Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Marca país: ¿plagio?

Sherman Calvo / Publicista

viernes 2, febrero 2018 - 12:00 am

La nueva Marca País, que fue presentada públicamente el año pasado por PROESA e Interbrand, costó al país $450 mil y ha recibido críticas dentro de diferentes ámbitos por su parecido en composición de forma y colores con otros logos internacionales, y más grave aún, por un supuesto plagio conceptual de una de las propuestas ganadoras en el 2015, cuya licitación terminó siendo anulada sin explicación alguna por PROESA.

Dentro de la propuesta objeto de posible plagio, el llamado al sector comercio contenía  la frase “Hecho con grandeza” y en inversión “Comienza algo grande”. La marca país que se promociona desde el año pasado, utiliza para estos rubros “La grandeza de tu negocio” y “La grandeza de lo inexplorado”. La marca país presentada en el concurso anulado era EL SALVADOR, SU GENTE LO HACE GRANDE. La marca país lanzada dice EL SALVADOR, GRANDE COMO SU GENTE.

Pero eso no es todo, en agosto de 2014, un grupo de diseñadores denominado “Colectivo País” también creó una propuesta y se la ofreció a PROESA para que la usaran como Marca País, sin costo alguno: “El Salvador, el lado positivo del mundo”, trabajada por más de 70 creativos salvadoreños y donada a PROESA. Aunque a PROESA no le costaba un centavo, la institución siguió adelante con otro proceso de “licitación internacional”, en el cual finalmente se le adjudicó el proyecto a Interbrand, una compañía extranjera.

publicidad

¿Qué es una marca país? ¿Para qué sirve? ¿Es necesaria? Estas son solo algunas preguntas surgidas luego de que el Gobierno haya lanzado  el año pasado una marca país, considerada un plagio,  para “posicionarnos ante el mundo”.

El contexto actual en que los países se desenvuelven, requiere que cada nación dé visibilidad y clarificación simbólica a los contenidos de intercambio que ofrece, en pos de interactuar en forma exitosa en el escenario global.


En resumen, un país que tiene la capacidad de persuadir por ser una nación rica en amplios espectros, desde el turismo hasta la inversión de capitales y negocios, que genera confianza, visión de futuro, evolución económica, honestidad, dedicación al trabajo, amabilidad, cordialidad y estabilidad.

Sin embargo, toda marca de país es una imagen que se activa en nosotros, nos vuelca una serie de experiencias, percepciones e ideas,  sintetizando una evaluación de la misma. Toda marca es una imagen, y toda imagen cuenta una historia. Los seres humanos operamos siempre desde una coherencia, donde el lenguaje constituye nuestra realidad a través de los juicios, opiniones y declaraciones que emitimos. El cuerpo es el espacio físico en el cual nuestro lenguaje y emociones se manifiestan.

Dicho todo eso, debemos preguntarnos, si  la marca EL SALVADOR, GRANDE COMO SU GENTE fuese producto de un plagio: ¿Genera confianza?… ¿Existe en El Salvador estado de derecho que hace respetar la propiedad intelectual? ¿Son creíbles nuestras instituciones? ¿Estabilidad, para atraer inversión, si se parte de un engaño? ¿Honestidad, definida como calidad humana que se compromete y expresa con coherencia y autenticidad, de acuerdo con los valores de verdad y justicia? Definitivamente no pasa la prueba nuestra nueva MARCA PAÍS.

Más allá de las causas que dan origen a las ficciones orientadoras de la identidad nacional y los discursos que emitan sus representantes, afecta los parámetros de la identidad individual de los salvadoreños en el presente y la matriz en donde las nuevas generaciones se desarrollarán. El desafío es mayor que lo que a simple vista parece. Para el Estado y para toda forma de organización social, no existe la posibilidad del silencio. El Estado no tiene la excusa de la omisión.

Por todo esto, se puede concluir que para llegar al resultado esperado se requería de inteligencia, estrategia, transparencia y honestidad en el proceso truncado, además  de un fuerte compromiso con las necesidades complejas que se entrecruzan en cualquier idea de nación.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.