Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Marxismo, comunismo y socialismo, no es lo mismo

Sherman Calvo / Publicista Sherman Calvo / Publicista

viernes 20, enero 2017 - 12:00 am

Es común encontrar que la gente tiene tendencia a establecer que marxismo, comunismo y socialismo son lo mismo. Dejo una pequeña síntesis que establece las diferencias, sin más pretensiones que eso, esclarecer y sentar una pequeña base para hablar del tema más ajustadamente.

El marxismo abarca muchas teorías políticas abogadas por Carlos Marx y por Federico Engels. El punto inicial del marxismo es que la economía es la fuerza motriz de la historia. Debido a esto, la clase trabajadora es, inevitablemente, explotada por la clase capitalista que hace dinero a través de las labores de los pobres. Marx y Engels creían que la clase trabajadora, eventualmente se levantaría, pelearía por su libertad y crearía un nuevo sistema político.

El comunismo requiere el final de cualquier propiedad privada, lo cual crea una competencia desproporcionada entre los trabajadores. Marx y Engels creían que el comunismo tenía que implementarse gradualmente alrededor del mundo para tener éxito. Lo principal de estos regímenes es que la propiedad es pública y no privada.

publicidad

En la teoría marxista, el socialismo es un sistema político transitorio entre la revolución de los trabajadores y el comunismo.  Para definir al socialismo, hay básicamente tres factores de producción: TIERRA. TRABAJO. CAPITAL. La titularidad de la tierra está a cargo del terrateniente, la del Capital a cargo del Capitalista y la del Trabajo a cargo del mismo trabajador, quien ofrece su fuerza de trabajo en el mercado laboral. Como verán estimados lectores, el Estado no puede tener los tres factores, y los ideólogos del socialismo tampoco proponen tal disparate. El socialismo plantea extender los beneficios de una economía de libre mercado a la mayor cantidad de gente, tratando de integrar a los sectores desfavorecidos.

La ideología del sistema moderno del socialismo es el intento de reducir las diferencias económicas entre clases; para ello, los países basados en ideologías socialistas tienen medidas para redistribuir la riqueza.  Según la teoría, el socialismo es evolución, el comunismo es revolución.


El ateísmo de Estado es la promoción estatal del ateísmo, a través de la supresión (que podría incluir persecución) de la libertad de expresión y de religión. El ateísmo de Estado se ha impuesto históricamente en la mayoría de las ocasiones en países socialistas como la antigua Unión Soviética, China, la Albania comunista,  la República Popular de Mongolia, entre otros.

En la vida real se ha demostrado que el comunismo no funciona sino solamente con terror, persecución y obligatoriedad. En la Unión Soviética impusieron el comunismo con cambios de trabajo forzado, fusilamientos y confiscaciones, con mucha miseria, y al final se desmoronó. El comunismo es visto negativamente, a pesar de que en los países comunistas como China y Cuba todavía existe; sin embargo, ni el socialismo ni el comunismo de hoy en día abarcan todos los principios enunciados en las teorías marxistas originales.

Cierro este artículo con el ejemplo de “la vaca”, para simplificar diferencias entre regímenes y sistemas: “Compras una vaca para producir leche generando empleo y ganancias: eso es capitalismo (no así el capitalismo voraz). Compartes la leche de la vaca con los vecinos, con ciertos términos y condiciones: eso es socialismo. El gobierno se da cuenta que tienes una vaca, te confisca la vaca y la leche para distribuirla entre la población: eso es comunismo. Un gobierno viene y te promete que te va a conseguir muchas vacas, te dará atención veterinaria y concentrado para la vaca: eso es populismo. Te roban la vaca, la destazan en mataderos clandestinos y venden la carne: eso es corrupción”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.