Cerrar [X]

Blog

miércoles 26, julio 2017 | 10:27 am

REZANDO JUNTOS, 26 de julio Memoria de San Joaquín y Santa Ana, Padres de la Virgen María. San Mateo 13. 16-17. Ciclo A.
No saben la alegría de saludarles en este día de la memoria de San Joaquín y Santa Ana, un especial saludo a todos los abuelitos.
Dame, Señor, la cordura para poder hablar a mis nietos del amor que mi ser contiene.
Dame, la oportunidad de besar su frente por las noches y en cada amanecer.
Quiero pedirte que des luz a mis ojos para disfrutar con ellos de sus sonrisas, de sus cambios de voz.
Quiero que cuando ellos miren mi lento andar comprendan que la vida está hecha de pasos y de caídas, que todo es… aprender y llegar a amar.
Es mi ilusión que al verme ellos de la mano de su abuelo/a, sepan que el amor nunca termina.
Deseo que cuando me escuchen orar, con el pasar de los años entiendan que siempre deben recurrir a Tí, pues eres el camino, la verdad y la vida.
Señor, te pido que les des valentía para soñar y ánimo para perseguir sus sueños, que nunca abandonen al niño que Tú le has colocado dentro.
Te pido que tengan la capacidad de ver hacia adelante, de caminar sin atropellar a nadie, de abrir nuevas metas y nunca sentirse derrotados, de ser humildes ante toda tu Creación, respetuosos de lo que los rodee, amantes de los gestos del hermano, compasivos ante el dolor, generosos y magnánimos ante el caído . Amén
Meditemos en el Evangelio de San Mateo 13. 16-17.
De una forma sencilla, nos dices, Señor, “dichosos ustedes porque sus ojos ven y sus oídos oyen”. Tu corazón Señor, es tan grande que sufres al ver al hombre cerrado, sin querer entender, ni escuchar, por eso les hablas en parábolas, gracias Señor, porque me has concedido conocer (ver y escuchar), los misterios del Reino de los cielos, por eso cada dìa, quiero abrirme a tì, los ojos de mi mente y los oídos del corazón, para que tù me guiès, me acompañes, me animes. Esto que yo poseo, no todos lo tienen, pues como bien dices, no a todos se lo has revelado, que cuide este tesoro, soy débil y lo tengo en manos de barro, cualquier descuido lo dejo caer y lo pierdo.
Fortaleciendo lo que dices, vuelvo al profeta Isaìas, “este pueblo ha endurecido su corazón, ha cerrado sus ojos y tapado sus oìdos, con el fin de no ver con los ojos ni oir con los oìdos, ni comprender con el corazón”.
Señor còmo no agradecer tu gran confianza, tu predilección y darme el don de la fe y que me puedas decir, dichoso porque tus ojos ven y tus oìdos oyen.
Que conserve este tesoro de mi fe y que cada dìa la fortalezca, pues sì, he tenido la gracia de ver y escuchar lo que muchos hubieran deseado. Creo en tì, en tu Encarnaciòn, en tu Pasiòn, muerte y Resurrecciòn, en el camino de conversión y salvación que me ofreces. Señor lo creo, lo veo, lo he escuchado, lo entiendo y me esfuerzo por vivirlo.
Hoy, Señor, voy a pedir especialmente para que aquel ser querido, papà, mamà, hermanos, parientes o amigos que està alejado de tì, se encuentre contigo, haga un camino de conversión y busque su salvación, hoy te ofrezco un pequeño sacrificio o renuncia por esta intención.
Mis queridos niños, Jesùs se dirige a ustedes con mucho cariño, los ama y quiere verles felices, si tienen alguna pena o tristeza o se peliaron con sus papàs o hermanitos, pídanles perdón, pues asì Jesùs, sabe que ustedes estarán en paz y felices, siempre de buenas con todos. Atravès de la fe Dios les ha enseñado muchas cosas buenas y siempre de una o de otra forma se manifiesta, tengan siempre los ojos abiertos y los oídos, bien limpiecitos, para escucharle y verle. En este día acérquense a sus abuelitos y denles un cariñoso abrazo y miles de besito, ellos los aman mucho.
P. Dennis Doren, LC