Cerrar [X]

Nacionales

Los testigos de El Mozote que anhelan justicia

Saraí Alas

miércoles 28, febrero 2018 - 12:01 am

Disparos, bombas cayendo, helicópteros sobrevolando el campo, militares gritando, golpeando e insultando a niños, adultos y ancianos son los recuerdos de tres testigos que narran lo sucedido en  diciembre de 1981, esos son recuerdos que no tiene nada que ver con la alegría que caracteriza esa época del año.

“Ese día que mataron a mi mamá (11 de diciembre), ella me dijo que me fuera con un rimero de tortillas, para arriba y que me llevara a mi hermano José María de cuatro años conmigo.Llegamos arriba del cerro, vimos unos bultos negros, pero como íbamos nerviosos no sabíamos que podía pasar”, cuenta Alejandro Hernández Argueta, de 48 años de edad, quien a los 11,  padeció la guerra civil.

Hernández está frente al juez de segunda instancia de San Francisco Gotera, en Morazán, relatando que perdió a sus hermanos y su mamá a manos de soldados. “ Fui a esconderme de la tropa que venía de ese lado”, le dice.

publicidad

“Salí a buscar a mi mamá tipo 5:00 p.m., en el camino yo vi las casas prendidas ¡estaban prendidas! las tejas y todo se estaba cayendo, me dio tristeza. Seguí buscando a mi mamá, pero solo encontré a mis hermanos muertos”, relata y empieza a titubear. Lágrimas salen de sus ojos al recordar que los cuerpos de sus hermanos en el agua. “Mis hermanos los encontré ahí en la vaguada, en el agua – se detiene un momento y llora otra vez – Elvira tenía siete años, Santos tenía 12 años y Gilberto tenia cuatros meses, a mi hermano Santos le faltaba una pierna y la cabeza”, le dice al juez de instrucción.

El 10, 11 y 12 de diciembre de 1981 las personas que habitaban en El Mozote y en el cantón La Joya en caseríos de Ranchería, Jocote Amarillo, y  cantón el Cerro Pando, en Morazán fueron masacradas por fuerzas militares del Batallón Atlacatl en el operativo denominado “Operación Rescate”, en la zona norte de Morazán, eso es lo que han dicho más de 39 testigos frente al juez Jorge Guzmán Urquilla, quien lidera la investigación del emblemático caso.


Eugenio Mejía, de 41 años, aseguró al juez haber perdido la vista cuando los militares llegaron a su hogar y lo golpearon cuando tenía 25 años. “Sos guerrillero me decían, me pegaron en la cabeza, en el cuerpo y además me apuñalaron el brazo; a los seis días perdí la vista, yo recuerdo haberles respondido que solo trabajaba la tierra, me sacaron de la casa, me amarraron con caña los brazos”, contó.

Mejía señala que unas vecinas lo soltaron y se escondió por seis días. “Cuando me fui a esconder vi dos aviones negros, esos disparaban contra la gente para darle temor. Más de 10 bombas dejaron caer, los vecinos lloraban, niños y mujeres gritaban, el ejército quemó mi casa”, dice.

Pero las historias de pérdidas de familiares sigue frente al juez Guzmán Urquilla. Benito Márquez Chicas, de 82 años, relata como llegaron unas personas al caserío Las Pilas, en Arambala diciendo que habían asesinado a toda la gente en El Mozote.

“Estas personas pasaron ahí, dijeron que habían destruido El Mozote, que mataron a la gente y que habían quemado las casas”, narra Márquez Chicas, quien arruga el rostro al pensar en el 10 de diciembre de 1981.

“Me acuerdo que me fui el 18 de diciembre a buscar a mis hermanos, Facundo Márquez Chicas y Segundo Márquez Chicas, a Ranchería; cuando llegue allá solo encontré las casas quemadas, destruido estaba todo, no se reconocían ninguna persona, eran numerosos los cadáveres”, dijo.

Agrega que no encontró a ninguno de sus familiares y de ahí pensó en ir a El Mozote, que estaba a medio kilómetro de Ranchería. “Cuando llegue ahí la iglesia estaba desentejada, yo vi un volcancito de gente, eran restos, no se podía soportar el mal olor, eran niños y mujeres destruidos”.

“¡Duele!” es la palabra que pronuncia en un pequeño sollozo Benito Márquez. “Mi familia nunca apareció, yo tenía 15 hermanos y cuatro primos. Sigo sufriendo hasta hoy día, yo espero que se haga justicia”, pide al juez.

Por estos hechos, el juzgado a acusado a 18 militares por los delitos de asesinato, violación agravada, privación de libertad agravada, violación de morada, robo, daño agravado, estragos especialmente sancionados, actos de terrorismo y actos preparatorios de terrorismo, tipificados en el Código Penal de 1973.

Los 18 militares señalados son Mauricio Isaac Duke, Walter Salazar, Óscar Córdova, Roberto Garay Saravia, César Augusto Milla, Carlos Eduardo Cáceres, Rafael Santiago del Cid, Salvador Augusto Guzmán Parada (fallecido), Rafael Flores Lima, José Guillermo García, Francisco A. Castillo, Juan Rafael Bustillo, Natividad Cáceres, Juan E. Méndez,  José A. Rodríguez, Luis A. Landaverde, José Mario Godínez, Jorge A. Alfaro B.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Exigen cumplir sentencia CIDH sobre desaparición de niñez

La asociación Pro-Búsqueda demandó, ayer, el cumplimiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos …

MÁS INFORMACIÓN
Gobierno celebra inicio de diálogo en Nicaragua 

El Gobierno salvadoreño expresó su satisfacción por la instalación de la mesa de diálogo en Nicaragua …

MÁS INFORMACIÓN
Piden ley para la reparación víctimas de guerra

Al menos 15 organizaciones de derechos humanos cuestionaron ayer el trabajo de la legislatura 2015-2018 por …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.