Internacionales

Lula en prisión divide a Brasil

AFP

lunes 9, abril 2018 - 12:00 am

Después de 52 horas históricas cargadas de giros inesperados, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva ingresó el sábado en una prisión de Curitiba ante la expectación de un país dividido entre quienes le aman y le odian, pero que nunca le pierde de vista.

A seis meses de las elecciones generales, la vida pública de la mayor economía de América Latina arranca una nueva etapa llena de interrogantes.

 

publicidad

Nueva vida

Figura clave de la historia reciente de Brasil, y del continente, Lula se definió en 2007 como una “metamorfosis ambulante”. Por entonces era el gobernante obrero que se entendía con el mercado y antes había sido el niño pobre que había vencido al hambre para saltar de la fábrica al Palacio Presidencial (2003-2010).


A los 72 años, Lula comienza ahora la vida de presidiario y aunque todavía es pronto para saber si algún recurso puede liberarlo a corto plazo o cómo se adaptará, nadie duda de que no pasará desapercibido.

Atrincherado en la sede del sindicato que le convirtió en un icono hace tres décadas, desafió las órdenes, negoció con las autoridades, dio un emocionante discurso y acabó entregándose escoltado por militantes eufóricos.

 

Los adversarios

Con Lula en prisión y su participación en las elecciones prácticamente inviable, se abre la carrera por hacerse con el capital electoral de quien era el líder destacado en las encuestas.

Y pese a que la mayoría de sus rivales se han mostrado cautos en las primeras horas, los movimientos tras la detención del patriarca de la izquierda pueden decidir el nombre del próximo presidente.

“El escenario quedó ahora menos previsible y más pulverizado porque ya no hay una persona que polarice tanto como Lula”, comentó a la AFP Oliver Stuenkel, profesor de la Fundación Getúlio Vargas.

Un nuevo panorama que, según varios analistas, podría neutralizar el ascenso de la extrema derecha, cuyo candidato Jair Bolsonaro aparecía ubicado en segundo lugar en las encuestas.

“Quien más va a sufrir con el hecho de que Lula quede fuera va a ser Bolsonaro, porque él ha crecido como uno de los posibles anti-Lula y ahora la campaña va a tender a ser menos polarizada”, añadió Stuenkel.

 

 Laberinto judicial

Pero, como ha venido ocurriendo en los últimos años frenéticos en Brasil, todo puede cambiar en cuestión de horas.

Por lo pronto, una corte suprema dividida volverá a reunirse el miércoles con varios asuntos en agenda con potencial para cambiar de nuevo el horizonte del expresidente.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.