Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Los tres años de buen vivir

Rafael Domínguez / Periodista

Miércoles 31, Mayo 2017 - 12:00 am

El profesor Sánchez llegó a su tercer año de gobierno, ha recorrido un 60 % del tiempo asignado a su mandato y los resultados siguen siendo bastante débiles; las promesas de campaña están muy lejos de lo que realmente se ha conseguido y los programas han tenido tremendas variaciones respecto a lo que originalmente fueron pensados o diseñados.

Es posible que siempre exista un cambio o variantes entre lo pensado y lo ejecutado, la realidad siempre se impone, pero en cuanto a gobierno y siendo éste el Gobierno real del FMLN, totalmente concentrado en las figuras históricas, comunistas y ahora socialistas del siglo XXI, se vuelve relevante analizar lo que se ha logrado, ya que sus intenciones han sido llevarnos a una nueva forma de Gobierno, basado en el poder del proletariado, con empresas de Estado, economía centralizada, un partido Estado, que acumule poder en una sola persona o en la comisión política del partido y que pretenda establecerse por siempre y eternamente, pues el ideario es ese, la realidad es otra; el partido y para bien de todos, no ha sido capaz de alterar el sistema en su esencia y por hoy seguimos viviendo en un país donde todavía somos libres, para hacer, pensar y votar; un país con capacidad productiva privada individual; un país con exportaciones e importaciones según la demanda; un país donde la gente aún es dueña de su destino y donde el derecho es un fin anhelado más que la justicia del partido.

Si lo que deseaba don Salvador era el buen vivir, pues como deseo se lo compramos, pero como realidad todavía está muy lejos; seguimos siendo pobres, generando menos empleos que antes, espantando la inversión y tenemos el peor récord de crecimiento de la región; como también alcanzamos el peor momento de nuestra historia crediticia en varias décadas.

publicidad

El país no puede llegar al buen vivir si vive para pagar deuda, si su gente no tiene seguridad, si el contribuyente paga impuestos y en los hospitales no hay medicinas ni insumos como debería ser. ¿Cómo alcanzar ese buen vivir, cuando el 90 % del tiempo de los políticos y gerentes, ministros y funcionarios se ocupa en pelear con la oposición, con los medios de comunicación, con la Sala de lo Constitucional y hasta con los mismos ciudadanos que solo encuentran la etiqueta de traición si critican demasiado?

El Gobierno del profesor Sánchez tampoco cumplió, hasta hoy, con ser un Gobierno de los pobres, pues sus funcionarios resultaron más apegados al lujo y a los altos salarios que los mismos empresarios, con la diferencia que los últimos producen lo que consumen; tampoco es un Gobierno lleno de intelectuales de izquierda, está claro que muchos ni leen ni escriben, solo repiten los discursos, y aquellos de los años ya pasados. El Gobierno no avanza porque se ha dedicado a impresionar y ganar la voluntad de los pobres, repartiendo la miseria en lugar de enseñar a crear la riqueza; se empecinó en dañar a los ricos, castigar a la oligarquía, cerrar oxígeno al crecimiento de los grandes, pero se pasó llevando a todos, porque lo poco que había se ha deteriorado más.


Nos ha llenado de impuestos, pagamos más tributos, pero esto solo ha servido en tres años para pagar más planillas, gente que de hacer ocio en la casa pasó a hacer ocio en las instituciones públicas, pero con sueldo.

Mi evaluación de estos tres años no se hace con el hígado, más bien con lo que se tiene a la vista, recogiendo lo que la gente piensa y lo que los casos evidencian; por lo tanto, si aún hay un 40 % de tiempo por delante, se vuelve necesario decir que queremos buen vivir, pero disfrutar en el intento, por ahora son muy pocos los que viven bien, y muchos los que antes parece vivían mejor.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.