro ejemplo más cercano. Después del horrible alud de Las Colinas, que sepultó las vidas y sueños en esa colonia de Santa Tecla, también se dijo que había que tener cuidado en permitir nuevas construcciones en la cordillera del Bálsamo y ¿qué ha sucedido desde entonces? Exactamente lo contrario. Docenas de zonas residenciales nuevas se han construido en toda la cordillera del Bálsamo y la memoria sobre lo que sucedió aquel 13 de enero de 2001, se ha borrado más rápido que lo de hace un siglo en el volcán.

publicidad

El Salvador entero tiene altas vulnerabilidades ante los desastres naturales y estos dos ejemplos lo demuestran. El problema es que olvidamos demasiado rápido y las precauciones duran hasta que el desastre deja de ser parte de las noticias diarias, hasta que el próximo desastre nos encuentra nuevamente desprevenidos y tenemos nuevamente que contar víctimas y daños materiales. Aprendamos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Los comentarios están cerrados.